29/7/14

Experiencia con Airbnb en Oslo

Al surgir la idea de viajar a Oslo durante aquel intenso fin de semana de junio, Belén nos propuso alquilar un apartamento a través de Airbnb.

Ella ya había viajado en otras ocasiones y a distintos destinos con esta compañía de alquileres vacacionales, así que a María José y a mí nos pareció estupendo.

En una semana estuvo resuelto, ya que después de ver unos cuantos pisos a cual más bonito, nos decidimos por uno no muy grande pero muy bien situado, propiedad de unos diseñadores de interiores y con un precio muy razonable para ser Oslo, ciudad no especialmente barata.

Calle del apartamento
La tranquila calle de nuestro apartamento de Oslo.

La comunicación con Guro, nuestro anfitrión, fue muy fluida en los días previos al viaje, dándonos consejos sobre la llegada a Oslo, indicándonos las mejores formas de llegar al centro y facilitándonos el teléfono por si surgía cualquier inconveniente de última hora.

Después de la llegada al aeropuerto de Rygge a eso de las 11 de la noche, aún tardamos más de una hora en llegar al apartamento y allí estaba Orjan, la mujer de Guro, para recibirnos y darnos consejos acerca del funcionamiento de las cosas del apartamento. Incluso nos dejó en la mesa de la zona de comedor un pastel de chocolate, zumo en la nevera y café recién molido para la estupenda cafetera.


Salón
Vista del salón con el sofá cama blanco amplísimo en el 
que caben perfectamente dos personas.

El apartamento está estupendamente diseñado, decorado y aprovechado. Se reparte en un gran espacio de salón-despacho-comedor-cocina en dos alturas. Todo en tonos blancos y negros y con tarima de madera que le da la calidez ideal para los fríos noruegos y la luminosidad para aprovechar al máximo las horas de sol.

El dormitorio da a la zona del patio interior, muy tranquilo, por el que se entra a los apartamentos. Era amplio, con una confortable cama doble, armario y butaca. El baño era pequeño pero estaba cuidado, con muchas toallas puestas a nuestra disposición, una ducha grande y hasta crema de manos de L´Occitane.


Detalle
El rincón del comedor. Sencillo y acogedor.

La cocina, en el espacio central de la casa, tenía todos los electrodomésticos necesarios y muchos detalles que no llegamos a utilizar, ya que estuvimos realmente poco tiempo en el apartamento.
El domingo no teníamos una hora fijada para salir de la casa de nuestros anfitriones, así que pudimos dejar las maletas hasta el momento de irnos al aeropuerto, dejando las llaves en el sitio que nos indicaron previamente.

Esta experiencia con Airbnb, la primera para mí, fue satisfactoria. Sobre todo teniendo en cuenta los siguiente factores:
- excelente localización, a apenas 10 minutos andando del centro de la ciudad, en una calle bonita y muy tranquila.
- buen precio para una de las ciudades más caras de Europa, nos salió por 50€/persona y noche.
- bonita decoración y ambiente muy confortable. Buena sensación de seguridad en todo momento.

Debo decir, sin embargo, que me sentía un poco extraña, como "invadiendo" un espacio privado. Precisamente el ser una casa tan detallista, tan vivida que hasta los zapatos los tenían a la entrada y la ropa en el armario, aumentaba esta percepción. Quizás un apartamento "más vacío", menos personal, hubiera sido más cómodo para mí.


Cocina y salón
Otro rincón de la habitación principal del apartamento.


Frente a la opción hotel, no cabe duda de que Airbnb es más barato, sobre todo cuando viaja un grupo de gente con distinta aportación monetaria. No me queda claro que sea tan ventajoso cuando alquila una misma familia, especialmente si ésta no es muy grande.

No hay duda, sin embargo, de lo buena que fue para nosotras esta opción en Oslo. La próxima vez que viaje con amigos, no dudo que miraré Airbnb, ya que es perfectamente fiable respecto a lo que ves en las fotos y a  las opiniones que se encuentran en la propia web, así como en el sistema de reserva, claro y fácil de usar. Una forma de viajar no exenta de cierta polémica últimamente pero que merece la pena.


Despedida
Nota de agradecimiento que dejamos al dueño
 con la bonita caligrafía de Belén.


2 comentarios :

  1. Guau, qué apartamento tan bonito! Y qué detallazo por parte de los anfitriones dejaros pastel de chocolate y zumo, por lo que cuentas se portaron muy bien! Nos alegramos de que haya sido una buena primera experiencia. Un saludo y nos leemos! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo muy bien. Y sobre todo que cumplió de sobra las expectativas que era lo que me daba cierto reparo al ser la primera vez que viajaba con Airbnb. Muy recomendable.

      Gracias Ameseros Viajeros y saludos viajeros.

      Cristina.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.