13/1/15

Apex Waterloo Place Hotel, Edimburgo

El Apex Waterloo Place Hotel  de Edimburgo es de esos hoteles prácticos y que no engañan. Ofrece lo que te enseña en su página web e incluso un poco más.

En primer lugar la localización: no puede ser mejor, bueno quizás si te alojas en la Royal Mile, pero a cambio el sitio puede ser más ruidoso, así que tan contentos con nuestra calle. Está a 50 metro escasos del imponente edificio del Hotel Balmoral (que no paraba de recordarme al Big Ben), y del puente de North Bridge, con lo que en menos que canta un gallo estás en la arteria histórica y principal que es la Royal Mile

Además, saliendo a mano izquierda está la colina de Calton con sus magníficas vistas, enfrente el cementerio del mismo nombre y siguiendo a mano derecha, sin cruzar a la Old Town, nos encontramos enseguida con el monumento a Sir Walter Scott, los jardines de Princes y la New Town con sus tiendas, edificios regulares y alineados y su encanto dieciochesco.


Fachada Apex Waterloo Place
Exterior del Apex Waterloo Place Hotel. Al fondo a la derecha
árboles de Calton Hill.

Cuando llegamos en el autobús del aeropuerto que para justo junto al monumento a Scott, el paseo hasta el hotel duró menos de 7 minutos, y eso parándonos de vez en cuando a mirar el ambiente. Esto se agradece y añade una comodidad extra al hotel. Además la estación de Waverly queda justo bajo el hotel Apex, literalmente, y se puede bajar hasta ella en el ascensor. No puede estar mejor comunicado.

Como aterrizamos pronto, la habitación no estaba lista así que dejamos las maletas y, tras dar el número de móvil para que nos avisaran cuando estuviera disponible, nos fuimos a pasear por la bella ciudad.


Nuestra habitación en el hotel Apex Waterloo Place
Zona de dormitorio en nuestra habitación.

El personal de recepción era correcto, no especialmente agradable excepto una de las recepcionistas que era muy simpática, nos atendía siempre que podía y con la que charlamos de nuestras impresiones de Edimburgo y Escocia.

Cuando, ya después de comer, entramos en la habitación nos quedamos muy satisfechos. Era muy amplia, con armarios a la entrada, zona de escritorio (que no usamos), cama enorme y bien iluminada, sofá (que tampoco usamos) y un baño más que grande.

Era interior, así que no había nada de ruido y al estar en una quinta planta entraba bastante luz a pesar de los días más o menos nublados que tuvimos.

El cuarto de baño contaba con bañera y ducha separadas, productos de aseo de la firma inglesa Elemis y con el detalle de un patito de goma, emblema de los hoteles Apex, para llevarte a casa e incluso participar en un concurso de fotografía. Aquí lo tengo, encima de mi escritorio desde la vuelta de Escocia.


Decoración de zonas comunes
Detalle de las zonas comunes.

Las zonas comunes no son demasiado abundantes: una recepción amplia, un salón de desayunos  y un bar-cafetería acogedor, bien decorado y con precios razonables para cenar en plan tentempié (como sí hicimos una noche).

El desayuno no estaba incluido en nuestra tarifa, y además, como el hotel está tan céntrico encuentras distintas posibilidades muy cerca: un café con bollería aceptable al lado, una sucursal de Patisserie Valerie a 200 metros, etc.

La mañana que íbamos a empezar nuestra excursión por las Tierras Altas, sí solicitamos el desayuno en la habitación porque había que madrugar mucho y los sitios no iban a estar abiertos. Fueron muy puntuales y nos trajeron un estupendo desayuno continental a cada uno con bollería, tostadas, zumo, yogur y café a un precio bastante más módico que el desayuno buffet del restaurante.


Piscina de la planta baja
La piscina en el sótano del hotel Apex Waterloo Place.

Otra de las ventajas del hotel es tener a disposición la piscina de agua templada del sótano. Está en el recinto del spa al que se accede con la tarjeta de la habitación, pero no hace falta reservar para usarla. Se pasa a ella a través de los vestuarios (poco individualizados) y puedo decir que los dos días que bajamos estuvimos solos, no parece que se use mucho. Después de un día de paseos y visitas, viene estupendamente bajar a relajarse a la piscina. Un verdadero placer.


Vista de la calle del hotel
La calle del hotel: Waterloo Place. A la derecha, con banderas, el hotel.
 La torre del Balmoral a la izquierda y casi enfrente.

Además de todo lo mencionado, debo añadir que la relación calidad-precio de este alojamiento después de haber comparado con otros similares en la ciudad y en esas fechas fue muy buena. Así pues, si vais a Edimburgo, echadle un vistazo a ver si encontráis alguna promoción. Por localización, atención y estilo no os arrepentiréis.


Lo mejor del Apex Waterloo Place Hotel: su localización, en pleno centro de Edimburgo y a tiro de piedra de las principales visitas.
Lo peor del Apex Waterloo Place Hotel: ¿es tan difícil que en un hotel de estas características no pongan algunos enchufes adaptados al resto de Europa?


6 comentarios :

  1. Se ve muy acogedor el hotel (con la piscina me han comprado), siempre lo había visto por fuera pero nunca he entrado. Me lo apunto, siempre viene bien cuando te piden recomendaciones poder leer las opiniones de otra gente :) ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angie: el hotel es estupendo y ya sabes además que los hoteles en Reino Unido son caros, por lo que este nos pareció una opción muy a tener en cuenta ya que la relación calidad-precio es muy buena.

      Puedes recomendarlo sin problema.

      Gracias por leer Ida y Vuelta y un saludo viajero.

      Cristina.

      Eliminar
  2. Escocia es uno de mis destinos pendientes desde hace un montón de tiempo.. me lo apunto porque parece un sitio muy recomendable.
    Netikerty del Blog Anden 27

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te animas a ir a Escocia échale un vistazo al blog, ya que he publicado un par de entradas más sobre Edimburgo y su Royal Mile y sobre la excursión que hicimos durante 3 días por las Highlands. Todo ello una maravilla para repetir.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  3. Qué buena pinta Crisitina, lo tendremos en cuenta para futuras escapadas #Cuatroabordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Marina. Está muy bien decorado y ambientado, es confortable, muy céntrico y el precio, para ser Edimburgo es bastante razonable.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.