19/3/15

Nueve cosas que SÍ sé hacer cuando viajo


Hace unos meses escribí sobre las 9 cosas que no sé hacer cuando viajo, y como no todo va a ser malo y siguiendo la iniciativa de mi amiga Kris por el mundo, hoy os hablo de las 9 cosas que sí se hacer cuando viajo.

Que conste que me costó menos buscar lo que no sé hacer que al revés. Así que aquí os las dejo después de un par de días de introspección.

1. Hablar idiomas: pues sí, la verdad es que es una ventaja poder moverme sin problemas en entornos de inglés e italiano; además puedo comprender mejor que hablar francés. Todo ello una ventaja.


París desde la Torre Eiffel
En París es fácil orientarse porque hay muchas referencias emblemáticas.


2. Orientarme: ¿quién ha dicho que las mujeres no nos sabemos orientar? En mi caso no es así. Dejadme en una ciudad (de día, que de noche "todos los gatos son pardos" y no es igual),  y poco después tendré claro por dónde hay que ir para llegar a tal o cuál sitio. 

3. Organizar el viaje: ¡cómo  me gusta organizar un viaje! Pasar el tiempo buscando aviones, trenes, hoteles o demás alojamientos, visitas que hacer o tiendecitas que quiero visitar. Me gusta hacerlo para mí o para los demás. Tengo varios amigos que confían en mí y a los que he "enviado" a diferentes lugares dándoles mis recomendaciones y ayudándoles más o menos en la organización. En este gusto está el germen de Ida y Vuelta.


Pórtico de la Gloria
Pórtico de la Gloria, Santiago de Compostela 2013.

Suele merecer la pena documentarse e informarse previamente de los horarios de los sitios interesantes. Así sucedió, por ejemplo, al visitar Santiago y poder disfrutar del Pórtico de la Gloria, tan de cerca y en una visita guiada en la que sólo estábamos nosotros.


4. Madrugar: ejem....en el contexto de un viaje ¿eh?. En la vida cotidiana me cuesta hacerlo y en fin de semana más aún. Pero cuando estoy de viaje, se me activa algo que hace que vea necesario madrugar. A veces es por simple conveniencia, ya que en muchos países los lugares de interés cierran mucho antes que aquí. Así que... ¡toca madrugar quieras o no!


Iguazú
En Iguazú con cara de sueño. Había que madrugar para disfrutar de esa maravilla.
Julio de 2004.


5. Hacer la maleta y ser práctica: cada vez la hago más rápido e intento ser más minimalista. Me ayudó mucho el hecho de tener un hijo. Antes metía de todo "por si acaso"; después con Javier pequeñajo, él era la prioridad y había que pensar en cosas como pañales, biberones, etc. Cuando vi que no era tan difícil y que siempre se puede comprar en destino lo necesario y no ir cargada hasta las orejas, simplifiqué mucho, muchísimo.


Biberón al aire
Javier tomando (por así decir) el biberón sin prisa, en una terraza de Madrid.
Verano de 2009.


6. Buscar alojamiento: es lo que más me gusta dentro de la organización, y a lo que más presto atención. Busco siempre la relación calidad-precio adecuada, dentro de mis posibilidades y presupuesto, poniendo especial interés en la localización.


A Quinta da Auga
Hotel A Quinta da Auga en Santiago de Compostela. De los más bonitos que conozco.
Septiembre 2013.

7. Aguantar el hambre: hombre, no estoy feliz con hambre, pero me da igual esperar algo si estoy en un lugar interesante sin salir disparada a comer en cuanto me ruja el estómago. Para eso, los Javieres (padre e hijo) son lo contrario: se les pone un humor malísimo con hambre... así que hay que salir pitando para que se relajen o darles cacahuetes o similar para que se apacigüen. Además, yo soy "tecla" con los alojamientos pero me da igual comer tal o cuál cosa. Desayuno bien y lo demás no me importa tanto.

8. Fijarme en los detalles: a veces lo hago mirando las musarañas o estando a punto de caerme, por mirar detalles arquitectónicos más escondidos, algún escaparate interesante o alguna persona que me llame la atención.


Despistada en Edimburgo
Mirando no sé qué en Edimburgo. No me enteré de la foto y me duele el cuello sólo con verme en ella. Septiembre 2014.

9. Pararme y disfrutar: sobre todo esto. Viajar es disfrutar, es saborear los sitios, mirarlos y escucharlos. Para ello necesito calma, tranquilidad, sentarme en unas escaleras o en un café. Valoro no tanto la cantidad de sitios visitados como la calidad de esa visita, los recuerdos que me trae y las sensaciones que revivo. Y esto sólo puedo hacerlo con tranquilidad. ¿Para qué correr?


En las Tullerías
Parada en las Tullerías. París 2004.



9 comentarios :

  1. Que bueno!! coincido en un monton de cosas contigo: Madrugar, organizar, hablar idiomas y ser muy practica con el equipaje.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je...Lola, hay que buscar el lado bueno de una que si no....

      Un abrazo.

      Cristina.

      Eliminar
  2. Jejeje que bueno que haya salido esta cadena! Si señor! Comparto todas menos el hambre y los idiomas jejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo del hambre es cosa mala.. Ja, ja Te animo Icíar a que participes y nos cuentes las 9 cosas que SÍ sabes hacer cuando viajas.

      Un saludo viajero.

      Cristina.

      Eliminar
  3. Cristina!! Sí que tenemos cosas en común. Yo aparte de español, sólo inglés, así que serías buen apoyo con el francés y el italiano. Me gustó lo de fijarse en las musarañas jajaja Creo que serías una excelente compañera de viaje, porque además adivino que también tienes mucho sentido del humor y eso se agradece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je...también tengo lo mio, eh?...pero en general, creo que sí soy buena compañera de viaje. Aunque me de miedo volar y sea pelín obsesiva con lo de llevar las cosas preparadas.

      Un abrazo.

      Cristina.

      Eliminar
  4. Que buena idea esto de los 9 cosas que sí sabes hacer, me ha gustado un montón!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada...anímate y cuéntanos tus 9 cosas!!

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
    2. Como a ti,me gusta planificar el viaje,tampoco me perderia,suelo memoritzar las tiendas ,cafès de un lugar,puedo volver al cabo de 10 años,lo que no pude aun es llevar menos equipaje,siempre me sobra una maleta,acabas poniendo lo comodo,y esas cenas de gala al hotel ya no son lo q eran,,asi q o no ceno ,o si lo hago algo q es comodo y sin tacon,asi menos zapatos,,siempre tengo na maleta a medio hacer,si voy al sur pongo de verano,si voy al Norte,, de invierno,,asi siempre estoy apunto y si me dicen,,au!!!!! al avion o tren,rapido.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.