2/7/15

Piscinas de hotel para refrescarnos y mucho más

Hay hoteles que pueden ser un destino por ellos mismos, bien por sus impresionantes servicios e instalaciones, bien por su cuidado diseño o decoración o, más sencillo aún, por su emplazamiento excepcional.

En verano se agradece que dentro de los servicios de estos hoteles haya una piscina, según el sitio al que viajemos y el calor que haga.

Hoy os traigo unas cuantas piscinas de hoteles que no sólo son estupendas, sino que además están en entornos únicos que harán que no quieras salir de ellas. Entornos naturales, históricos o urbanos, todos ellos excepcionales.

¿Te vienes a dar un baño?


En España:

Pensando qué piscinas escoger al final me he decantado por dos: una urbana y próxima al mar y otra de campo. Una con vistas a edificios modernos y al mar como telón de fondo y otra rodeada de olivos y de la paz del campo.

Piscina del hotel Asia Gardens  (Benidorm):

Más que una piscina, son varias, están escalonadas y en mitad de jardines tropicales y de edificios de color carmesí que te transportan a Asia aún estando en Benidorm. Estuvimos hace unos cuantos años en el mes de octubre y los días estaban algo nublados. A pesar de ello, y gracias al microclima de la zona que casi todo el año les hace estar a una estupenda temperatura, pudimos disfrutar junto con unos amigos y nuestros peques de las piscinas de agua templada del hotel. También los adultos nos aceramos a la zona de spa para nadar en una lengua de agua magnífica que sale entre palapas hacia el exterior, en un entorno de sosiego sólo para adultos.

Sólo de recordarlo se me ponen los dientes largos y me entran ganas de volver ya mismo.




Piscinas del hotel Asia Gardens
Piscinas del hotel Asia Gardens en Benidorm.

 Piscina del hotel Villa Nazules (Almonacid, Toledo):

En medio del campo y en mitad de un mar de olivos surge una mancha azul de esta piscina. Este hotel está hecho para disfrutar, para descansar y para que los peques de la casa tengan incluso su rincón de juegos. En el verano de 2010 pasamos unos días de reposo y desconexión con unos amigos y sus hijos en este lugar y con el calor que hacía, los ratos de piscina (y spa los adultos) eran imprescindibles. En pocas piscinas como la del Villa Nazules puedes estar leyendo mientras los niños juegan y de vez en cuando pasa un conejo saltarín a pocos metros ante el entusiasmo de todos.



Piscina y mar de olivos en el Villa Nazules
Azul de la piscina en medio del mar de olivos del Villa Nazules.




En otros países de Europa:


Piscina exterior del hotel Four Seasons Istanbul at the Bosphorus (Estambul):

Si me tuviera que quedar con una sola de todas las piscinas que conozco y he disfrutado, sin duda sería ésta. No sólo el detalle de todo lo que la rodea: tumbonas, toallas, servicio de bar, etc. sino y sobre todo la excepcionalidad del lugar donde se encuentra la hacen única. Situada junto al estrecho del Bósforo, con la torre de Leandro en el horizonte, el lado asiático enfrente y a la derecha al fondo los minaretes de Sultanhamet, uno se siente (aunque sea pocos días) como los sultanes que vivieron en esos palacetes que bordean la lengua de mar que separa dos mundos.


Piscina exterior del Four Seasons at the Bosphorus
Piscina exterior del hotel Four Seasons Estambul at the Bosphorus.


Piscina de la Pousada de Oporto, Palacio do Freixo (Oporto):


Si la restauración del Palacio do Freixo ha creado un lugar único para alojarse en la bella Oporto, la idea de colocar una piscina paralela al Duero es excelente.
Los días pasados allí en 2011 fueron de mucho calor, y después de las visitas de rigor se agradecía poder darse un baño con el río a pocos metros y viendo el atardecer sobre la ribera. Un muelle de madera se adentra sobre las caudalosas aguas del Duero para deleite del visitante, así se aprecian aún mejor las magníficas vistas de las que disfruta este bello lugar.


La piscina de la Pousada de Oporto
Atardeceres azules en la piscina de la Pousada de Oporto.




En Asia:

Como yo no he viajado aún por el continente asiático le he pedido a mi amiga y colega Kris de Kris por el mundo que eligiera dos piscinas exótica y únicas. Y por supuesto que eligió bien, ¡qué maravillas!


Piscina del hotel Aliya Resort&Spa (Sri Lanka):


Cuando llegamos a este hotel el día era caluroso, hacía un bochorno que invitaba a relajarse y olvidarse durante unas horas de visitas culturales, carreteras y en general de cualquier cosa que hiciera moverse a uno más de lo justo. Mientras hacían el check-in, me asomé al fondo de la recepción a una gran terraza tras la que descubrí una de las piscinas más impresionantes que he visto nunca. Y lo era por la vista que desde ella se tenía...Cuando me pude poner el bikini y bajar a darme un chapuzón la sensación fue única. No había nadie más en el agua, estábamos Sigiriya, Pirudangala y yo. Pocas veces uno puede disfrutar de algo tan único y bello.


Piscina del Aliya Resort
La maravillosa piscina del Aliya Resort en Sri Lanka. (Fotografía de Kris por el mundo)


Piscina del hotel Aureum Palace (Bagán, Myanmar):

Bagán es uno de esos lugares increíbles y únicos que hay repartidos por el planeta. Me siento afortunada por haberlo podido visitar y también por haberme alojado en este hotel, seguramente uno de los mejores de la ciudad y en el que sin duda destaca su maravillosa piscina cuyo horizonte se confunde con el mar de templos que es Bagan. Bañarse en ella es un regalo. En pocos lugares se puede nadar teniendo frente a ti algunos de los cientos de pagodas que salpican el territorio de la antigua ciudad budista.


Piscina del Aureum Palace en Bagán
La piscina del Aureum Palace de Bagán.
¡Qué vistas! (Fotografías de Kris por el mundo)


¿Os ha refrescado este post? ¿Qué otras piscinas de hotel os han dejado impactados?





No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.