22/2/16

De viaje con mis detectives favoritos


Si viajar es una de las cosas que más me gustan, leer es la otra. Y dentro de todos los géneros literarios uno de mis favoritos es la novela negra. Desde hace muchos años leo con fruición novedades del género, clásicos y rarezas.

Escuché a alguien decir que el género negro es mucho más que la simple investigación de un crimen más o menos truculento. El género negro, a lo largo del siglo XX y lo que llevamos del XXI, ha adquirido una perfección que trasciende su negritud y nos muestra las realidades sociales de un país, su forma de vida y de pensar y el modo de relacionarse la gente de allí, de una manera más realista que la mejor novela costumbrista.

Y por eso, entre otras cosas, me gusta el género y especialmente un puñado de grandes autores que, además, son tremendamente singulares y han sabido transmitirme las ganas de conocer sus países a través de su obra.

Hoy, en el post número 200 de este blog que nació con muchas dudas y pocas pretensiones, quiero hacer mi pequeño homenaje a estos cuatro autores y sus libros (hay más, ya vendrán). Con ellos he viajado por Europa, de norte a sur y, en algún caso, he podido conocer de primera mano esas singularidades tan bien transmitidas a través de sus páginas.

Va por ellos:

1. Con "mi" comisario Montalbano por el sur de Sicilia.

Que Sicilia es un lugar especial, lo sabe cualquiera que haya estado por allí. Pero conocer el alma siciliana no es tan fácil. El carácter insular, a veces hermético y casi siempre con un sentido común poco normal, es muy particular. Y esa particularidad tan especial la transmite a la perfección Andrea Camilleri a través de las obras dedicadas al comisario Montalbano.

Seductor, amante de las mujeres y de la gastronomía, solitario sin quererlo y amigo de un puñado de personajes inolvidables (Cataré, Augello, Fazio, Livia, etc.), nos lleva y nos trae por el sur de la isla desde la imaginaria Vigata (el Porto Empedocle natal del autor) hasta Marinella, donde vive a orillas del mar por secarrales sureños, ciudades del barroco y con incontables referencias a la riquísima comida, curiosas tradiciones y presencias permanentes como la de la mafia.

Con "El perro de terracota" pude conocer una triste historia de antaño; la "Paciencia de la araña" tejió una red increíble, y "El ladrón de meriendas" denunció la situación de los inmigrantes ilegales e invisibles, sólo por citar alguna de las que más me gustan.

Gracias a Montalbano, y a Camilleri, fui a Sicilia. Fue mi inspiración viajera y pude pasear por sus calles barrocas, comer sus "arancini" y reír con ese sentido del humor curioso y mediterráneo. Ya iba prevenida porque lo había leído "en persona personalmente" y, cada año, desde 2009 sueño con regresar a esta isla de la que me enamoré, primero con los libros, y luego al pisarla y sentirla.


Bajo la mano protectora del maestro Camilleri.



 2. Soñando con Ystad, Malmö y Escania gracias al inspector Wallander.

Con Wallander me empecé a aficionar al género negro a mediados de los años 90. Su "Quinta mujer" me abrió los ojos a unos libros en los que no me había fijado hasta entonces. Y Kurt Wallander me cautivó.

Divorciado, con una hija a la que no termina de entender, con relaciones fallidas tanto sentimentales como laborales, Wallander no es luminoso como Montalbano. Es mucho más triste, más nórdico, más serio, más devoto del alcohol y menos amable.

Sin embargo fascina cómo el recientemente fallecido Henning Mankell nos muestra a la supuestamente idílica Suecia. Y dentro de Suecia, el sur, Escania. Una zona del país que tiene más luz, que disfruta con el solsticio de verano y que oculta un trasfondo de marginalidad, de xenofobia, de maltrato a la mujer y, sobre todo, de soledad.

No quiero hacer "spoiler" sino animaros a que os acerquéis a Wallander en orden; no como yo, que leí las obras según aparecían en España y daba saltos temporales y vitales.

"Los perros de Riga" o "Pisando los talones" ponen un "mal cuerpo" necesario, son una bofetada a la conciencia occidental en muchos temas actuales ya hace 20 años.

Un viaje aún no realizado es el de visitar la medieval Ystad y conocer la vanguardista Malmö, para, en lo posible, seguir los pasos de mi añorado Wallander.


"La Quinta Mujer" me descubrió a Wallander y con "Los Perros de Riga" conocí una historia muy oscura.



3. De viaje sentimental a Estambul con el comisario Jaritos.

Vuelvo al sur, a Grecia y también a Turquía de la mano de Kostas Jaritos. Creación literaria de Petros Márkaris, economista claro de ideas y cargado de razones, colaborador de Theo Angelopoulos en películas como "La mirada de Ulises" y gran divulgador.

El comisario Jaritos se vuelve loco con las ideas de Adrianí, mujer de carácter mediterráneo como pocas, se desespera a veces con las innovaciones de su hija Katerina y comparte sus sueños con un viejo revolucionario que le ayuda en muchos casos de modo indirecto.

Sólo lee diccionarios, el "Dimitrakos", adora la comida de su mujer y toma café mientras se pone de los nervios con el tráfico ateniense en su viejo Supermirafiori y la corrupción del sistema.

Si con su "Trilogía de la Crisis", Márkaris nos da sus porqués y alguna que otra solución a través de tramas más o menos complicadas, yo me quedo con su maravillosa "Muerte en Estambul". En esta novela el autor regresa sentimentalmente con Járitos a su ciudad natal en la que nada es como él recuerda. 

En 2009, en Milán, tenía yo de libro viajero precisamente "Muerte en Estambul" y ¡oh, casualidad! pasando por la FNAC vi que esa tarde presentaba el libro el propio Márkaris. Allí me fui, y me lo pasé en grande escuchándole sus recuerdos estambulitas que pasaban del griego al italiano y yo me auto-traducía al español. 

Además, me llevé mi libro y en plan fan, le pedí un autógrafo. ¡Qué cosas tiene viajar!


Petros Márkaris firmándome en mi ejemplar de "Muerte en Estambul".


4. En la Nápoles oscura del comisario Ricciardi.

Pocos personajes de novela negra contemporánea me parecen tan logrados como el comisario creado por Maurizio de Giovanni. Las novelas de Ricciardi se ambientan en las tristes calles del Nápoles del periodo de Entreguerras, en los oscuros años 30, cuando iba aumentando poco a poco el poder de Mussolini y su gente.

El Nápoles de Ricciardi es tremendo, descarnado y gris como esa época. Sin embargo está lleno de personajes entrañables: el propio protagonista, el forense amigo suyo, su querido compañero de fatigas Maione, su amor platónico Enrica, o Nenna, la prostituta travesti de gran corazón.

Personajes trazados de manera magistral que desentrañan emociones en el entorno napolitano. Nápoles es co-protagonista aunque sea de lejos. Las casas ricas de Chiaia, los callejones del centro, vía Toledo, o el ambiente navideño en torno a San Gregorio Armeno aparecen descritos de un modo tan vivo y real que uno parece que está allí, sentado con Ricciardi y tomándose una "sfogliatella" en el Gambrinus.

De todos sus libros, el que sin duda recomiendo es "La Navidad del Comisario Ricciardi", evocador y descriptivo como pocos de este gran autor, quien sabe transmitir el alma de su Nápoles natal de manera única.

Descubriendo el alma de Nápoles en 2012.


11 comentarios :

  1. Hola Cris,

    Me encantan estos posts. A mi me pasó con Dan Brown y Londres (si, me gustó El código Da Vinci ;) ) y disfruté muchísimo el viaje recorriendo y buscando algunos puntos que tratan en el libro.

    Saludos
    Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, es que leer es la mejor forma de viajar que existe (aparte del propio viaje). Y si además luego buscas esos lugares en persona, la emoción suele ser mayúscula.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  2. Madre mía, menudo nivel literario que tienes! No había oído hablar d ninguno de ellos... Y ante todo, un fuerte abrazo y felicitarte por este primer bicentenario del blog. Velocidad de crucero, desde luego!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja..Jordi. Soy un poco friki de la novela negra. Estos autores son de referencia para mí y te los recomiendo mucho muchísimo. Gracias por las felicitaciones. Ahí seguiré por lo menos otros 200!!

      Un abrazo.

      Cristina

      Eliminar
  3. Pues a mí me pasó con Estocolmo y los libros de Millennium!!! Me apunto los libros porque me encanta también la novela negra, la descubrí en la adolescencia con Raimond Chandler. Lo malo es que ahora tengo poco tiempo para leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro!! Cuando estuve en Estocolmo no pude menos de mirar dónde estaría la casa que compra Lisbeth y sorprenderme con algunas otras referencias geográficas. Fíjate, a Raymond Chandler todavía no le he leído....y es uno de los grandes del género.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  4. Muy interesantes, me anoto a los que no conozco y te recomiendo los libros del Donna León que narra las aventuras del comisario Brunetti en Venecia, casi estoy enamorada de él, jeje. Una entrada muy interesante. Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja...es que Brunetti es pluscuamperfecto!! Es buen padre, marido amable y comprensivo, es culto y vive en Venecia en una casa que tiene una pinta estupenda...por no hablar del palacio de los suegros...Como ves, también me gusta, aunque no me inspirara directamente un viaje, como estos otros autores.

      Me alegro de que te haya gustado la entrada.

      Un abrazo.
      Cristina.

      Eliminar
  5. Gracias por el articulo. Has dado en el clavo con la tria de autores. Me ha sorprendido que algunas de las personas que hace comentarios reconozcan que nunca han oido hablar de estos autores., suena casi imposible!!!! Esto demuestra que queda mucha labor por delante. Felicidades por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Araceli. Me alegro de que te guste la selección. Tengo muchos más en el tintero (Indridasson, Donna Leon, Peter May etc.)...pero será para el futuro. Es un género muy rico y con visiones muy diferentes, no cabe duda.

      Un saludo.

      Cristina.



      Eliminar
  6. Yo me declaro fan del comisario Montalbano y de Sicilia! La verdad que es una forma diferente de viajar gracias a las novelas. Un saludo!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.