25/4/16

Palacio del Marqués de Santa Cruz, Viso del Marqués

Palacio del Marqués de Santa Cruz frescos

El Palacio del Marqués de Santa Cruz en la villa de Viso del Marqués en Ciudad Real ha sido una de las sorpresas artísticas más grandes que me he llevado en los últimos años.

No te esperas que un pueblo manchego se encuentre este enorme palacio, y lo que es más, el mejor conjunto de frescos manieristas de estilo italiano que puedas encontrar en toda España. Desde la carretera ya sobresale la mole del Palacio que por fuera no aparenta en ningún momento su magnífico interior.

Don Álvaro de Bazán, Marqués de Santa Cruz y almirante de la armada española en época de Felipe II, invicto durante toda su carrera militar, lo levantó en tierras heredadas de su padre inspirándose para ello en los palacios genoveses que había podido conocer en sus periplos italianos. Más concretamente tomó la idea del palacio del navegante Andrea Doria, en el que estuvo alojado.

Posiblemente contara con cuatro torres que se vieron afectadas, como gran parte de la Península Ibérica, por el tremendo terremoto de Lisboa del año 1755.



Nada más pasar la puerta de entrada al vestíbulo, empiezas a darte cuenta de la magnificencia de lo que vas a encontrar en él. Mira hacia arriba y la bóveda decorada con grutescos y temas mitológicos delicadamente ejecutados te transportará a los palacios italianos del Cinquecento.

Situarse en el centro del patio es un lujo en el que podrás recorrer con la mirada las representaciones de mapas de las ciudades con las que Don Álvaro de Bazán tuvo relación, bien fuera personal o militar. Así Génova, Nápoles, Granada, Toledo, Sevilla, Burgos, Venecia, Roma, Estambul, Bolonia, etc.

En la parte baja del patio, la galería la conforman pilastras dóricas, mientras que en el primer piso son de orden jónico. Los techos abovedados se adornan con profusión de motivos vegetales, grutescos, columnillas y falsas hornacinas en trampantojo con figuras de dioses greco-romanos.



La magnífica escalera con motivos decorativos dedicados a Hércules y sus Trabajos es toda una alegoría mitológica con tintes históricos en la que también aparecen Julio César y Mucio Scévola. Incluso Don Álvaro aparece representado como el dios Marte y rodeado de escenas guerreras y luchas entre la Virtud y el Vicio.

La planta de arriba cuenta en la galería con más alusiones a batallas (como Lepanto) ganadas por el Marqués y con mapas de ciudades que son verdaderamente interesantes de observar para conocer cómo eran en el siglo XVI: Brabante, Lorena e incluso ciudades de allende los mares aparecen aquí representadas.

Diferentes estancias llaman la atención del visitante, y en casi todas ellas se han conservado perfectamente los frescos gracias al clima seco y frío en invierno y carente de humedad y caluroso en verano. La Sala de Linajes muestra los ascendientes de Don Álvaro, con origen en el navarro Valle de Baztán (de ahí su apellido). A la balaustrada que rodea la escena central del techo, se asoman por parejas antepasados del Marqués.

En el Salón de Honor se han colocado réplicas a gran tamaño de diversas naves de guerra que han sido trasladadas desde el Museo Naval de Madrid.

En distintas estancias y en la propia galería veremos fanales colgados, estos no son otra cosa que faroles profusamente decorados y que distinguían la categoría de los barcos y sus tripulantes según su tamaño y riqueza. El de Don Álvaro, llamado "La Loba" se encuentra a la entrada de la capilla, dedicada a la Virgen del Rosario y a la marinera del Carmen.



Desde la planta baja se accede a un espacio inesperado y de lo más sosegado: un patio ajardinado presidido por las estatuas orantes de Don Álvaro y su esposa María de Figueroa que fueron traídas del antiguo convento franciscano vecino. Una bonita fuente de mármol se sitúa en el centro mientras que unos bancos forrados de cerámica talaverana lo rodean. 

Además de ser una de las obras arquitectónicas más importantes de todas las levantadas en el siglo XVI, el Palacio pertenece al Museo Naval, haciendo de sede del Archivo General de la Marina que se sitúa en los sótanos y que está a disposición de estudiosos que lo solicitan. 

Tras años de deterioro desde la Guerra de la Independencia y hasta 1948, en los que fue granero y escuela (entre otras cosas), la familia del primer Marqués de Santa Cruz lo cedió a la Armada (de la que Don Álvaro fue insignia) por una simbólica peseta al año y por un periodo de 90 años. 



Si vais camino de Andalucía por la autovía A-4 no dudéis en desviaros a la altura del Viso del Marqués, no quedaréis decepcionados. Antes al contrario, os preguntaréis cómo puede ser tan desconocido este maravilloso rincón de arte.

Datos prácticos:

Archivo de la Marina, Palacio del Marqués de Santa Cruz
Plaza del Pradillo, 12
Viso del Marqués, Ciudad Real.

Horario: de martes a domingo de 9:00 a 13:00 y de 16:00 a 18:00
Julio y agosto: martes a domingo de 9:00 a 14:00

Precio de la visita guiada, realizada por un guía local de lo más sabio y buen comunicador: 3€

7 comentarios :

  1. El palacio del Marqués de Santa Cruz además de Museo Naval alberga en su interior otro tesoro: el archivo histórico de la Marina,llamado Archivo Don Álvaro de Bazán, la documentación más antigua que se tiene de nuestra historia naval y por tanto centro de peregrinación de investigadores e historiadores.

    Gracias por ayudarnos a difundir nuestro patrimonio y animar a visitarlo. Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros por la importante labor de conservación del patrimonio que lleváis a cabo. Además, es fundamental darlo a conocer para que se valore y se proteja como riqueza de todos que es. El archivo sin duda será otra maravilla y en el aspecto artístico, el Palacio es realmente impresionante.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. con las veces que he pasado por la autovia cerca de Viso del Marqués y nunca he parado ...

    ya me has dado unoa razon para parar, pedazo de Palacio

    las fotos son preciosas, anotado para visitar, chaooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Enrique, a veces hay maravillas insospechadas a dos pasos de donde nos encontramos. La próxima vez, no dudes en parar.

      Muchas gracias y un saludo.

      Eliminar
  3. Menudo descubrimiento Cris!!Desconocía por completo este lugar y alucinada me he quedado con las fotos de los frescos!!
    Anotado Ciudad Real y este palacio sin duda :)
    Gracias por compartirlo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Yo lo conocí a través de una asignatura de Historia del Arte en la que se hablaba de la imagen de la ciudad y se ponía ejemplos con los mapas del Palacio. Y cuando este mes de noviembre pasamos cerca de allí, no dudamos en desviarnos para visitarlo.

      Es una joya injustamente desconocida, que no olvidada ya que está en perfecto estado de conservación. Tenemos un riquísimo patrimonio al alcance de la mano y que no valoramos por no conocer.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Yo tampoco lo conocía y la verdad es que me viene muy bien para organizar una escapada. La verdad es que solo por las fotos ya invita a ir.

    Gracias por el aporte Cris!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.