2/6/16

Four Seasons Hotel Istanbul at the Bosphorus

El Four Seasons at the Bosphorus es sin duda uno de los mejores hoteles en que me he alojado nunca. Cuando fuimos a Estambul a pasar cinco inolvidables días decidimos dividir la estancia en dos zonas y quedarnos en dos hoteles diferentes. Esta fue la elección para la zona del Bósforo y no pudo ser mejor.



Ya habíamos estado antes en otro hotel Four Seasons, el de Budapest, así que conocíamos el buen hacer de esta cadena de hoteles de lujo que cuida el detalle y la atención al huésped como ninguna.

Llegamos en un taxi desde la plaza de Taksim donde nos había dejado el autobús del aeropuerto y al instante nos hicieron sentir de lo más cómodos y bien recibidos. Nuestra habitación daba hacia la entrada, es decir, no asomaba al Bósforo pero daba igual ya que era preciosa, grande, llena de atenciones de bienvenida y con un baño de ensueño. La luz entraba a raudales por un inmenso ventanal y la tranquilidad estaba asegurada.

Four Seasons Hotel at the Bosphorus habitación


Contaba con una zona de lectura, un montón de armarios amplísimos y con muchas perchas (que a veces faltan en los hoteles), y la cama además de enorme era muy cómoda.

El baño, como ya he dicho, era de gran tamaño, con ducha y bañera, doble seno y gran cantidad de productos de aseo de la marca L'Occitane que reponían varias veces al día. Albornoces, zapatillas y demás elementos propios de un hotel de lujo no podían faltar para estar tan a gusto.

Four Seasons Hotel at the Bosphorus piscina exterior



Si los interiores del hotel están muy bien, la joya es sin duda el jardín junto al Bósforo. En él se encuentra el restaurante y terraza de desayunos (qué desayunos hicimos allí) y una gran piscina que se puede disfrutar durante buena parte del año mientras ves el paso de los barcos por el estrecho, y al fondo, Sultanahmet con sus minaretes y cúpulas.

Cuando el tiempo no acompaña, siempre puedes irte a dar un baño al precioso spa que también cuenta con baño turco, masajes, etc. La piscina cubierta es realmente hermosa y las veces que bajamos, éramos los únicos usuarios.

Four Seasons Hotel at the Bosphorus jardín nocturno


Cenar en el restaurante del hotel, en la terraza junto al Bósforo, es todo un placer sosegado a la luz de las antorchas y las sutiles lámparas que iluminan el jardín. Y debo decir que la cena fue sorprendentemente asequible para un hotel de esta categoría (en 2012).

Como la ciudad de Estambul es grande y está repartida en varias zonas diferenciadas, es buena idea alojarse por aquí, ya que está cerca de lugares tan interesantes como Dolmabahçe y de los muelles de donde parten los cruceros por el Bósforo que ningún visitante debe dejar de lado.

Si vas a Estambul y no te importa gastarte dinero en alojamiento, no dudes en elegir esta maravilla de lujo asiático.

Lo mejor del Four Seasons Hotel at the Bosphorus: su localización, su jardín y las piscinas.

Lo peor del Four Seasons Hotel at the Bosphorus: que el ascensor no llegue al spa directamente y, sin saber esto, nos paseáramos en albornoz entre los invitados a una boda que esperaban en la entrada. ¡Vaya cuadro!


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.