9/8/16

Soy repetidora

Lo confieso, sí, soy repetidora. Repetidora de destinos a los que me encanta volver una y otra vez. No me mueve sólo el ansia de conocer lugares (que también) a la hora de viajar, sino que busco regresar a ciertos sitios que me fascinan o que son tan cambiantes que merecen más de una y dos visitas a lo largo de una vida.

Aquí os doy mis razones para ser repetidora, y a mucha honra.


Repetidora Londres
Londres, 2015.

1. Hay capitales del mundo que me atraen mucho, así que tengo que volver más de una vez en la vida para disfrutarlas desde puntos de vista diferentes.

Si los cambios se notan en ciudades pequeñas como la mía, que cada vez que la visito ha modificado calles, ha añadido museos o ha abierto nuevos restaurantes, cuánto más en las grandes ciudades que como Londres o París van cambiando con el ritmo de los años o de los días.

2. Repetir no es sinónimo de aburrimiento, al contrario ganas en sabiduría y buscas otras visitas. Cuando vas a Londres por primera vez haces las típicas visitas "imperdibles", pero cuando vuelves tiempo después disfrutas lugares especiales y "fuera de ruta" como el John Soane's Museum o "pierdes el tiempo" callejeando sin rumbo o recorriendo los parques en un día soleado.


Repetidora Londres
Londres, 2002.

3. Italia es el país favorito a la hora de repetir porque nos encanta y solemos volver siempre que podemos bien sea para revisitar lugares amados como Roma o Florencia o para descubrir "tesoros menos conocidos" como Puglia o Nápoles.

Cuando digo a los amigos "pues este año nos vamos a Italia..." escucho muchas veces el "¿otra vez?". Pues sí y oye, ¿tú le dirías a un extranjero si un año fuera a Andalucía y al siguiente a Asturias que vaya forma de repetir, o más bien pensarías que no tienen nada que ver una zona de España con otra?

Pues eso me pasa a mí, sobre todo con Italia.

4. Sueño con repetir en un momento vital diferente bastantes viajes que he podido hacer muy joven. Volver a Nueva York, ciudad que conocí con 19 años y a la que volví con 22 y ya va siendo hora, porque mucho ha cambiado desde entonces.

La vida nos va cambiando el ser y el parecer y también las percepciones viajeras, así que regresar a un destino que has amado y conocido bien cuando apenas era una niña, Irlanda en mi caso, puede ser un arma de doble filo.

Por un lado será otra mirada y, más importante, será un país muy diferente del que tuve la oportunidad de conocer allá por finales de los 80.

Repetidora Londres
Londres, 2010. La estatua de Charlot ya no está en ese parque.

5. Viajar no es hacer muescas en el revólver tachando países, sino disfrutar. Para mí, que soy curiosa, prima la novedad pero no es lo más importante y el factor "slow travel" suele ir unido a destinos conocidos, ya que no vas con la misma prisa.

Ese café en una terraza, el buscar el alojamiento en distintas zonas según te gusten más o menos o volver de noche a aquellas calles que tanto te llamaron la atención de día se puede hacer mejor si tienes memoria de un viaje anterior.


Repetidora París
París, 2011.


7. Con hijos es diferente porque te apetece de pronto que conozcan esos lugares que te han marcado. Igualmente me apetece viajar a sitios que antes no me había ni planteado (como Sudáfrica o Japón) llevando al peque.

Son experiencias inolvidables, sobre todo a partir de una cierta edad, pues la memoria de muy pequeños es frágil y muchos viajes no le quedan en el recuerdo sino "solamente" en lo que le contamos y en las fotos.

Verle la cara en Londres, ante el Big Ben que tanto ha visto en el cine y la tele, fue un poema y una alegría viajera que compartirán los padres curiosos que no se arredran ante destinos de todo tipo con los más pequeños de la casa.

Estoy deseando volver a Venecia y visitar Bélgica con Javier. Será repetir, una vez más, estos destinos pero sé que merecerá la pena.


Y tú, ¿eres repetidor?

9 comentarios :

  1. Yo voy todos los años a Londres por si te consuela tu afán repetidor. Siempre hay algo nuevo en algunos sitios como este. No conocía tu blog, enhorabuena, saludos viajeros, LoBo BoBo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco, gracias por compartir tu experiencia repetidora en Londres. De hecho es una ciudad que me encanta y cuando voy, no tan a menudo como tú, encuentro siempre lugares nuevos para visitar y repetir lo que más me ha gustado.

      Me alegro de que te guste el blog. Yo te sigo desde hace tiempo.
      Un abrazo.

      Cristina.

      Eliminar
  2. Rodrigo Diaz de Vivar10 de agosto de 2016, 22:01

    Me ha encantando y ademas te doy la razón, hay sitios que por mas veces que vayas siempre encontrarás algo que no habías visto antes y lo mejor de todo con diferencia por lo menos en mi caso, es la sonrisa que se te queda.Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rodrigo: claro y la gracia está en la sonrisa que mencionas con lo nuevo y el placer de ver las cosas ya conocidas de otro modo. Sin prisas, sin agobios y disfrutando más y mejor.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  3. Ayyyy como me gusta cuando alguien reflexiona así, identificándose con una manera de viajar, aunque no sea la mía... te da toda la personalidad con la que te identifico :)

    Creo que ya hablamos de esto en Cuenca! yo no soy repetidora, quizás porque no hace tanto que viajo (ya hace 6 años que lo hago de forma intensiva pero me sabe a poco) y creo que me quedan muchísimos lugares por descubrir; porque yo sí soy ansiosa y de hecho he llegado a proclamarme en contra del slow travel (creo que tengo la idea de que si voy suave me adormezco o no va conmigo), aunque no me importa especialmente el currículum viajero sino que es más un temperamento, tanto vital como viajero; y por último, porque creo que soy un poco obsesiva de hacer cosas nuevas. Me explico. Me imagino volviendo a Berlín, por ejemplo, a la que tengo ganas locas de volver o yendo a Copenhague, donde no he estado, y a pesar de que la primera me apetece mucho, tendrá siempre un punto por detrás de la otra; ese toque de misterio de las ciudades que no has pisado...

    No sé, quizás no me haya enamorado locamente de una ciudad para sentir tal necesidad de volver -solo Madrid me es indispensable y la visito cada semana jiji- o que no tengo vocación repetidora...

    Interesante post ;)

    abrazo!

    Ire

    ResponderEliminar
  4. Hola Cristina, claro que sí, toda la razón. Yo también soy repetidora y hay muchos lugares a los que no me importaría volver una y otra vez (como Lisboa, Berlin, Barcelona...). Siempre hay cosas nuevas que ver o simplemente disfrutar, como por ejemplo algún restaurante que te guste. Yo no me canso. Saludos :)

    ResponderEliminar
  5. A mi me fascina Estados Unidos!!! Y volvería año tras año... En Nueva York he estado dos veces pero no me cansaría de volver. Es un país que me tiene enamorada y repetiría porque allí soy verdaderamente feliz!!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo también soy repetidora!!! No creo que en la frase de:"para que volver si hay mucho mundo que descubrir" Es cierto, que hay lugares increíbles para visitar y que probablemente en una vida no me de tiempo a visitarlos todos. No obstante, cada viaje, cada tempo, cada situación es diferente. Yo he estado 3 veces en Eslovenia y volvería a ir (con mis amigos Erasmus, con mis padres y con mi pareja) Dime si la casa cambia con cada acompañante ;) Acabo de llegar de Tailandia y por supuesto que volveré. Totalmente encantada con tu post :) Saludos

    ResponderEliminar
  7. Coincido con todas las razones que expones y lo hago extensible a lo libros que leo o a las películas que veo. Conocer algo nuevo está muy bien, pero repetir es una experiencia en sí misma. Nada es siempre igual.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.