11/10/16

Dónde comer en Cracovia

Buscar lugares para comer suele ser uno de los quebraderos de cabeza que surgen en todo viaje. En nuestra visita a Cracovia el pasado mes de mayo tuvimos que elegir, en algunas ocasiones con poco acierto, dónde comer más allá de los típicos y socorridos burgers e italianos.

Aquí os dejo mi selección de lugares auténticos y con buen precio para probar la gastronomía de la ciudad y no volveros locos buscando.

 - Polskie smaki: muy cerca de la Plaza Mayor del Mercado se encuentra este pequeño restaurante, más cercano a una "casa de comidas" tal y cómo entendemos nosotros que a un restaurante tradicional. Se encuadra en lo que se denominan "lecherías", locales que aún perduran desde la época soviética en los que se puede comer bien y a buen precio. Ofrece toda una serie de platos de la cocina polaca tradicional, con tarifas sumamente competitivas (creo que comimos los tres por unos 12 euros) y en un ambiente cuanto menos curioso.

 Localizado en la calle Sw. Tomasza, el local llama la atención desde fuera por los tonos pastel de la portada. El interior sigue siendo como de cuento, con los manteles de cuadros y las flores secas por doquier.

 Comer en Cracovia pierogi


Al elegir el menú en la pequeña barra, pagas y más tarde te sirven la comida en la mesa y tú mismo (o eso hicimos viendo lo que hacía la clientela polaca) llevas la vajilla usada a una ventanilla que da a la cocina.

 Aquí probamos por primera vez uno de los platos nacionales: los pierogi o pasta rellena de diversos vegetales y sobre todo con mucha, mucha cebolla por encima. También probamos la sopa "zurek" que es algo ácida y lleva harina de centeno y carne. En resumen, el Polskie Smaki es un restaurante único para probar la cocina polaca más tradicional y a un precio que no parece de esta época.

Gracias a Verónica de Paco y Vero travels que me lo recomendó antes de viajar. Luego olvidé la dirección y lo reconocí al pasar. Fue todo un acierto.


Comer en Cracovia Polskie Smaki


- Pod Zlota Pipa: este es otro restaurante estupendo de cocina tradicional polaca y que además, también se sitúa en pleno centro de la ciudad: concretamente en la bonita calle Florian (Florianska Ut).

Tiene una fachada discreta que no llama especialmente la atención y que está marcada por un retrato del emperador Francisco Javier de Austria con la intención de que se recuerden épocas pasadas a través del ambiente y la comida.

Nosotros fuimos una noche a cenar, sin reserva previa, y la verdad es que fue una agradable sorpresa por la animación que había en la zona baja del restaurante, con el techo abovedado, mobiliario de madera oscura y un grupo de abueletes (literal, la media sería de 70 años) que tocaba en la sala de al lado música de jazz. La comida era también bastante buena.

Elegimos carne de caza y también pato guisado de manera original y con acompañamiento de verduras. El servicio era muy amable y mostraba interés por nuestro país de procedencia, por si nos estaba gustando la ciudad etc. Al acabar nos dieron un aguardiente digestivo que tumbaba de espaldas de lo fuerte que era.

                          Donde comer en Cracovia Pod Zlota Pipa


 - Bistro 11: si te alojas cerca de la estación este restaurante cercano, está en la calle Racowicka, te gustará. Nos lo recomendaron la noche que llegamos a nuestro hotel, la Topolowa Residence, y preguntar dónde podíamos cenar a esas horas. Está en un patio compartido con otros negocios, tiene diseño escandinavo y comida a medio camino entre la tradición polaca y lo vegetariano. Los platos aquí son realmente ricos y están muy bien presentados.

La carta está en inglés y polaco y puedes elegir entre baguettes realizadas con cuidado, platos de pasta, sopas y otras cosas más tradicionales. Nosotros cenamos pasta y ensalada y tomamos un par de postres sabrosos y originales, como un semifrío de frutas del bosque que todavía recuerdo de lo bueno que estaba.

Donde comer Cracovia Bistro11


Por último me gustaría recomendar como opción para comer algo ligero en un entorno único la chocolatería Wedel, en la Plaza del Mercado de Paños.

Allí, si hace buen tiempo, puedes sentarte en la solicitada terraza a tomar un increíble postre dulce que casi vale de cena de lo grande que puede llegar a ser, o bien elegir de la carta de bocadillos. Es sin duda una opción a tener en cuenta tras un día de caminata por Cracovia cuando te apetece cenar algo que no sea muy copioso o tomar un café o chocolate en pleno centro de la ciudad.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.