15/12/16

L' Hôtel Particulier, Burdeos

L' Hôtel Particulier fue nuestra estupenda opción para alojarnos unos días en Burdeos durante las vacaciones de verano de este año.

Muy cerca de la Catedral de Burdeos y de la famosa torre Puy-Berland se encuentra esta maison d'hôtes que ocupa una de las muchas hermosas construcciones dieciochescas del centro de la ciudad.


Un gran portalón da acceso a la coqueta recepción donde dejamos las maletas hasta la hora de ocupar la habitación. Fueron muy amables dándonos algunas informaciones útiles y poco después de comer regresamos para instalarnos.

L' Hôtel Particulier se divide en dos espacios. En el primero están varias habitaciones exquisitas que llevan el nombre de músicos (Mahler, Debussy o Wagner) y dan a la calle Vital Carles, incluso con vistas hacia la Catedral. En el segundo, al fondo del patio se sitúan los apartamentos que son más amplios e ideales para ir en grupo.

L' Hôtel Particulier Burdeos entrada


Nuestro apartamento familiar se encontraba al final de una estrecha escalera (no hay ascensor en esta zona). La esperábamos amplia y lo era. Sobre todo el salón al que se accedía nada más entrar.

Tenía dos ventanas a la calle, un sofá cama grande y cómodo (a decir del peque), zona de comedor con mesa alta y taburetes y una pequeña cocina con lo imprescindible, metida dentro de un armario lacado en negro.

La distribución del salón era realmente práctica porque tenía de todo y además estaba bien decorado con muebles funcionales pero estilosos.

Aprovechamos la mini-cocina con frigorífico para hacer dos cenas allí; el desayuno lo teníamos incluido en el precio.


L'Hôtel Particulier salón del apartamento


Al fondo del salón se abría la puerta a un dormitorio ocupado por una gran cama, un armario completísimo y el cuarto de baño.

Este último no era muy grande en comparación con el resto de la habitación, pero estaba bien surtido con productos de acogida y gran cantidad de toallas.

La tranquilidad del sueño estaba garantizada porque las ventanas del dormitorio daban al patio de entrada del hotel. 


L'Hôtel Particulier dormitorio


Todo está bien pensado en este pequeño alojamiento y el desayuno nos sorprendió bastante pues se realizaba en una preciosa sala junto a las habitaciones de la parte de hotel, las de nombres de músicos. 

En torno a unas mesas lacadas en negro y preparadas con antelación (había que avisar el día anterior), nos tenían preparado el zumo, la rica bollería, el yogur, la fruta y las tostadas. Además podías tomar cereales, huevos con bacon, etc. Es decir, un desayuno de calidad en un entorno cuidado y muy acogedor.


L'Hôtel Particulier desayuno

Si a todo esto le añadimos un precio razonable para ser temporada alta en Burdeos, el Hôtel Particulier se convierte en una opción a tener muy en cuenta para estar en pleno centro histórico de la bella ciudad.

La parte de las habitaciones con encanto son estupendas para una escapada más o menos romántica, mientras que si vais en grupo de amigos o familia, los apartamentos y los estudios serán lo más adecuado.


Lo mejor de L'Hôtel Particulier: su ubicación, en pleno centro de Burdeos y el cuidado de sus interiores.

Lo peor de L'Hôtel Particulier: que no haya ascensor en la zona de los apartamentos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.