9/2/17

Alcázar de San Juan, donde El Quijote se hace realidad

Alcázar de San Juan es lugar de paso (como le sucede a Albacete) y nunca había parado en esta localidad manchega hasta que el pasado noviembre tuve la ocasión de acercarme allí invitada junto a otros bloggers por la Concejalía de Turismo.

Alcázar es nudo de comunicaciones ferroviarias que durante años unió la meseta norte con la sur y, más allá, con Levante y Andalucía. Es tierra asimismo de referencias literarias y de las más importantes. Nada más y nada menos que nuestro Ingenioso Hidalgo nació en un lugar no lejos de aquí, de cuyo nombre no quiso acordarse quizás por no desmerecer unas poblaciones de otras.

Sea como fuere, desde hace ya unos cuantos años se celebran por noviembre las Jornadas Gastronómicas Guiso de las Bodas de Camacho; y justo uno de esos días tuve la suerte de estar allí y de probar dicho guiso, así como de conocer una población que lleva a Cervantes y a su Hidalgo en la memoria y en la realidad.

Hoy os cuento aquí por qué El Quijote se hace cercano y real en Alcázar de San Juan.



Alcázar de San Juan y Quijote Molinos de Viento


1. Nada más llegar en tren desde Albacete, a apenas una hora de trayecto, ya se nota la presencia quijotesca en la estación de tren. ¿Dónde? En todo el magnífico azulejo que recubre la antigua sala de La Fonda y la sala de espera de la misma, en narración continua de los distintos episodios de la obra cervantina.

Once capítulos aparecen reflejados en 300 azulejos historiados y más de 3000 en total, declarados hace poco Bien de Interés Cultural. ¡Y nunca mejor dicho!

La visita promete, con este inicio tan increíble. El lugar guarda la esencia de las viejas estaciones de tren, que, como esta de Alcázar, a veces albergan tesoros de interés.


Alcázar de San Juan y Quijote azulejos estación


2. Ese día de noviembre el tiempo estaba lluvioso y ventoso, y sobre todo lo primero hacía que los paraguas no nos dejaran admirar las bellas edificaciones modernistas de las calles principales que nos condujeron hasta el lugar donde se levanta una de las estatuas quijotescas más famosas, la de la Plaza de España.

En otra de las plazas está el Quijote Cósmico, regalo de la ciudad mexicana de Guanajuato, hermanada con Alcázar y que tiene un importante Festival Cervantino. 

Lo bueno de callejear guiado es, no sólo que no te pierdes, sino que además te van conduciendo con sabiduría a lugares que probablemente no verías por tu cuenta. Así sucedió con algunas tiendas de antigüedad destacada, o calles con historias tétricas como la del Corregidor. 


Alcázar de San Juan y Quijote Plaza de España


3. Tras visitar el bonito Conjunto Palacial del Gran Prior, que os recomiendo para conocer no sólo los restos romanos de Alcázar, sino también el paso por allí de distintas órdenes militares, como los Caballeros del Templo de Jerusalén o los de Malta.

Muy cerca de allí una estatua de Cervantes nos anuncia otro espacio relacionado y mucho con el insigne escritor. La iglesia de Santa María la Mayor, de origen románico y con sucesivas intervenciones, acoge la pila bautismal en la que, según la tradición alcazareña, fue bautizado Don Miguel. Así aparece su retrato grabado en la tapa de madera de la pila en memoria del evento.


Alcázar de San Juan y Quijote pila bautismal


Para el descreído que dude de esto, encontramos justo al lado copia de la partida bautismal del siglo XVI que afirma que en esta iglesia de Santa María fue bautizado. La polémica está servida ¿o quizá no?

Alcázar de San Juan y Quijote partida bautismal


4. Sea como fuere, tras esta visita, nos dirigimos a un lugar que me sorprendió por su interés y por su buena disposición museística: el Museo del Hidalgo

Una vez metido en lides quijotescas, nada mejor que acercarse a un sitio que te traslada en el tiempo para conocer de primera mano cómo vivían los hidalgos de la época que inspiraron a Cervantes para su personaje inmortal.

El patio, espacio central que reparte todas la estancias de la casa, conduce a diversas salas donde se aprenden cosas tan variopintas como la forma de vestir, la gestión de la hacienda, la vida de las mujeres de la casa, la cocina, etc.


Alcázar de San Juan Quijote Museo Hidalgo


Aquí también puedes conocer qué es una adarga antigua, qué es un quijote (sí, de ahí viene el nombre: de una pieza de la armadura que cubría el muslo), o qué leían los caballeros de la época, qué instrumentos tocaban las damas o cómo se alimentaban.

A través de recursos audiovisuales, olfativos o táctiles; con maquetas, música u olores el visitante se puede aproximar a todo el conjunto cotidiano de la vida del hidalgo.


Alcázar de San Juan Quijote libros


5. Llegaba la hora de comer y se acercaba el momento de probar el Guiso de Bodas del que tanto habíamos oído hablar. Para ello nos dirigimos al Hotel Convento de Santa Clara, cuya directora Paloma, nos recibió y nos contó historias y anécdotas del lugar de un modo que realmente enganchaba.

El Guiso de Bodas está compuesto de pollo de corral y albóndigas de pan, es especiado y muy sabroso y en las Jornadas Gastronómicas se acompaña además de entrante de queso (¡qué voy a decir de este manjar manchego!) y de chorizo y lomo de orza. Para acabar, nada mejor que hacerlo con las famosas Tortas de Alcázar en forma de bizcochada, mistela y mantecados. ¡Casi nada!

Este Guiso de Bodas, se servía en las grandes ocasiones y, como tal, aparece reflejado en El Quijote, donde se celebran las de Camacho y Quiteria, precisamente en el mes de noviembre.


Alcázar de San Juan Quijote Guiso de Bodas


6.  Toda visita a Alcázar de San Juan debe terminar acercándose a sus imponentes molinos de viento que se alzan majestuosos en el Cerro de San Amón, desde el que a pesar del nublado día se apreciaba parte de la llanura manchega.

En uno de ellos se encuentra un centro de interpretación de la "molinología" en que nos explicaron el funcionamiento de estos señores manchegos y que merecen un post por ellos mismos.

Es increíble la sabiduría antigua que permite conocer la dirección de los vientos, moler el grano y cambiar la orientación de las aspas a través de un mecanismo ideado hace cientos de años.


Alcázar de San Juan Quijote Molinos


Y hasta aquí el recorrido quijotesco-cervantino por Alcázar de San Juan en el que he querido homenajear humildemente al autor que nos llevó de viaje por parte de mi tierra de adopción, la colocó en el mapa universal para todos los lectores y nos hizo reír y llorar con las andanzas de el Hidalgo universal.

En Alcázar conocí el lugar de bautizo de Cervantes, cómo vivían los hidalgos, qué comían en las bodas y hasta me pude enfrentar con la grandeza de los molinos-gigantes.

Gracias a Turismo Castilla-La Mancha y al Ayuntamiento de Alcázar por permitirme conocer su localidad; y a Diego, Javier y Chari por transmitirnos el amor a su tierra manchega. ¡Hasta pronto!

6 comentarios :

  1. hola!

    mira que siempre paso muy cerca de allí en coche por la carretera y nunca entro

    después de leer tu post ya tengo que entrar si que si a ver esos preciosos molinos y sobretodo probar su gastronomía!

    muy buen post compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya tienes motivos para ir. Alcázar es lugar de paso y merece una visita. Me alegro de que te hayan entrado ganas de conocerla.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Un sitio increíble, muchas gracias por compartirlo, yo vivo en londres y cada vez que vuelvo a españa me gusta llevar a mis hijos algún lugar cargado de historia para que sepan de nuestro país y cultura y este es un imprescindible que añado a mi lista, me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial. Así verán de cerca cómo son los molinos, que realmente impresionan. Además, he de decirte que Alcázar tiene un par de museos estupendos para ir con peques. Especialmente te recomiendo el del Hidalgo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Pero que chulada de molinos! Ya por sí solos ya merecen la visita. Gracias por compartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro que sí Diana! son absolutamente espectaculares y luego hay que visitar la ciudad que ofrece muchos atractivos.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.