23/2/17

Londres, guía rápida para una primera visita

Londres es una gran ciudad que a veces impone al viajero primerizo. Da para repetir destino más de una vez, como todas las grandes capitales, y junto con París y quizás Berlín, disputa ser la ciudad europea por excelencia en cuanto a creación de tendencias se refiere.

He escrito muchas cosas sobre Londres en el blog, pero nunca sobre datos prácticos para quienes van por primera vez. Así que, como siempre hay una primera ocasión para todo, espero que este post sirva de ayuda a todo el que decida acercarse a la capital británica.

Aquí va pues una pequeña guía con lo esencial a la hora de preparar un primer viaje a Londres: cómo llegar, sus aeropuertos, cómo acercarnos al centro, dónde alojarnos y qué ver en cada barrio.






Londres guía rápida Trafalgar Square



1. Llegar a Londres:

Desde España tenemos la suerte de contar con innumerables compañías que vuelan a la capital británica. Por un módico precio podemos llegar a ella: la última vez que estuve, en 2015, me costó 100 € en trayecto de ida y vuelta (y se puede encontrar por menos según las épocas y las compañías).

Pero, como en esta vida no se puede tener todo, despegar de la ciudad más próxima a nuestro domicilio a veces implica aterrizar en un aeropuerto algo alejado de la capital. Así, un vuelo barato puede convertirse en algo más caro según sea el trayecto que debemos hacer después.

Es interesante, pues, planear a qué aeropuerto va ese vuelo y asegurarse que conecta con las principales estaciones de la ciudad, así como conocer los precios del traslado.

- Aeropuerto de Heathrow: es el más famoso y uno de los más grandes del mundo. Desde allí podemos llegar al centro de Londres de varios modos: en tren con el  Heathrow Expres (que es bastante caro aunque rápido, 15 minutos, y llega a la estación de Paddington, en el centro) que no baja de 37£ en trayecto de ida y vuelta.

Menos mal que está la opción del Heathrow Connect, que también llega a Paddington por 20£ ida y vuelta.

Además, si queremos que sea aún más barato y nos lleve a todo el "meollo" londinense, nada mejor que comprar la Oyster card del metro (que habrá que hacerlo sí o sí, para no arruinarnos) y así llegaremos desde este aeropuerto hasta Picadilly Circus en unos 45 minutos y por poco dinero, 6£.

Hasta Heathrow podemos llegar desde múltiples orígenes de España: Madrid, Barcelona, Palma, etc.



- Aeropuerto de Gatwick: es el aeropuerto del sur de Londres y el que he usado varias veces en los últimos años. El trayecto para llegar al centro es cómodo y no tan caro como en el caso anterior.

Así, tenemos el Gatwick Express que nos lleva hasta la estación Victoria por unas 30£ en trayecto de ida y vuelta en apenas 30 minutos.

Con el llamado Easybus podemos llegar al centro en un trayecto de una hora y por aproximadamente 19£ ida y vuelta.

A Gatwick podemos llegar desde múltiples aeropuertos que incluyen Valencia y Alicante, por eso nosotros lo conocemos de diversas ocasiones ya que estos aeropuertos españoles son más cercanos a nuestra ciudad.


- Aeropuerto de Luton: si queremos llegar a Londres desde este aeropuerto tenemos que ir en autobús a la estación del pueblo del mismo nombre, lo que puede ser un inconveniente, aunque eso sí, entra en el precio del billete de tren. Por 27£ libras tendremos el billete de ida y vuelta.

Con el Easybus antes mencionado también podremos ir por un módico precio, más barato que el tren.

Además de las ciudades más habituales, desde Murcia también podemos llegar a Londres, aterrizando en Luton.


- Aeropuerto de Stanstead: en nuestro último viaje a Londres, en 2015, llegamos desde Alicante a este aeropuerto. Utilizamos el tren, Stanstead Express,  para llegar a la estación de Liverpool, aunque el trayecto no fue precisamente barato, ya que nos costó 90£ a los tres, en ida y vuelta. Eso sí, cometimos el error de no reservarlo con anticipación, ya que así hubiera salido más asequible.

Siempre está la opción del Easybus que como ya he dicho es mucho más barato.

A Stanstead se puede llegar desde lugares tan diversos como Reus, Murcia, Santander o Valencia, a parte de los habituales.

Londres guía rápida Kensington Gardens


2. Moverse por Londres:

Sin duda aquí hay que sacar la tarjeta Oystercard en cuanto podamos, ya que cada viaje cuesta 2.2£ con ella y más de 4£ sin ella. Se va recargando con múltiplos de 5 (más el plástico de la tarjeta, cantidad que nos devolverán cuando regresemos del viaje, otras 5£).

Lo bueno es que el límite máximo diario de gasto es de 6.50£, hagas los viajes que hagas. O sea, que con dos recorridos ya la has amortizado de sobra.


3. Alojarnos en Londres:

Este es el caballo de batalla para los visitantes de Londres. Sus alojamientos son realmente caros en comparación con establecimientos similares en otras ciudades europeas. Por eso hay que mirar bien qué queremos.

Yo siempre elijo en función de la localización del hotel. Claro que me importa el precio, pero no me compensa ir de escapada cinco o seis días y tener que hacer mucho recorrido hasta llegar al centro o a la zona por la que me voy a mover.

En los tres últimos viajes a Londres opté por diferentes hoteles en distintas zonas. Uno no fue nada memorable aunque la zona, South Kensington, la recomiendo por su tranquilidad y porque estaba a un tiro de piedra de Harrod's y del Museo de Historia Natural.

En el penúltimo viaje dejamos al peque en casa y decidimos quedarnos en un hotel en pleno Soho, justo a la vuelta de Trafalgar Square y frente al Teatro de Su Majestad. El hotel Haymarket es exquisito y no fue una ganga, aunque tampoco tan caro como se podía pensar ya que logramos una oferta para esos días.

Y en nuestro último viaje, en el 2015, optamos por una zona algo más apartada pero muy bien comunicada: Bayswater, justo en el límite con Notting Hill y al norte de Kensington Gardens, de hecho estaba a menos de 10 minutos andando de dicho parque. El New Linden Hotel además contaba con la ventaja de tener muchos restaurantes asequibles justo al lado, así que cada noche probábamos en uno diferente.

Londres guía vista


4. Visitar Londres:

Como en todas las grandes ciudades, Londres ofrece multitud de posibilidades a la hora de visitarlo. Museos, calles, galerías al aire libre, atracciones para grandes y pequeños, musicales, etc.

La mejor noticia es que los museos nacionales son GRATIS. Podemos visitar el British Museum, la National Gallery o el Natural History Museum sin gastar una sola libra. Es una gran ventaja en una ciudad como esta.

Sin embargo, otros lugares imprescindibles como la Torre de Londres o la Abadía de Westminster son de pago, y bastante alto. Existen tarjetas conjuntas para realizar visitas a varios monumentos con cierto descuento, el problema es que para amortizarlas hay que correr, porque si no no salen a cuenta. Es decir que tienes que ser rápido para usarlas un sólo día viendo todo lo posible, y realmente a veces no compensa.


Para ayudaros a planificar el viaje os dejo aquí los lugares que, a mi entender, son más interesantes en las distintas zonas de la ciudad.


1. Westminster y alrededores: la Abadía se lleva la palma en cuanto a visita interesante, las Casas del Parlamento y el Big Ben, así como Downing Street o los Horse Guards son también visitas interesantes. Yo suelo combinar esta zona con la subida a la noria London Eye, aunque no creo que vuelva a hacerla ya después de dos ocasiones. Es realmente cara, aunque la vista merece la pena.


2. Piccadilly, Soho y Trafalgar: las plazas más bulliciosas de la ciudad merecen pasar por ellas a distintas horas. También recomiendo pasear por St. James's y por supuesto entrar en la National Gallery y después perderse por las calles del Soho, entre teatros y luces en dirección a Covent Garden.


3. Covent Garden: el antiguo mercado es una zona de ajetreo, actuaciones callejeras, tiendas más o menos curiosas y teatros, muchos teatros. Neal Street y Neal's Yard no están lejos y hay lugares tan curiosos como una librería especializada en viajes o una iglesia algo escondida de Inigo Jones.


4. Bloomsbury: no muy lejos de allí está la zona de la intelectualidad de principios de siglo que linda con el magnífico Museo Británico, donde uno puede pasarse horas entre grandes obras de la Antigüedad.


5. En la City podemos visitar la catedral de St. Paul y a un paseo corto también la Torre de Londres y el Puente de la Torre.


6. Por el Puente del Milenio se acorta camino hacia la Tate Modern, un museo de arte contemporáneo muy recomendable no sólo por el contenido, sino también por el continente.


7. Los maravillosos Hyde Park y Kensington Gardens son para disfrutar a distintas horas, puedes alquilar bicicletas para recorrerlos, para mayores de 14 años si no recuerdo mal, y ver el monumento a Peter Pan o el dedicado al príncipe Alberto.

Si te gustan las artes decorativas tu museo es el Victoria and Albert y al lado está el de Historia Natural en el que se aprende un montón.

Y hasta aquí estas pequeñas pero espero útiles recomendaciones para viajar a Londres. Es una ciudad grande y difícilmente abarcable en una sola visita. Hay muchos barrios interesantes, algunos que resurgen tras años de abandono, otros que se hacen famosos por películas y siempre es recomendable volver a lo largo de los años para ver los cambios.

Greenwich, Hampton Court o Cambridge y Oxford son estupendas visitas de un día, amén de los parques de Lego o Harry Potter.

Y como siempre, conviene tener claro qué queremos hacer antes de ir, para aprovechar al máximo el tiempo disponible.

¿Te animas a viajar a Londres?


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.