31/5/17

Pero, ¿esto es Albacete?

Pero, ¿esto es Albacete? Es la pregunta que muchas personas se hacen al conocer la ciudad en la que vivo. Pues sí, esto también es Albacete. Porque aquí tenemos muchas más cosas interesantes de lo que se piensa.


No sólo es una ciudad en mitad de la llanura que se ve camino de Levante. Su pasado antiguo habla de íberos, griegos y romanos que se establecieron o pasaron no lejos de aquí. Desde que fue aldea de Chinchilla, en el siglo XIII, hasta la actualidad ha llovido mucho. Sin embargo pocas huellas de su pasado han llegado hasta ahora.

Fue regalo de Carlos I a su esposa Isabel de Portugal por su matrimonio, lo que favoreció la instalación de varios conventos en la ciudad. Durante la Guerra de Sucesión, la localidad se pone de parte de Felipe V, quien le concede el privilegio de Feria Franca en 1710, aunque ya se venía celebrando desde el siglo XIV. Ahí ancla el origen su famosa Feria de septiembre.

Durante la invasión napoleónica el gobierno de Albacete se traslada a la Sierra para organizar la resistencia y ya en 1862 Isabel II le da el título de ciudad.

En el siglo XX la ciudad crece y se embellece en calles como la llamada Ancha; ve aumentar su industria, crearse una base aérea y conoce de cerca los rigores de la Guerra Civil, en la que es bombardeada en diversas ocasiones.

Esto es Albacete edificio modernista


El desarrollismo urbano de los años 50 y 60 terminó con algunos de los edificios más hermosos del centro. Craso error, tendríamos ahora una calle Ancha repleta de bellas construcciones modernistas edificadas en torno a los años 20. A pesar de todo aún se conservan varios que, junto con otros más antiguos, constituyen los pedazos de historia que han quedado levantados en una ciudad pocas veces conocida, y muchas veces incomprendida.

Aquí os traigo un pequeño recorrido por mi ciudad (hermanada dentro de mí con mi Salamanca). Para mostraros algunas de las bellezas que contiene y que merecen ser conocidas por todos.


1. Mirando para arriba en la Calle Ancha y alrededores, donde permanece la huella de lo que fue.

Demasiadas veces miramos para abajo y en Albacete hay que hacerlo al revés. Sobre todo si paseas por la llamada Calle Ancha o lo que es lo mismo, Marqués de Molins y Tesifonte Gallego, donde aún podrás ver edificios hermosísimos.

Esto es Albacete edfiicio


Desde el Gran Hotel que linda con el Altozano hasta la Plaza de Gabriel Lodares se suceden edificios de cúpulas brillantes, con remates de angelotes, notas musicales o grutescos.

Esto es Albacete dos edificios


El modernismo y lo boyante de la economía en la época dieron realce a Albacete con una calle hermosa y distinguida.

Hoy sigue siendo la arteria principal y sentimos en el alma que se demolieran edificios para construir otros mucho más feos. Cosa del desarrollismo exagerado.

Esto es Albacete remate edificio


En el Altozano, su antiguo Ayuntamiento y más allá la Casa de Hortelano, hoy Museo de la Cuchillería con fachada de azulejo y volutas neogóticas, son también bellos ejemplos de la época.

Esto es Albacete Hortelano


2. Patios y claustros en pleno centro como los de la Posada del Rosario y el Centro Cultural la Asunción.

La Posada del Rosario es una antigua casa de forma cuadrada con patio interior de diversos estilos (gótico, mudéjar y renacentista). Fue construida a finales del siglo XVI y es buena muestra de la arquitectura popular manchega.


Esto es Albacete Posada


Fue desde el siglo XVIII fonda, de ahí su nombre, para los viajeros que llegaban a una ciudad que comenzaba a despuntar.

El patio interior, con galería de madera, distribuye las distintas estancias de la que ahora es biblioteca.

Esto es Albacete patio


El Centro Cultural la Asunción ocupa el lugar del único convento que ha llegado a nuestros días. Estaba dedicado a la Encarnación y pertenecía a los Terciarios Franciscanos. Data del siglo XVI y en el actual salón de actos, que tiene un maravilloso artesonado de par y nudillo, se encontraba la iglesia.

Esto es Albacete claustro

El claustro se levantó a finales del siglo XVI y el edificio, ahora recuperado, permaneció en el abandono muchos años, cuando realmente es de los pocos que se conservan desde tantos siglos atrás en la ciudad.

3. Detalles de un Pasaje único.

Posiblemente sea la edificación más bonita de la ciudad. Un pasaje comercial modernista levantado en 1925 por encargo de Gabriel Lodares, quien le dio su nombre.

Pasaje Lodares mercadillo


Une dos de las vías más importantes, Mayor y Tinte, mediante una calle acristalada a la que dan viviendas particulares y numerosos negocios que le otorgan mucha animación desde hace unos años.

Edificio singular, de diferentes influencias con elementos neo-renacentistas, neo-barrocos y propios del Modernismo, es de las pocas galerías o pasajes de este estilo que hay en España (junto con las de Valladolid y Zaragoza).

Pasaje Lodares angelotes


Balconadas, decoración de grutescos, figuras de cariátides y atlantes, volutas y fruteros, guirnaldas y líneas curvas forman parte de la decoración del lugar.

Pasaje Lodares figuras


La fachada de la calle Mayor es bastante más estrecha que la que da al Tinte, ya que el propietario del edificio de al lado se negó a venderlo, por lo que las dos fachadas no son correlativas en proporciones.


4. Las curiosidades de una catedral moderna.

Una catedral que lo es desde los años 50 del siglo XX, cuando se buscó la iglesia más importante, la de San Juan Bautista, para nombrarla catedral. Está situada en uno de los altos de la ciudad y cuenta con elementos de interés.


Esto es Albacete catedral Semana Santa


Su construcción finalizó precisamente cuando fue nombrada sede catedralicia pero se había iniciado mucho antes.
En ella encontrarás elementos renacentistas, como las cuatro enormes columnas diseñadas por Diego de Siloé o el retablo donde se encuentra la imagen de la Virgen de los Llanos, con pinturas del llamado Maestro de Albacete que fue discípulo de Leonardo da Vinci. Pero también los hay barrocos y más modernos, como el rosetón contemporáneo tras el órgano o la lámpara realizada en las fábricas de bronce de Riópar.

Esto es Albacete interior a lo largo


Don Casimiro Escribá, cura de Ayora, realizó para ella la pintura en lienzo más grande que se conoce. Con temática religiosa, a veces popular y en otras ocasiones didáctica, muestra la historia de la Salvación de manera colorista en un lienzo que se trajo por partes, que él pintó en su casa de Ayora, y que asombra por lo minucioso de su ejecución.

Esto es Albacete lienzo Don Casimiro


Las grisallas del siglo XVI de la sacristía son también muy interesantes, aunque las recubre una capa de barniz que les da un tono ocre, alejado del gris habitual.

Esto es Albacete catedral sacristía

En el ábside se pueden apreciar pinturas al fresco que aún no han sido recuperadas y que en un futuro posiblemente emerjan para que todos las podamos contemplar.

Os recomiendo hacer una visita guiada, que ofrecen voluntarios de lunes a viernes a las 12 de la mañana, de manera gratuita.


5. Tesoros de la Antigüedad en el Parque.

Si queremos viajar en la historia, nada mejor que acercarnos al Museo de Albacete, en el Parque de Abelardo Sánchez.

Allí podremos conocer restos de las antiguas civilizaciones que poblaron estas tierras; especialmente destacable es la colección arqueológica íbera, de la que hay parte en el MAN de Madrid.

Esto es Albacete Jinetes de los Villares


Los Jinetes de los Villares de Hoya Gonzalo son quizás las obras más representativas de un museo interesante y bien dispuesto.

6. Rejas que hablan.

Rejas que permanecen cerradas todo el año y que la noche del 7 de septiembre se abren ante el alborozo de los albaceteños y de los visitantes. Esta es la que llaman "Puerta de Hierros".

Esto es Albacete tras la Puerta de Hierros


El Recinto Ferial estable más antiguo de España data de finales del siglo XVIII cuando el ayuntamiento lo encargó como sede de la entonces feria ganadera.

Esto es Albacete Feria


Los dos grandes círculos concéntricos se usaban para tiendas y para dar alojamiento a los feriantes.


7. Ver estrellas bajo las estrellas de un Teatro Circo

Esta posibilidad la hay en muy pocos lugares y este, Albacete, es uno de ellos. El que fue primer teatro de la ciudad se terminó de construir en 1887. Se ideó un lugar en el que poder tener representaciones circenses, con su pista y material necesario, así como un teatro auditorio más habitual.

Esto es Albacete vista Teatro


En 1985 cerró y no fue hasta 1993 cuando se recuperó mediante obras que duraron hasta 2002. Su interior destaca, asimismo por la belleza del techo estrellado y la disposición de los asientos entre arcos de reminiscencia árabe.


8. Portadas singulares en casas únicas

En Albacete destacan especialmente dos portadas bellas y con historia. La primera la encontramos en un lateral de la mencionada Posada del Rosario. Es la portada de la Casa de los Picos, de otra vivienda importante de la ciudad que estaba en la calle Gaona y se integró para conservarla en este lugar. Data de entre los siglos XVI y XVII y destacan sus puntas de diamante.

Esto es Albacete portada



En la llamada Casa Perona, único ejemplo de casa hidalga de la ciudad, encontramos otra bella portada con jambas lisas y rematada con los escudos heráldicos de la familia.

Esto es Albacete portada Perona


Merece la pena entrar y ver la bella escalinata que culmina en una cúpula que es de azulejos al exterior, como tantas del Levante.

Esto es Albacete interior casa Perona



9. La "Chata": tradición taurina.

La Plaza de Toros es otro edificio emblemático, neomudéjar y sede de una de las más importantes ferias taurinas de España. Sirvió de ejemplo para Las Ventas de Madrid ya que ambas fueron realizadas por el arquitecto albaceteño Julio Carrilero.

Esto es Albacete La Chata


Se levantó en 1917 y en sus alrededores hay sendas estatuas dedicadas a toreros: a Chicuelo II y a Dámaso González.


10. Un Paseo de contrastes.

El bonito Paseo de la Libertad, arbolado y lleno de vida siempre, sale de la Plaza del Altozano y acaba en la rotonda donde ahora se sitúa la Fuente de las Ranas.

Esto es Albacete Diputación


El Palacio de la Diputación de finales del siglo XIX contrasta con añadidos más modernos, lo que lo realza en una ciudad en la que no abundan los edificios históricos.

Esto es Albacete entre nuevo y antiguo


También se pueden ver casas particulares de principios del XX y la mencionada Fuente de las Ranas, homenaje de la ciudad a Dionisio Guardiola, a quien favoreció la traída de agua potable a la ciudad.

Esto es Albacete fuente


Pero... ¿todo esto es Albacete? Y mucho más. Hay que visitarlo, descubrirlo poco a poco y darle el valor que se merece.

Esto es un pequeño ejemplo de lo que podréis encontrar si venís a mi ciudad. Aquí os esperamos con los brazos abiertos.

Esto es Albacete escudo de la ciudad


10 comentarios :

  1. Me encanta!!!
    He descubierto incluso alguna cosica que desconocía. Muchas gracias.

    Besicos. Dolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra viniendo de ti, ya que la conoces bien. Gracias guapa.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Es una chincheta que tengo puesta en mi mapa que tengo que quitar, y me da que no voy a tardar mucho mas en cuanto acabo de leer tu post donde me has dejado con la miel en los labios. Un gran trabajo como siempre,Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rodrigo. Albacete es una gran desconocida que merece de sobra ser visitada y no se sólo lugar de paso.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Tengo el propósito de visitar todas las capitales de provincia de España y Albacete es una que aunque he estado de pequeña (eso no me vale) no la conozco. No creía que tenía tantas cosas bonitas, me ha encantado el pasaje. Tu post me anima más todavía a ir. Un abrazo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Pasaje de Lodares es una joya modernista y además llena de vida últimamente. Es un lugar único en la ciudad, esta tiene muchas más cosas para ver de lo que se piensa así que aquí te espero para cuando te animes enseñártelo todo, todo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Un artículo muy interesante porque, si te digo la verdad, no conocía nada (pero nada de nada) de Albacete y tiene una pinta buenísima, así que me lo apunto para la próxima vez que baje por esa zona para no perderme ninguno de los lugares que describes :) Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sandra, Albacete es lugar de paso y de poca parada, así que te animo a conocer su ciudad y, por supuesto, también la provincia. Te sorprenderá.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho tu post porque me has descubierto Albacete, que, así, de primeras no la tenia en mente para visitar pero oye, que me han entrado muchas ganas de ver!! Gracias por meterme el gusanillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Albacete es una gran desconocida. Espero que te animes a venir por aquí.

      Un abrazo.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.