11/9/17

Cosmética japonesa: buena, bonita y barata

La cosmética japonesa me ha enamorado. Y sí, ya sé que este es un blog de viajes pero, como otras veces, me gusta mencionar cosas diferentes y curiosas que me voy encontrando en los viajes, y en Japón la cosmética es una de las compras "top".


¿Por qué? Porque hay un montón de marcas desconocidas en España y el resto de occidente, y porque otras marcas estupendas que sí llegan aquí lo hacen con sus líneas más caras (así Kanebo o Shiseido), mientras que en Japón podemos encontrar las líneas más asequibles, que siguen siendo buenísimas y muy baratas.

Aquí va una pequeña relación de los "tesoros" cosméticos que he comprado en Japón, sus características, precio y dónde podéis encontrarlos si viajáis al país del sol naciente.

Cosmética japonesa productos varios

Lo primero de todo es tener las ideas claras. Aunque se pueden ir confundiendo según entramos en alguna de las tiendas y vemos que la disposición de los productos es de todo menos "amigable". Para ellos, que están acostumbrados a la optimización del espacio y no les importa que todo esté hasta arriba de cosas, no hay problema.

Para nosotros es otro cantar; reconozco que en alguna ocasión pude sentir algo de agobio y confusión, pero para eso está este post, para que por lo menos llevéis una selección de productos que merecen la pena y vayáis a tiro hecho. Yo indagué en diversas webs antes de ir y saqué unos cuantos en claro que sí o sí, me tenía que traer.

Siempre queda la opción de caer rendido ante los colores o aspecto de tal o cual bote... más que nada porque si no sabéis japonés, olvidaos, no os vais a enterar de qué va el asunto. Así que, vamos a situarnos con algunos productos estrella.


Más productos de cosmética japonesa


- Perfect Whip, de Senka (de la compañía Shiseido).

Lo veréis en todas partes ya que se vende como churros por varias razones de peso. En primer lugar por su calidad, ya que es un limpiador espumoso increíble. Deja la piel estupenda, cunde muchísimo y tiene un olor delicado muy agradable.

El precio es magnífico, en torno a los 500 yenes, lo que es aproximadamente 4€. Compra redonda que además se ha convertido casi, casi, en el souvenir más comprado en Japón. Yo me traje nueve y me quedé con dos, siendo el resto regalos para amigas. Os diré que les ha encantado.

Perfecto Whip estrella cosmética

- Goku-jyun, de Hada Labo.

Este bote, que no fui capaz de encontrar en una de las tiendas que visité y del que tuve que enseñar la foto a un dependiente, guarda una de las mayores concentraciones de ácido hialurónico del mercado. Con apenas 5 gotas de esta loción hidratante la piel queda estupenda y lista para aplicar el tratamiento posterior.

Es de la compañía Hada Labo, especialista en soluciones hidratantes para la piel, el tamaño es grande, 170 ml (curiosa la cifra ¿verdad?) y el precio, 800 yenes, estupendo para la calidad que tiene. Otra compra maestra de cosmética japonesa.

Goku-jyun de Hada Labo

- Anessa de Shiseido.

Lo de esta crema solar es increíble. La cosa es que la buscaba para mí y para una amiga que se cuida mucho la piel frente al astro rey, y no la encontraba en las tiendas de Kioto. Y eran tiendas enormes. Por fin, el último día de Tokio la pude comprar, aunque con restricciones, porque no vendían más de dos unidades (dobles) por persona. Del éxito que tiene, no querían quedarse sin existencias.

Anessa ha sido y sigue siendo a día de hoy un producto que uso cada mañana antes de salir de casa. ¿Por qué? Por su textura ligera y nada grasa, por su gran protección frente a los rayos UV (tiene un SPF 50+) y porque, si quiero maquillarme, es estupenda también como base.

No me extraña que se agote porque, por si esto fuera poco, es muy hidratante y evita los brillos.Y que no se me olvide, es resistente al agua.

¡No sé qué haré cuando se me acabe, porque he buscado en internet y se vende pero muchísimo más cara! A mí el pack doble de dos cremas de 40 gramos cada una me costó poco más de 20 euros.


Anessa crema solar

- Suisai de Kanebo.

Aquí nos encontramos otra marca familiar con un producto asequible y de altísima calidad. Suisai, con su formato en monodosis, es la bomba. Se trata de un limpiador enzimático en polvo que se emulsiona con un poco de agua y se extiende con un ligero masaje en círculo. Después, hay que aclararse bien. Es un tratamiento ideal un par de veces por semana para retirar todo el excedente de grasa y de suciedad que se va acumulando.

En el bote vienen 32 monodosis y el precio, adecuado a la calidad: aproximadamente 2000 yenes (16€)

Suisai de Kanebo


- Lululun, pack dorado de mascarillas.

Si hay algo que sea habitual usar en oriente, son las mascarillas de papel impregnadas en distintas sustancias. Y entre todas las marcas que podéis encontrar, Lululun ofrece una alta calidad a buen precio.

Se pueden comprar en sobres individuales o en paquetes grandes. Yo me traje dos de estos últimos. Uno es de color morado, con mascarillas de gran hidratación. Suelo usarlas dos veces por semana, a última hora, leyendo o viendo la tele. Al principio me costaba un poco usarlas, pero luego ya me he acostumbrado y me gusta esa sensación de llevarla puesta y, sobre todo, cómo queda la piel de suave.

También compré el pack dorado (que sale en la foto de arriba) con componentes anti-edad. Aún no lo he estrenado. Lo cómodo es que vienen las mascarillas en una caja de plástico que mantiene la humedad siempre que la cierres bien, así que duran un montón.

El pack dorado me costó 1600 yenes (libres de impuestos por ser extranjera, luego os contaré), es decir, unos 13€.


Aqualabel Shiseido

- Línea Aqualabel roja, de Shiseido.

Volvemos a encontrarnos con la marca por excelencia que tantos y tan buenos productos tiene y de la que sólo nos llega la línea de Ginza, es decir, la más cara.

Aqualabel es una gama cosmética de alta calidad y buen precio. La componen diversos productos: lociones, tónicos, limpiadoras, mascarillas y cremas. Aún no las he estrenado porque tengo otras cremas en uso, pero según las críticas leídas son estupendas y tienen componentes anti-edad e hidratantes.

La crema, llamada Special Gel Cream, tiene textura algo gelatinosa y también es un gran éxito cosmético ya que comparando con otros productos, estaba agotada o con muy pocas existencias en donde pregunté.

El colágeno y el ácido hialurónico son dos de los ingredientes estrella de esta línea de cosméticos que, como todos los del post, tienen un precio estupendo. No recuerdo producto a producto, pero oscilaba entre los 1500 y 2000 yenes cada uno (11-15 euros). Como veis, muy competitivos.


Cosmética japonesa Tsubaki


- Tsubaki, cuidado capilar de Shiseido.

De todos los productos que compré, que son unos cuantos, estos son los que más abultan. La línea para el pelo Tsubaki de Shiseido también pertenece a gran consumo, con lo que el buen precio está asegurado y la calidad también. El tamaño es enorme: 500 ml del champú y acondicionador y 200 del tratamiento.

El ingrediente estrella es la camelia y promete dejar el pelo regenerado y brillante. Espero que lo cumpla, porque lo tengo ahora bastante seco y fino. Aún no los he estrenado pero la cosa tiene buena pinta y por el precio que pagué está bien justificado el esfuerzo de traerlo a España. El champú cuesta unos 800 yenes (6€), así que ¿es o no una buena compra?.


¿Dónde puedes comprar todos estos productos estupendos y otros tantos que no conozco y que posiblemente sean geniales?

Pues es muy fácil. Todos estos productos los puedes encontrar en "drugstores" o droguerías que llaman la atención de lejos por lo abigarrado de la presentación de los productos, como ya he dicho más arriba.

Yo fundamentalmente compré en Matsumoto Kiyoshi y en Don Quijote (Donki, para los amigos). La primera es una cadena de droguerías repartidas por todo el país con un logotipo amarillo y azul que se ve de lejos. Así a bote pronto os puedo decir que hay Matsumotos en lugares tan turísticos como la calle Takeshita en Tokio (en el barrio de Harajuku), la calle Ameyoko (en la que el tren pasa justo por encima de la tienda, que tiembla cada vez que sucede), o varias en Shinjuku.

En Kioto yo pasé varias veces por la de la estación, ya que nuestro hotel estaba bastante cerca de esta última.

Asimismo en la tienda libre de impuestos Don Quijote (con un pingüino de logotipo, que no consigo relacionar con el personaje del nombre) también podréis comprar. En Shinjuku o en el centro comercial Avanti de Kioto, además abierto hasta las doce de la noche, hice yo algunas compras.

Tened en cuenta que podéis quedar exentos de pagar los impuestos, con lo que las compras salen aún más baratas. Para ello tenéis que presentar vuestro pasaporte y al pagar os harán el descuento u os dirán que paséis por otro mostrador para haceros la devolución de las tasas. Luego meterán las compras en bolsas cerradas para que no las abráis antes de salir de Japón. Yo no usé nada sobre todo por no traerme abiertos productos en la maleta, pero no me pidieron en ningún momento en la aduana enseñar las compras. Simplemente cogieron los tickets grapados al pasaporte.

El éxito de estas compras es tan grande que en el Donki de Kioto había una chica de Hong-Kong que se llevaba nada más y nada menos que el equivalente a 700€ en una cesta de cosméticos. ¡Una locura!

Tienda de Matsumoto Kiyoshi
Matsumoto Kiyoshi. Imagen de Wikimedia Commons con licencia Creative Commons 3.0.

- Compras en Daiso o todo a 100 yenes.

Entrar en un Daiso es una experiencia recomendable, aunque sólo sea para curiosear. Puedes encontrar souvenirs tradicionales, objetos de papelería muy chulos y ¡cómo no! cosmética a 100 yenes (0,76€ ).

Entre las cosas que ofrecen están las limpiadoras de puntos negros, hechas de carbón activado, las mascarillas individuales untadas por sustancias tan exóticas como la perla negra, o infinidad de adminículos como esponjas de maquillaje, gorros de baño, mascarillas encapsuladas, etc.

Productos de Daiso


- Compras en Yojiya o la delicadeza de la belleza tradicional.

No quiero terminar este post sin referirme a un lugar precioso y a unos productos que tienen su origen en los cuidados de belleza de las geishas: Yojiya.

En la foto cabecera del post podéis ver un cuadrado con un rostro reflejado en un espejo, el símbolo de la marca. La delicadeza está asegurada y la calidad también en sus famosos "abura torigami" o papel absorbente de la grasa facial.

A la mujer japonesa le gusta tener el rostro limpio, impoluto y mate (a ser posible, teniendo en cuenta la humedad que hay). Las tiendas de Yojiya abundan en Kioto, de donde es originaria la marca, y son realmente bonitas.

Podéis encontrarlas, por ejemplo, en Arashiyama, en la zona del templo Kiyomizu-dera (más concretamente en la calle Sannenzaka), o en la estación de Kioto. Si lo dejáis para el último momento, también podéis haceros con algún producto de la marca en el aeropuerto de Narita, en el de Haneda (estos dos en Tokio) y en el de Kansai.

Por cierto, ninguna marca ni tienda ha patrocinado este post, que se basa en experiencias vividas libremente (y pagadas de mi bolsillo).

Así que, si te gusta cuidarte y además buscas buena relación calidad-precio, Japón será tu paraíso particular.

5 comentarios :

  1. Qué buen post!!! Me ha encantado!! Aun no tengo previsto ir a Japón, pero estoy deseando! Así que anotado queda ;-) Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te guste. Se trata de hacer algo muy práctico e informativo. Espero haberlo logrado. Gracias a ti por leerlo.

      Un saludo viajero.

      Eliminar
  2. Nunca pensaba que los japoneses fueran tan coquetos. Por cierto que información más detallada.
    Saludos viajeros
    LoBo BoBo

    ResponderEliminar
  3. ¡Me ha encantado este post! A todas nos gusta descubrir chollos como estos y si, además son productos de calidad, la información sobre los mismos es un tesoro.
    Así que, muchas gracias por compartirla, lo tendré muy en cuenta para dejar hueco en la maleta cuando visite Japón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Madre mía! Mira que a Isa le gustan los potingues, suerte que nadie escribio un post como este antges de marchar allí... Suerte para mi, claro.
    Un post muy original.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.