25/9/17

Hotel Saiaz Getaria

Dormir en el Hotel Saiaz Getaria es hacerlo en un balcón abierto al mar. Es una de las mejores opciones de alojamiento en el centro de esta localidad guipuzcoana, cercana a San Sebastián. Hoy os cuento aquí nuestras impresiones de un hotel pequeño y bien cuidado.

No hay demasiados alojamientos en Getaria, así que tuvimos suerte de encontrar habitación en el Hotel Saiaz cuando reservamos en mayo, ya que queríamos la habitación para agosto, plena temporada alta.

Teníamos ganas de norte, ganas de Cantábrico y de fresco después de un verano inusualmente caluroso "sufrido" entre las dos Castillas y el viaje a Japón.

Así, cuando llegamos a Getaria poco después de comer nos gustó ver que la brisa hacía que la temperatura fuera de lo más agradable y tras rodear la pequeña rotonda que hay delante de la oficina de turismo de la localidad, seguimos las indicaciones para entrar en la estrecha calle del hotel.

Una de las cosas buenas de este establecimiento es lo céntrico que está. Teniendo en cuenta que Getaria es pequeño, a lo mejor no parece de importancia, pero lo es ya que hay establecimientos arriba en el monte que están en Getaria pero para los que necesitas sí o sí coche para moverte.

Lo complicado es encontrar aparcamiento, aunque siguiendo las indicaciones de la recepcionista y con un poco de suerte, encontramos hueco cerca del Museo Balenciaga. Eso sí, no lo movimos en los cuatro días que estuvimos allí.

Mirador habitación Saiaz Getaria

Para llegar al hotel y descargar el equipaje lo mejor es entrar en la calle Roke Deuna, bajar todas las cosas y seguir adelante hasta un ensanchamiento de la vía donde se puede dar media vuelta y retroceder. Así hicimos nosotros el día de llegada y el de regreso.

El Hotel Saiaz Getaria se sitúa en el bonito centro histórico de la villa, en una torre del siglo XV acogedora y restaurada adecuadamente a los tiempos actuales.

La recepción es pequeñita pero bien atendida y en este caso fue Javier el primero en subir a la habitación acompañado por la chica de recepción, mientras aparcábamos.

Como necesitábamos cama supletoria elegimos la última habitación doble con mirador para poder instalarla. El hotel es pequeño y sus diecisiete habitaciones se reparten entre las que dan al casco histórico y tienen paredes de piedra y decoración más clásica y las que dan al mar. Así era la nuestra.

Exterior Saiaz Getaria


Las dimensiones del cuarto no eran especialmente grandes pero contaba con zona de escritorio, armario empotrado amplio y, sobre todo, una pared toda acristalada por la que "entraba" literalmente el mar a cualquier hora del día.

Nada más abrir la puerta la impresión fue mayúscula, ya que el Saiaz cuelga sobre el acantilado que da a la playa de Gaztetape donde a muchas horas del día veíamos a los surferos coger olas.

Esos grandes ventanales no fueron inconveniente para dormir a oscuras porque había una persiana automática que cerraba perfectamente. Menos mal, porque si no la claridad hubiera sido inmensa. El rumor del mar y también el de la lluvia una noche de tormenta fueron alicientes a la hora de conciliar el sueño.


Habitación hotel Saiaz Getaria


El cuarto de baño era pequeñito pero bien aprovechado con puerta corredera y ducha al fondo, y las camas eran bastante cómodas. La supletoria de Javier tenía el ventanal al lado, pero no había problema, él no tiene vértigo.

El hotel cuenta también con algunos espacios comunes, como un salón en el primer piso. En él hay una terraza con pretil transparente de cristal que no quita la vista y con sofás en el interior, ideales para leer con vistas al mar o tomar una copa cuando vuelves de cenar en alguno de los muchos lugares que ofrece Getaria.

Saiaz Getaria decoración interior

Por la mañana el desayuno se sirve también con vistas, lo que hace posible que uno remolonee mientras mira el ir y venir de la gente, de los coches por la carretera de la costa y de los surfistas en la playa.

El bufet del desayuno está bien y se compone de dulces variados, embutidos y quesos, fruta, tostadas, zumo natural y bebidas calientes. El precio es muy asequible (9€), así que merece la pena gozar de las vistas y salir desayunado a conocer la zona.


Desayuno con vistas

El personal del hotel Saiaz Getaria es de lo más amable. Enseguida nos dieron información sobre lugares a visitar en la zona (Zumaia y Zarauz), así como de sitios para comer en Getaria.

Para movernos por allí sin duda recomiendo el autobús, que tiene la parada a escasos dos minutos andando del hotel y que te lleva por poco dinero y bastantes horarios al centro de San Sebastián, a las playas de Zarauz o a conocer Zumaia.

Atardecer desde el Saiaz Getaria


Si quieres conocer esta parte del País Vasco, no dudes en alojarte en este establecimiento cuidado y con encanto. Estarás bien atendido y el Cantábrico te arrullará.

Lo mejor del hotel Saiaz Getaria: su localización entre el mar y la zona antigua del pueblo.
Lo peor del hotel Saiaz Getaria: que no tiene aparcamiento y hay que ir en busca del mismo, especialmente complicado en temporada alta.

Si quieres reservar en el Saiaz sigue este enlace y ayudarás al mantenimiento del blog.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.