26/4/18

Museo de las Villas Romanas de Almenara-Puras, Valladolid

El Museo de las Villas Romanas ha sido uno de esos hallazgos casuales que de vez en cuando tenemos en nuestros viajes por España.

La pasada Navidad, camino de Olmedo y buscando en internet, vimos que en la pequeña localidad de Almenara-Puras, muy cerca de la villa del Caballero, está este museo dedicado por entero a las villas romanas.

 Las villas romanas son las viviendas rurales, rodeadas de una gran extensión de terreno, que se convirtieron durante el Imperio en centros de producción y explotación agrícola. En España abundó este tipo de edificación, y buena muestra de cómo funcionaban y estaban conformadas da este Museo.


  Mosaico de Pegaso en el Museo de las Villas Romanas

El Museo se encuentra en la Nacional 601, que va desde Valladolid hasta Adanero, en el kilómetro 137. Verás unas grandes letras (MVR) que lo señalan y no sé si tendrá muchos visitantes, pero el día que fuimos nosotros, un ventoso y frío día de diciembre, éramos casi los únicos.

El Museo de las Villas Romanas se divide en tres espacios:

- el Museo propiamente dicho, en el que se muestra a través de maquetas, reproducciones, piezas originales y paneles, cómo era la vida en las villas rurales del Imperio Romano.

- la recreación de una casa de los últimos años del Imperio, que se visita a través de espacios tematizados pero que tiene un horario más corto que el Museo. Vamos, cuando llegamos ya nos avisaron de que no la podríamos visitar porque ya había cerrado.

- la Villa Romana, o más bien los restos de la misma, tal y como se han recuperado en una excavación arqueológica que se visita sobre pasarelas y que a mí es lo que más me gustó.


Letras en la entrada del Museo

De  todos los elementos expuestos en el Museo, quizás el más interesante sea la maqueta de la villa romana. Entender la mezcla entre lugar residencial y de ocio y de producción y agrícola es interesante a la hora de conocer aspectos no sólo económicos, sino también iconográficos y constructivos.

El espacio del museo está dividido en diferentes temáticas tan diversas como:

- qué es una villa romana y  sus diferentes tipos
- actividades económicas en las villas
- las villas y la naturaleza
- el ocio
- la religión
- el ocaso de las villas



Maqueta de una villa en el Museo de las villas

Todos los elementos ayudan a la hora de mostrar cómo funcionaban las villas romanas y así poder contextualizar lo que seguidamente pasaremos a ver, que no es otra cosa que los restos de la villa que aquí se situaba y en torno a la cual se creó este museo.


Una vez que has visitado esta exposición sobre la forma de vida en las Villas y sus múltiples actividades, se sale del edificio y tras unos cuantos metros, se pasa a una especia de gran nave que protege los restos arqueológicos.

Mediante una serie de pasarelas elevadas, el visitante se puede hacer una idea de la distribución de la villa original. Patios, habitaciones de recreo, zonas para recibir y hasta unas termas (gran lujo en la época) pueden verse y sentirse gracias a las cartelas informativas que te sitúan en el plano de la planta  para que sepas exactamente en qué lugar te encuentras.


Restos de la Villa Romana


La casa se edificó en el siglo IV y hay constancia de que estuvo habitada hasta el siglo V. Alrededor de dos patios se articulan 30 estancias, lo que da buena idea del gran tamaño de la villa.

Se puede ver perfectamente la separación entre las distintas habitaciones a través de los restos de muro y de las marcaciones realizadas con diferentes materiales. Casi la mitad de los suelos de la villa estaban recubiertos por mosaicos; otra razón más para pensar en la prosperidad económica de los dueños.


Diferentes suelos de mosaico en el Museo de las Villas


Los mosaicos de la villa romana de Almenara-Puras no son figurativos en su gran mayoría. Los motivos geométricos son preponderantes en tonos terrosos: verdes oscuros, ocres, granates, etc.

Las estancias más decoradas eran, lógicamente, aquellas consideradas más importantes. Así, hay que señalar el precioso mosaico dedicado a Pegaso en uno de los salones. Se cree que fue representado el caballo favorito del amo de la villa.




Paseando por las pasarelas conviene llegar hasta el final de cada recorrido para no saltarnos lugares tan curiosos como este pequeño espacio que ocupan las termas. Con su sistema de calefacción y refrigeración los romanos crearon un lugar de esparcimiento y a la vez de negocios o de política (si se terciaba).

El "caldarium", el "tepidiarium" y el "frigidiarium" eran estancias siempre presentes que muchas veces se decoraban con motivos marinos, para dar cuenta de en qué lugar nos encontrábamos. En este caso distintos peces e incluso algún delfín nos saludan desde el fondo de la pequeña piscina de miles de años de antigüedad. El horno que calentaba el agua pudo haber causado los daños que se aprecian en el centro del mosaico.

Mosaicos termas

Alrededor del patio de entrada se distribuían las distintas estancias: las dedicadas a la vida pública y de recepción y las más privadas, que se situaban más allá de la sala de Pegaso.

El gran salón de los banquetes con mosaico de ánforas, o el de cabecera pentagonal, llaman la atención por su tamaño y decoración.

En uno de los laterales se puede ver una maqueta a tamaño real de cómo se construían las casas en la antigua Roma. Otro elemento interesante y didáctico del Museo de las Villas Romanas.

Hubiera estado bien poder ver la recreación de la casa romana a través de los ocho espacios que la componen. Comprobad antes de ir el horario de la misma, para que así la visita sea aún más completa.

Además, si vais con niños hay un pequeño parque infantil tematizado en la antigua Roma, para que todo quede situado en el espacio y en el tiempo de la Villa.



Solado del comedor



Datos prácticos del Museo de las Villas Romanas


Carretera Nacional 601, Valladolid-Adanero, kilómetro 137.

Horario de apertura

Del 1 de abril al 30 de septiembre

Lunes cerrado, excepto festivos

Martes a domingo: 10:30 a 14:00 y de 16:30 a 20:00


Del 1 de octubre al 31 de marzo

Lunes cerrado

Martes a domingo: 10:30 a 14.00 y 16:00 a 18:00


Cierra el mes de enero y los días 24, 25 y 31 de diciembre.


Precio de la entrada: 3€ Conviene mirar los precios y posibilidades de entradas combinadas con otros lugares de la cercana Olmedo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.