19/7/18

Restaurante El Mirador, Alcalá del Júcar

El Restaurante El Mirador en Alcalá del Júcar ha sido una de esas sorpresas gastronómicas que merecen ser comentadas y recomendadas a todos.
Se encuentra en la comarca denominada La Manchuela, en la pedanía de Las Eras, perteneciente al municipio de Alcalá del Júcar.

Este es sin duda alguna uno de los pueblos más bonitos de la provincia de Albacete y también forma parte del selecto grupo de los Pueblos más Bonitos de España.  Pues bien, una tarde noche de este verano nos hemos ido a cenar allí, llegando justo a la caída de la tarde para no perdernos uno de los platos fuertes del lugar.

A menos de una hora de la capital albaceteña se encuentra Las Eras y allí, siguiendo alguna indicación que otra aparece enseguida la entrada del Restaurante El Mirador.


Vista al atardecer


Fue inaugurado en el año 2005 y desde luego no puede estar mejor situado, ya que se disfruta de la mejor vista sobre Alcalá del Júcar que te puedas imaginar. Y eso es mucho. 

Alcalá del Júcar es el pueblo perfecto: tiene de todo, río, castillo, casitas en cuesta, mucha historia y desde hace un tiempo un restaurante para disfrutar como nosotros hicimos hace unos días.

Lo que se ve al entrar en el restaurante


Puedes elegir dónde sentarte al hacer la reserva y desde luego te recomiendo en las noches de verano su precioso jardín colgante sobre la hoz del Júcar. No sólo por disfrutar en primera fila de la vista, sino también por el fresquito que se agradece en los días de pesado calor manchego.

El salón del restaurante también se vuelca sobre la hoz y cuenta con unas enormes cristaleras que permiten disfrutar de la vista aunque estés a cubierto.

Nuestra mesa estaba en el jardín y era sencillamente una enorme piedra granítica con origen posible en alguna antigua construcción. Aún guardaba el calor del día.

La carta del Restaurante El Mirador es amplia y cuenta con carnes a la brasa, pescados, platos tradicionales, calderetas y postres caseros. Como era día de diario no estaba disponible por la noche el menú. No había problema, comimos a la carta compartiendo al centro unos cuantos platos a cual más rico.

Tomamos lo siguiente:

- Micuit de pato
- Pulpo crujiente
- Secreto de ibérico
- Canelones de gambas y espinacas
- Tarta de la abuela
- Arroz con leche

Para beber fuimos bastante frugales ya que íbamos en coche. Los platos eran lo suficientemente grandes para ser compartidos entre cuatro adultos, la presentación muy cuidada y la calidad buena.

Pulpo crujiente en El Mirador

El pulpo crujiente estaba exactamente así, crujiente y exquisito. El micuit de pato fue muy generoso también en cantidad y calidad; el secreto estaba muy tierno y acompañado por unas patatas muy ricas. Quizás lo que menos me gustó fueron los canelones, pero reconozco que la mezcla de gambas y espinacas era original. 

Micuit de pato en El Mirador


A la hora del postre disfrutamos del arroz con leche y la tarta "de la abuela" (chocolate y galletas María). En ese momento en el que ya era de noche y se veía al fondo Alcalá del Júcar iluminado, todo sabía de lo más rico.

En el mirador del Restaurante

El precio es también muy razonable ya que pagamos 15€ por persona. Un verdadero lujo asequible en un entorno rural maravilloso.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES