25/9/18

Qué ver en Almería

Almería es una ciudad luminosa como pocas. Los días que hemos pasado en ella nos ha sorprendido gratamente con infinidad de lugares únicos. Hoy os traigo un post sobre qué ver en Almería, una ciudad que a veces se deja de lado en pos de las visitas del entorno natural.





Qué ver en Almería: 10 visitas singulares


La Plaza Vieja desde nuestro hotel

Siempre es importante contar con alguien de la tierra al visitar un lugar y en Almería hemos contado con la guía de María del Mar, de Cláritas Turismo, quien nos enseñó su ciudad natal desde muchos puntos de vista diferentes.

De su mano pudimos conocer la ciudad de noche, con sus leyendas y misterios; de día por sus arterias más emblemáticas y hasta subir a la Alcazaba, monumento fundamental de la ciudad a la que domina y alrededor de la que nació allá por la Edad Media. ¡Muchas gracias!

Pero, vamos por partes.


1. La Alcazaba

Uno no puede irse de Almería sin visitar su Alcazaba. Allá en lo alto de la ciudad, y muy presente en el mundo del cine, es después de la Alhambra de Granada, el recinto musulmán más grande de España.

Fue fundada por Abderramán III tras la fundación de la ciudad y delante de ella se extienden los barrios más antiguos de Almería. Consta de tres recintos bien diferenciados: dos musulmanes y uno cristiano en el que los primeros días de nuestra estancia se estaban rodando escenas de la segunda parte de "Wonder Woman".

Vista de la Alcazaba

La Alcazaba merece ser recorrida con calma, para apreciar los restos originales del primer recinto (aljibes), el muro de la Odalisca del segundo o la decoración tardogótica de la fortaleza cristiana.

La vista desde la Alcazaba te lleva, quieras o no, hasta Oriente. A mí me recordó muchísimo a las callejuelas de Marrakech.

El horario de apertura es además muy amplio, con lo que podrás visitarla al atardecer, cuando adquiere un ambiente mágico.



2. La Catedral de Almería

Si la Alcazaba es única, la Catedral es un templo imprescindible que no puedes dejar de visitar. Llama la atención, en primer lugar, su plaza, con el pavimento casi blanco y las palmeras; después te das cuenta de que tiene mucho de fortaleza y que esta es su característica más especial.

Fachada de la Catedral

Fue levantada en el siglo XVI, en 1524, tras la destrucción de la primera por un terremoto. Además servía como refugio para la población de la ciudad ante los ataques de los piratas berberiscos. Sus torreones, muros macizos y cubiertas planas dan buena cuenta de esta función.

La portadas son renacentistas y la entrada turística se encuentra en la calle Velázquez. No dudes en dedicarle un buen rato ya que su claustro, sacristía y coro (entre otras cosas) merecen mucho la pena.


3. Dos teatros singulares

En nuestro recorrido nocturno por la ciudad paramos ante los dos teatros más importantes de la ciudad. Junto al Paseo de Almería se encuentra el Teatro Cervantes, de corte historicista y preciosa terraza. Se terminó de construir en 1920 tras distintos parones. Fue en ese escenario donde tuvo lugar el asesinato de Conchita Robles, famosa actriz que volvía a las tablas esa noche, cuando su celoso exmarido la disparó desde el patio de butacas. El público asistente pensó que todo pertenecía al realismo de la obra.



Teatro Cervantes


Cerca de este teatro, junto a la Puerta de Purchena, se encuentra el otro teatro singular de la ciudad: el Teatro Apolo, del que no hay constancia del nombre de su arquitecto. Solamente sabemos que se levantó en 1881 en un estilo clásico y con posibles alusiones masónicas.

Teatro Apolo


4. Los refugios de la Guerra Civil

Sin duda es una de las visitas emblemáticas de Almería, pero nosotros no pudimos hacerla ya que no reservamos con la suficiente antelación y después no nos cuadró bien el día de apertura. En fin, otra vez será.

Habrá que volver para disfrutar de la ciudad y la provincia además de para visitar parte de esta red de más de 4 kilómetros que se extiende por toda la ciudad y que muestra el horror de la guerra en los espacios pequeños en los que se refugiaban los ciudadanos de Almería.

Sin embargo, paseando por la ciudad se pueden ver algunas entradas a los refugios que fueron diseñadas como kioscos y así se integraron en el mobiliario urbano.




5. Un caserío vasco en plena Almería

Sorprende mucho encontrarnos con este chalet que bien podría estar en Zarauz o Getaria. Fue levantado en estilo regionalista vasco en los años 20 del siglo XX y perteneció a Francisca Díaz Torres, Doña Pakyta.

Acoge exposiciones temporales y cuenta con varias salas dedicadas al movimiento "indaliano"; este fue un movimiento cultural promovido por burgueses de la ciudad y con Jesús de Perceval a la cabeza. Querían poner en valor la diferencia cultural de Almería basándose en sus antiquísimas raíces. El indalo fue tomado como símbolo del movimiento.


Chalet Doña Pakyta



6. El Cable inglés: puro ingenio

Sin duda ha sido una de las construcciones más originales de todas las que hemos visto en los últimos tiempos.

Fue ideado para llevar hasta el mismo puerto de Almería los minerales extraídos en las minas cercanas y que llegaban así por la vía férrea hasta los barcos. De allí partían hasta Inglaterra, ya que era propiedad de la compañía inglesa "The Alquife Mines Railway Limited". Fue construido en el año 1902 y es un estupendo ejemplo de la llamada Arquitectura de Hierro de la época.

Es Bien de Interés Cultural desde el año 1998.


Cable Inglés




7. Casas singulares

Pasear por el centro de Almería permite conocer un buen puñado de residencias de la burguesía urbana del siglo XIX y principios del siglo XX.

Las familias competían entre ellas para levantar las residencias más opulentas e innovadoras. En el entorno de la Puerta de Purchena destaca la Casa de las Mariposas, pero sólo hay que abrir los ojos y pasear bien por la zona antigua, bien hacia el Paseo de Almería donde se empezó a expandir la ciudad.

En la imagen se puede ver la casa en la que habitó García Lorca durante los años en que fue alumno del profesor Antonio Rodríguez Espinosa.


Casa de Federico García Lorca


8. Plazas hermosas y recoletas

Si paseas por el Centro Histórico de Almería te encontrarás con plazas que surgen a la vuelta de la esquina. Así la Plaza Vieja o de la Constitución, donde está el ayuntamiento de la ciudad, o la mencionada Puerta de Purchena.

También la Plaza de la Catedral o la de los Burros están entre las que más veces visitamos, ya que se encuentran en el centro urbano, que tanto gusto da pasear.


9. El Parque Nicolás Salmerón

Este bonito espacio urbano, que sin remedio me ha recordado mucho a Alicante y su Explanada, se sitúa entre el puerto y el resto de la ciudad. Es ideal para pasear entre sus inmensos y tupidos árboles que tanta sombra dan.

Los arquitectos Guillermo Langle y José María Acosta se encargaron de acondicionar las dos partes en las que se compone: el Viejo y el Nuevo.


Parque Nicolás Salmerón un Indalo



10. Una ciudad de cine

Almería es tierra de cine y eso lo sabemos todos desde la época de los spaghetti-western en el desierto de Tabernas. Pero lo que yo no sabía es que también en la ciudad se han rodado infinidad de películas.

Buena cuenta de ello dan las placas informativas que te encuentras en muchos rincones donde te explican qué película se ha rodado en tal o cual lugar.

"Lawrence de Arabia", "Indiana Jones y la última cruzada" o "Conan el Bárbaro" se han rodado en Almería. Y los días que estuvimos asistimos al rodaje de una escena en la Plaza Vieja, delante de nuestro hotel, así como compartimos terraza (sin saberlo) con Gal Gadot, protagonista de "Wonder Woman".

En una plaza del centro, la estatua de John Lennon tocando la guitarra recuerda los días pasados en Almería rodando "Cómo gané la guerra". La película no fue gran cosa, pero se inspiró lo suficiente como para componer "Strawberry fields forever"


John Lennon



Si te ha gustado este recorrido y quieres ir a Almería sigue este enlace de afiliación para reservar hotel y colaborarás con el mantenimiento del blog.

2 comentarios :

  1. Mira que he ido años a Almería, pero con pocas ganas, la verdad. Eran día de playa en Almerimar y además de conocer alguna otra playa y el Cabo de Gata, poca cosa hice. Una vez que llegué en avión si decidimos quedarnos a conocer la ciudad y cenar allí. Pero además de la Alcazaba, la Catedral y alguna calle alrededor, poco más vimos. Con tu post me has mostrado una cara de la ciudad más interesante y que me hace pensar en darle una segunda oportunidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué curiosa la casa vasca! Uno no espera encontrarse un edificio así en Andalucía. Almería es uno de mis pendientes de la zona y por lo que veo tiene muchos atractivos. Me interesa el tema de visitar los refugios de la Guerra Civil, así que tendré en cuenta lo de reservar con antelación para poder visitarlos.

    ¡Un saludo!
    Eva

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES