25/10/18

Formigal: un destino de esquí y mucho más

Aún recuerdo las vacaciones que fui a esquiar a Formigal. Nos esperaba un viaje largo desde Salamanca, pero merecía la pena ya que pasábamos unos días con un cambio de aires innegable y practicando un deporte que me gustaría retomar algún día. Formigal es un destino de esquí, pero cuenta con unos alrededores impresionantes que lo hacen aún más atractivo.

Hoy os cuento qué podéis hacer en una escapada a Formigal ahora que apetece pensar en deportes de invierno y excursiones de montaña.




Qué hacer en Formigal


Pistas de esquí



1. Puedes, obviamente,  esquiar en el dominio esquiable más grande de toda España, ya que cuenta con 176 kilómetros que podrás recorrer en pistas de todos los niveles. Fue uno de los sitios en los que yo me inicié en el esquí, y a día de hoy cuenta con 14 pistas verdes, 34 azules, 52 rojas y 42 negras. Vamos, pistas de esquí para principiantes y para auténticos expertos en el esquí alpino. Los mejores precios para esquiar en Formigal están en Esquiades.com


2. Formigal se encuentra en el Valle de Tena y cuenta con un montón de lugares repletos de atractivos y bastante cercanos. Comparte nombre con la menos conocida Panticosa (estación de esquí Formigal- Panticosa), ya que están bastante próximas. Aunque no quieras hacer deporte ese día, te recomiendo que te acerques hasta esta pequeña localidad y subas a su maravilloso Balneario. 

Se trata de un conjunto de edificios junto a un lago y en medio de un circo de montaña. Allí también pasé unos cuantos veranos. Por entonces sólo había edificios de corte decimonónicos que ahora se han arreglado y transformado. 

No dejes de probar las aguas termales que surgen a más de 50 grados y que fueron un atractivo utilizado en la época romana. 

3. En estos años que han pasado desde que no voy por allí, que son muchos, han abierto gran cantidad de alojamientos con encanto y arquitecturas espectaculares. Pero quizás una de las experiencias más curiosas que ofrece esta estación es la posibilidad de pasar la noche en Las Mugas. 

En esta especie de iglús con vistas y totalmente confortables podrás disfrutar de unas panorámicas únicas de las estrellas en mitad de la noche invernal. Además aprenderás de mano de los guías cómo vivían los pastores pirenaicos o cómo se orientaban los contrabandistas que pasaban hacia Francia por esta zona de alta montaña. 


4. Otra de las actividades que más me llaman la atención de todas las que tiene que para ofrecer Formigal es la llamada "Noches de la Glera". Se trata de cenar en una pequeña cabaña, a más de 2.000 metros de altitud y a la que únicamente se puede acceder si vas en máquinas pisapistas.
Una vez allí, probarás gastronomía de alta montaña con carnes a la brasa,  postres y bebidas que se enfrían directamente en la nieve y el hielo.

Nieve


5. A pocos kilómetros de Formigal se encuentra Sallent de Gállego, de hecho a su municipio pertenece la estación de esquí. Se trata de un pueblo de alta montaña con mucho encanto situado al pie del embalse de Lanuza. El río Gállego lo atraviesa, y entre casas blasonadas de piedra, se encuentra la iglesia de La Asunción, de estilo gótico y declarada Bien de Interés Cultural.

Sabiñánigo es otro de los puntos de interés de la comarca, ya que se sitúa a apenas 38 kilómetros de la estación de esquí de Formigal-Panticosa. Cuenta con un interesante núcleo urbano y con patrimonio que abarca desde una casa abacial hasta el ábside de una iglesia de estilo lombardo que fue trasladado a la localidad para evitar su pérdida.


6. Una gran opción según se va hacia Formigal es hacer una parada en Jaca. Está cerca de nuestro destino, es verdad, pero creo que es una de las localidades más hermosas de Aragón y que bien merece como mínimo dedicarle unas horas.

Un paseo por Jaca nos llevará a conocer su Ciudadela, una fortificación de uso militar que se inició a finales del siglo XVI y terminó en el XVII y que recuerda a algunas de las que hemos conocido en lugares de Italia. Su planta es un pentágono y el escudo de los Austrias está bien presente en la portada.

No podemos pasar por alto la románica catedral de San Pedro, que es Bien de Interés Cultural desde el año 1981. Su construcción se inició en 1077 y fue terminada en 1139, plena época del Románico. Fue además obra de influencia en el norte de la Península. Entre sus características más particulares hay que señalar el motivo de ajedrez y las llamadas bolas jaquesas que aparecen en la decoración de columnas y capiteles de manera muy original.

El Museo Diocesano, la Torre del Reloj o varios conventos e iglesias son buena excusa para acercarnos a Jaca en un descanso de las jornadas de esquí en Formigal, o bien de camino de ida o de retorno.



Ciudadela de Jaca


Pues hasta aquí llega el recorrido por algunas de las cosas que podréis hacer si vais a Formigal este invierno. Es sin duda un lugar único para practicar el esquí y además tendréis a mano patrimonio, spas, pueblos con encanto y un paisaje espectacular. Con todo esto ¿cómo podemos quedarnos sin ir?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES