23/11/18

Universidad de Salamanca, edificio histórico

La Universidad de Salamanca y su edificio histórico son la joya de la ciudad. No hay duda de que Salamanca no sería lo mismo sin su histórica Universidad. Este año 2018 estamos celebrando nada más y nada menos que su 800 aniversario. Muchos actos están teniendo lugar para celebrarlo y la emblemática fachada se limpió en profundidad con este motivo.

Hoy quiero ir más allá de la Fachada Rica, como se llama, para visitar algunas de sus estancias y dejaros esta pequeña guía al edificio histórico y sus dos espacios adyacentes. No dejéis de visitarla y de contemplarla cada vez que vayáis a Salamanca. Es historia de 800 años. 

Fachada Universidad Salamanca

Universidad de Salamanca:visitar los edificios históricos



Si miramos siglos atrás veremos que la Universidad de Salamanca se fundó en 1218, cuando el rey Alfonso IX funda el llamado Estudio General, que será el germen de la universidad que conocemos. Será años más tarde, en 1254, cuando Alfonso X "El Sabio" la dote mediante cédula real de unos estatutos y de los recursos necesarios para su misión.

Es en este momento cuando se establecen las materias que se enseñarán: Medicina, Filosofía y Lógica, Gramática, Derecho Civil, Canónico y Música. También se crea el puesto de bibliotecario o estacionario y será la Universidad de Salamanca la que tenga la primera biblioteca entre todas las universidades de Europa.

Mediante bula papal otorgada en 1255 se dará validez universal (menos en París y en Bolonia, que tenían sus propias universidades) a los títulos obtenidos en la Universidad de Salamanca. Esa limitación espacial se abole en 1333. También hay que esperar a finales del siglo XIV para que los estudios de Teología se incluyan entre las materias enseñadas.

Con el siglo XV, en 1401, se inicia la construcción del Colegio de San Bartolomé, el primer edificio propiamente de la Universidad. Hasta ese momento las clases se daban en lugares tan diferentes como la iglesia de San Benito o el claustro de la Catedral. Años más tarde, el rey Juan II de Castilla da los fondos necesarios para la construcción del primer Hospital del Estudio, que no era otra cosa que una hospedería para estudiantes; hoy en día es el edificio del Rectorado.





Edificio principal o Escuelas Mayores


Sí, este es el famoso edificio de la Fachada Rica, en la que se encuentra cierto famoso animalillo y que parece un tapiz de piedra. Estas Escuelas Mayores comenzaron a construirse en torno a 1414 y se terminaron sobre el año 1533. 

Se llamaban Escuelas Mayores, ya que eran el lugar donde se impartían las clases para acceder a los títulos de Licenciado y Doctor. 

Del edificio original gótico podemos ver desde la calle Libreros contrafuertes y algunos pináculos. Toda la atención se la lleva la magnífica fachada.

No se sabe a ciencia cierta quién es el responsable de su factura: quizás Enrique Egas, quizás Juan de Álava. Se acabó en 1529 y lo que es seguro es que el programa iconográfico de la fachada es complejo y tuvo que ser pensado por una mente del Humanismo imperante.

En sus tres cuerpos horizontales y en las cinco calles abunda la decoración de grutescos, medallones, bustos, animales, seres fantásticos y mitológicos, elementos vegetales, etc.

El singular estilo Plateresco adquiere en esta fachada todo su significado: el oficio de cantero se asemeja al de orfebre, delicado en la realización de tanto detalle. La piedra de Villamayor, arenisca y dúctil, permite la realización de semejantes filigranas.

Los bloques que componen la fachada se trabajaban en un taller y luego se iban montando poco a poco, como si fuera un puzle. Entre otras cosas, se tenía en cuenta la perspectiva, ya que va aumentando el tamaño según se sube en altura.

En el centro, el medallón con la efigie de los Reyes Católicos sosteniendo el cetro deja claro el mensaje: "Los Reyes para la Universidad, ésta para los Reyes".

En el segundo cuerpo aparece el escudo de Carlos I con el águila bicéfala, símbolo imperial. En diferentes conchas hay representaciones de Hércules y de Hebe, su esposa, así como de Escipión el Africano y Aníbal. Frente a las virtudes que marcan estos personajes están otros menos memorables y que se sitúan en el lado izquierdo: así Venus o el emperador Heliogábalo.

En el último cuerpo destaca la figura de un papa, no queda claro cuál de todos los que fueron benefactores de la Universidad de Salamanca es. Está acompañado de prelados y cardenales. Diversas figuras de dioses grecorromanos lo rodean  a izquierda y derecha. A un lado modelos de virtud y al otro de los vicios.

¡Ah! No olvidéis buscar la famosa Rana... no os diré dónde está; pero la fachada, como habéis visto, es mucho más.

Clave de bóveda


Nada más entrar al zaguán del edificio histórico podremos comprar las entradas para visitarlo. No lo dudes, merece la pena poder pasear por ese lugar de saber e historia.

La clave de la bóveda que da acceso al claustro lleva el escudo de la Universidad de Salamanca. El claustro está compuesto por dos pisos y es de planta rectangular.

En la planta baja podemos visitar las aulas en las que se daba clase, la capilla y el paraninfo. Yo destaco las visitas imprescindibles a las siguientes aulas:

- Sin duda el aula en la que Fray Luis de León daba clases de Teología. Solamente viendo los bancos en los que se sentaban los estudiante uno puede "sentirse" por un momento 500 años atrás. Desde luego estas vigas de madera no parecen lo más cómodo para escuchar o tomar notas, pero era así y lo podemos ver en pleno siglo XXI. En una de las paredes está la cátedra desde la que los profesores dictaban sus lecciones.

- El actual Paraninfo de la Universidad, que fue aula de Teología. Era la sala más amplia ya que era la materia más demandada. Está decorado por tapices flamencos y el pendón que el príncipe Juan, hijo de los Reyes Católicos, donó a la institución. Aquí tuvo lugar el famoso enfrentamiento entre Miguel de Unamuno y Millán Astray en 1936.

- El aula dedicada al músico Francisco Salinas, en la que se enseñaba Derecho. La Universidad de Salamanca fue la primera en contar con una cátedra de Música.

En la capilla de la Universidad, de época barroca, se encuentran los restos de Fray Luis de León.



Bancos en el aula de Fray Luis de León


Para visitar el primer piso tendremos que subir por una escalera hermosa como pocas. Está cubierta por una bóveda gótica y es de tres tramos absolutamente decorados en su balaustrada. Al igual que la fachada es de estilo Plateresco y representa una alegoría sobre las edades del hombre y la sabiduría. Veréis músicos, bailarines, cortesanas, etc. como muestra de un paseo vital en pos del amor puro.


Escalera del Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca


Otra de las joyas de la Universidad de Salamanca es sin duda la biblioteca. A ella se accede a través de una puerta preservada por una reja del XVI. Hoy en día puedes atisbar su belleza a través de una cancela acristalada. Fue diseño barroco de Andrés García de Quiñones en su estructura, mientras que los estantes fueron obra de Manuel de Larra Churriguera. Más de cincuenta mil libros editados entre los siglos XVI y XVIII se encuentran aquí.

Las obras completas de Santa Teresa de Jesús de 1588 o la Biblia Políglota de 1568 se encuentran aquí, además de innumerables manuscritos de gran valor, como el "Libro de Buen Amor" del Arcipreste de Hita.

Como he dicho, fue la primera biblioteca universitaria que se fundó en Europa, en 1254, por orden del rey Alfonso X El Sabio, que hizo honor a su nombre con la creación de este espacio de saber.




Biblioteca barroca Universidad de Salamanca




El Patio de Escuelas


Este patio de riqueza sin igual es realmente un ensanchamiento de la calle Libreros desde el que podemos tener una vista única de la Fachada Rica de la Universidad. Quizás una de las imágenes salmantinas más emblemáticas. La estatua de Fray Luis de León la contempla desde su pedestal y los turistas se arremolinan buscando la ranita. 

En este Patio se encuentra el actual edficio del rectorado, antiguo Hospital del Estudio, de fachada gótica. Merece la pena observar antes de seguir la visita la crestería que remata el edificio con escenas eróticas y curiosos personajes. 


Vista de la Fachada y la estatua de Fray Luis






El Patio de Escuelas Menores


Para entrar en este remanso de paz salamantino hay que atravesar todo el Patio anterior y llegar a una discreta puerta de doble arco y reja. Aquí se enseñaban las materias previas a las Licenciaturas (el trivium y el quadrivium), una especie de preparatorio. Por eso su nombre de Escuelas Menores. 

El claustro es uno de mis favoritos en la ciudad por su belleza, sosiego y armonía. Los arcos mixtilíneos se suceden en una cadencia cuidada y están rematados por una balaustrada barroca. Desde el centro podrás ver estupendas vistas de la torre de la Catedral


Patio de Escuelas Menores


Algunas de las antiguas aulas son ahora salas de exposiciones, y en el lado opuesto a la entrada se encuentra la discreta puerta que da acceso al maravilloso "Cielo de Salamanca".

Se trata del único resto de las pinturas murales que decoraban la antigua biblioteca de las Escuelas Mayores. Fue pintado por Fernando Gallego, autor del retablo de la Catedral Vieja, en 1486.
Planetas, constelaciones, signos del zodíaco y estrellas se muestran en esta singular obra que podrás observar en un entorno oscuro para que resalte aún más.

Es posible, viendo este fragmento, imaginarse siquiera un poco, lo bonito que debía ser el techo completo pintado de esta manera.

Cielo de Salamanca en la Universidad
Imagen procedente de WikiCommons

Hasta aquí esta pequeña guía del edificio histórico de la Universidad de Salamanca. Para que no te pierdas nada de nada (además de encontrar la rana).

Como dice el lema del centenario "Tempus distinctum, aequabilis domus", "Distintos tiempos, la misma casa"; una casa de saber y de historia que recibe al visitante con los brazos abiertos.




Datos prácticos para visitar la Universidad de Salamanca

Horarios:

Del 16 de septiembre hasta el 31 de marzo: de lunes a sábado (excepto festivos) entre las 10:00 y las 19:00.

Del 1 de abril hasta el 15 de septiembre: de lunes a sábado (excepto festivos) entre las 10:00 y las 20:00.

Festivos y domingos: de 10:00 a 14:00.


Precios:

Entrada al edificio histórico, tarifa normal: 10€. Reducida: 5€ (estudiantes, grupos, jubilados familia numerosa).

Cielo de Salamanca: gratuita.

Menores de 12 años y miembros de USAL: gratuita.


6 comentarios :

  1. ¡Qué buen homenaje con este fantástico post Cris! Nunca la había visto por dentro y no sabía que poseía la primera biblioteca universitaria de Europa 😍
    Me encantaría visitarla algún día. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. Hay que entrar a verla porque esconde muchos tesoros y pura historia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Mira que no visitar nunca la Universidad de Salamanca las veces que hemos ido, es espectacular esa biblioteca. Cuando vuelva va a ser una de las primeras visitas que haga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro! Es visita fundamental en mi ciudad. La fachada es maravillosa pero los edificios históricos son tan interesantes y bonitos por dentro que no hay que perdérselos.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Muchos se quedan en la fachada de esta histórica Universidad y se olvidan de los tesoros que hay dentro. A mi personalmente me encantan sus patios, además de por su belleza porque mantienen intacto en sabor de tiempos pasados, y además suelen estar mucho menos frecuentados que la plaza de la famosa fachada y su rana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Claro, la ranita es demasiado famosa para mi gusto teniendo en cuenta las aulas, el claustro, la escalera y el Cielo entre otros muchos tesoros. No hay que quedarse en la fachada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES