7/7/14

Palacio de los Papas, Avignon

El Palacio de los Papas fue la razón principal de incluir Avignon en nuestra ruta por el sur de Francia, el verano de 2013. Es sin duda una obra impresionante de arquitectura civil y religiosa, y su localización en la plaza a la que da nombre impresiona cuando se llega a ella por primera vez, no dejando de sorprender en sucesivas visitas.




Palacio Papas Avignon

El Palacio, Patrimonio de la Humanidad junto con los recintos episcopales y el puente de Avignon, fue descrito como "la vivienda más bella y fuerte del mundo". Realmente merecida esta descripción, teniendo en cuenta sus gruesos muros, sus torres, sus enormes salas, sus delicadas pinturas etc.
Una perfecta combinación de edificio palaciego y fortificación que llamó la atención a lo largo de muchos siglos y que era digna morada de la corte pontificia.

Se edificó principalmente durante el siglo XIV por tres papas: Juan XXII, quien se instala en el antiguo palacio episcopal, Benedicto XII, quien construyó el Palacio Viejo, y Clemente VI, quien encargó el Palacio Nuevo.

Es pues una obra magna que testimonia los nuevos aires arquitectónicos que se van imponiendo en la época y que quedan patentes en el Palacio Nuevo, con profusión de arcos ojivales, bóvedas de crucería y vanos con molduras y decoración escultórica.

Palacio Papas Avignon palacio viejo


Los cuatro edificios del Palacio Viejo que conforman el claustro dan buena cuenta de los fines defensivos que tenía en un principio la construcción. Está desprovisto de decoración y predominan las almenas.

La sala del Gran Tinel forma una de las alas del claustro. La palabra "tinel" hace referencia a los comedores o refectorios. Aquí se desarrollaban los banquetes ofrecidos los días de fiesta, especialmente en los nombramientos de cardenales o Papas. Llama la atención la amplia bóveda de cañón que fue restituida en los años 70 del siglo XX.


Difícil es imaginarse cómo debía lucir en los banquetes cuando estaba recubierta por telas de color azul con estrellas simulando las constelaciones. Para que los invitados no vieran los preparativos y así sorprenderlos más, se levantaba un cierre de la sala, llamado Dressoir, que comunicaba con la cocina, y en él se colocaban los platos para que permanecieran calientes por la chimenea antes de servirlos.

Una de las maravillas del Palacio que no pudimos visitar por estar en restauración es la capilla de San Marcial, con maravillosos frescos del italiano Matteo Giovanetti. Nacido en Viterbo, se formó con el sienés Simone Martini y fue el encargado de la decoración de esta capilla con la finalidad de reforzar la legitimidad del Papa de Aviñón a través del programa iconográfico. Una lástima no haber podido admirarla en directo, con sus motivos urbanos representando las edificaciones locales y el delicado tratamiento de la historia de San Marcial.


Palacio Papas Estancia Ciervo



La Estancia del Ciervo se encuentra en la unión del Palacio Viejo y el Nuevo. Esta habitación fue la sala de trabajo del papa Clemente VI. Su nombre viene de la escena de la caza del ciervo que casi está desaparecida tras unos trabajos realizados en el siglo XVIII. 

En las paredes se pintó todo un bosque, con diferentes especies de árboles, arbustos y animales. Se representa la pesca, la caza de pájaros, la caza del ciervo, la caza con hurones y la caza con halcones. Del gusto suntuoso del pontífice dan buena cuenta estas representaciones profanas y lujosas en su abundancia.


La Gran Capilla fue mandada construir por Clemente VI. Es una enorme estancia de 52 metros de largo y 20 de alto. Fue decorada con telas pintadas también por Giovanetti que no han llegado a nuestros días. En esta capilla se celebraban las ceremonias pontificias; la de coronación del nuevo Papa era sin duda la que más pompa y magnificencia tenía.

En nuestra visita, en agosto de 2013, se desarrollaba en varias estancias del Palacio la exposición "Les Papesses", con obras de artistas femeninas del siglo XX. La presencia de la araña de Louise Bourgeois sorprendía sobremanera especialmente en este entorno histórico y pontificio.


Palacio Papas Avignon Gran Audiencia


Bajando por la bella Escalera de Honor, se llega a la Gran Audiencia, del mismo tamaño que la Gran Capilla que está encima. Es la obra más destacada de Jean de Louvres, arquitecto de la Edad Media que aquí demostró su valía. Cinco enormes pilares sobre los que descansan las bóvedas ojivales dividen la sala en dos naves. 

Esta majestuosa sala acogía al Tribunal de las Causas Apostólicas, órgano judicial inapelable que desde 1336 será conocido como Tribunal de la Rota ("rota" en latín significa rueda y hace mención al banco circular en el que se sentaban los magistrados). En el lado este aún se pueden vislumbrar restos de los frescos de Giovanetti que representan a los profetas del Antiguo Testamento.

El Palacio Papal se abre a la plaza del mismo nombre, bullicioso centro urbano de Avignon que cuenta con algunos edificios destacables. La visita a la ciudad de los Papas es muy recomendable en un recorrido por el sur de Francia. No defraudará al que se acerque a ella y especialmente sentirá que ha merecido la pena al visitar este lugar que tan importante fue durante un siglo de convulsa historia europea.


Datos prácticos del Palacio de los Papas de Aviñón:

Abierto todos los días durante todo el año.
Desde las 9:00 hasta las 20:00 en julio; en agosto hasta las 20:30.
De abril a junio y de septiembre a noviembre hasta las 19:00.
Resto del año: hasta las 17:45.
Cierre de las cajas una hora antes.

Precio: entrada general 11€; tarifa reducida 9€; escolares 5,5€; niños menores de 8 años gratis.

Del 12 de agosto al 11 de octubre: espectáculo de luz y sonido en el patio del Palacio: 10€.


Música para el Palacio de los Papas de Avignon:

Para ambientarnos en la época de construcción del Palacio estaría bien escuchar música de la época, como la del disco Altera Roma, con composiciones para la corte pontificia de Avignon.


Relatos de otros #POSTAMIGO que te pueden interesar:

Cuando el Papa no vivía en Roma de @aunclicaventura


4 comentarios :

  1. Me encanto el post... yo cuando estuve en marzo 2014 quede sorprendida a bien por este lugar
    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ale: es un lugar magnífico que merece mucho la pena. Hacía mucho calor cuando lo visitamos, pero aún y todo lo disfrutamos un montón.

    Cuídate mucho. Un abrazo.

    Cristina.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post... además de lo mencionado, al final hay una muy buena vinería (La Boutellerie) dedicada a los vinos de la región! También tiene acceso por atrás del palacio. Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique. Bueno es saber lo de la La Boutellerie. No la vimos, o si pasamos cerca, ni nos enteramos. Si recuerdo la tienda del Palacio con buenos libros sobre el Medievo y regalos curiosos.

      Un saludo viajero.

      Cristina.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.