5/9/14

Las pinturas de la Plaza del Capitolio, Toulouse

La Plaza del Capitolio de Toulouse es el centro de la vida ciudadana a la vez que un bello monumento. Si la fachada del Capitolio es magnífica con su frontón y sus enormes columnas, los edificios que lo rodean no desmerecen nada y contribuyen a esa sensación de solemnidad y equilibrio que aporta la plaza.

En el lado contrario al Capitolio se sitúa una bella arcada que recuerda a la de la rue Rivoli de Paris y está llena de cafés animados y terrazas que abren a la plaza durante los meses de sol.

La Arcada de la Plaza del Capitolio de Toulouse y sus 29 pinturas.

Además de la belleza del edificio y lo animado de sus negocios, hay que levantar la cabeza para mirar el techo de la arcada. Allí, en todo lo largo de su superficie, se suceden las 29 pinturas que realizó en loa años 90 del siglo XX el artista Raymond Moretti. Se trata de obras de diferente temática, pero todas tienen en común la vinculación con Toulouse y la región de Mediodía-Pirineos.

La cruzada contra los Cátaros, una gran llamarada roja de fondo de las construcciones
y del caballero blanco.


Distintos personajes, hechos históricos y acontecimientos más o menos afortunados se suceden en una lección de historia en vivo y a todo color. Desde la Venus de Lespugue hasta los tolosanos de hoy en día, todo está recordado en estos curiosos paneles que sorprenderán al viajero que vaya sin prisas.


El político Jean Jaurés junto a Carlos Gardel, quien probablemente nació en Toulouse.

Políticos (Jean Jaurés), cantantes (Carlos Gardel), santos (Domingo de Guzmán), cátaros, matemáticos (Fermat), la Guerra de España, cuyo gobierno en el exilio se asentó en Toulouse y que está representado por el miliciano de Robert Capa, todos ellos aparecen en los paneles, serigrafiados para que resistan más las inclemencias del tiempo. También la ópera, por el gran teatro que lleva por nombre al Capitolio, el pastel con el que se pintan ventanas en el sur de Francia o la aeronáutica tan presente en la Ciudad del Espacio y en la fábrica de Airbus. Todo un compendio de saber, de historia y de arte en unos pocos metros, gracias a una idea muy original.

Santo Domingo de Guzmán, fundador de los dominicos,
quien pasó tiempo en Toulouse.



También te puede interesar:
Mis Imprescindibles de Toulouse

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.