10/9/14

Pazo Los Escudos, Vigo

En el verano de 2011 pasamos unos cuantos días en Oporto y luego una semana en Vigo. Allí nos alojamos en un estupendo hotel en la ciudad pero apartado lo suficiente como para tener unas magníficas vistas a la ría, una playa pequeña y limpia y un magnífico jardín. Tan agradable lugar no es otro que el hotel del que vamos a hablar hoy: el Pazo Los Escudos.

Habitación del hotel
Javier, como siempre, probando las camas antes que nadie. 

El hotel se sitúa a las afueras de la ciudad, lo que hace fácil la llegada a través de la circunvalación, y si, como nosotros, venís del sur, es sencillo ya que no hay que entrar para nada en Vigo. Se sitúa junto a la ría, detrás de la pequeña playa de Alcabre, de arena blanca y fina, a la que se accede directamente a través del jardín. Un verdadero lujo.

Al antiguo pazo Sensat, construcción historicista de mediados del siglo XX, se ha unido un edificio contemporáneo que distribuye las habitaciones. Éstas son generosas en tamaño y permiten en muchos casos el acomodo de cuatro personas, al tener dos camas amplias (como la nuestra). Las que no dan a la ría tienen también las vistas del jardín y la pequeña piscina. Un lugar tranquilo, hecho para descansar.

Terraza y vista de la ría
La estupenda terraza de nuestra habitación, con vista a la ría de Vigo y a la playa de Alcabre.

El baño, también muy amplio, cuenta con todo tipo de detalles de calidad, como cepillos de dientes, productos de Bulgari, etc. La terraza, que en nuestro caso miraba hacia el mar, añade un espacio de estar muy agradable que pudimos aprovechar, ya que durante nuestra estancia tuvimos unos días espléndidos.

El desayuno es también muy bueno, con productos dulces y salados de altísima calidad y servido en el edificio antiguo. Se puede tomar en la terraza, junto al jardín y con el mar a pocos metros, muy adecuado para empezar el día con relax y vigor.


Los dos edificios del hotel
Los dos edificios, separados por una zona de jardín.

Las zonas comunes son numerosas; desde la sala de recepción, donde además hay una cafetería, hasta los salones de eventos en el edificio moderno, todos ellos acristalados y con mucha luz; pasando por la pequeña piscina tan agradable al atardecer y el spa (que no usamos pero que tenía un aspecto estupendo).

El diseño cuidado de la construcción nueva añade curiosidades como la escalera con forma de quilla de barco, un recuerdo marinero de la cercanía del Atlántico.


Lámparas
Grupo de lámparas en el edificio moderno.

Por la tarde, cuando caía poco a poco y hasta muy tarde el sol de agosto,  nos gustaba dar un paseo tranquilo hasta Samil (30 minutos con Javier, quien por entonces tenía 4 años) o quedarnos en el hotel disfrutando de su jardín, lleno de olores de hierba húmeda y con la cercanía del mar. Los escudos de piedra que dan nombre al hotel se exponen al visitante en una parte del jardín, mientras que por otros sitios te encuentras mesas de piedra, fuentes que arrullan y en definitiva un montón de sensaciones agradables y relajantes.


Paseo por el jardín
De paseo por el Pazo.

Para acercarse al centro de Vigo, nada más cómodo que tomar el autobús que sale a 50 metros del hotel, en la acera de enfrente. En 15 minutos más o menos te deja en la parada más cercana al puerto, donde ahora es habitual ver llegar grandes barcos de crucero.

En la cafetería del hotel pudimos cenar muy bien en tres o cuatro ocasiones, tomando algún sandwich y a un precio nada excesivo para este tipo de establecimientos. Si no te importa gastar más, el restaurante Alcabre ofrece comida más elaborada.

Casi todos los días vimos por allí al propietario del hotel, interesándose por el bienestar de sus huéspedes e incluso ayudando en la cafetería en los momentos de más afluencia, con una estupenda disposición y una vitalidad envidiable.


Atardecer
Atardecer desde el Pazo Los Escudos.


Lo mejor del Pazo Los Escudos: su situación junto a la ría de Vigo y a la vez cerca de la ciudad. Lo cuidado de los interiores y la amabilidad de todo el personal.

Lo peor del Pazo Los Escudos: a algunos les puede parecer demasiado apartado, sobre todo a la hora de buscar otros sitios para cenar.

2 comentarios :

  1. Me apunto el hotel para nuestra próxima visita a tierras gallegas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen: acertarás, seguro y no te decepcionará. Es un sitio estupendo.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.