8/6/15

San Sernín, Toulouse

De todas las visitas interesantes que hay en Toulouse, para mí la que tiene mayor importancia es la que debemos hacer a la basílica de San Sernín. Está situada en pleno centro de la ciudad "rosa" y edificada en el tradicional ladrillo que da color a la ciudad. Destaca por ser ejemplo perfecto de lo que se ha llamado "iglesias de peregrinaje".
Son éstas las más impresionantes del periodo románico, junto con las catedrales, y se construyeron en las ciudades más importantes que se situaban en el camino a Santiago de Compostela. Toulouse era ciudad de paso del camino que venía de Saint Gilles, pasaba por Montpellier, atravesaba los Pirineos por Somport y se unía a las otras rutas en Puente la Reina.


Avanzando por las calles de Toulouse, llama la atención el maravilloso campanario poligonal que se eleva grácil con sus cinco pisos de arcadas en clara competición con el cercano de los Jacobinos.

Las dimensiones de San Serrnín son grandes, como las de todas las iglesias de este tipo. Se ha dicho que era por razones espaciales, para albergar la cantidad de peregrinos que pasaban por allí. Esta es una razón convincente pero que habría que unirla a la mentalidad de la época medieval, tan lejana a nosotros: el peregrino que llegaba a estos lugares debía admirarse, abstraerse y sorprenderse ante tanta magnificencia y belleza. ¡Y claro que se consigue en esta maravilla de San Sernin!

La entrada principal es todo un compendio de ilustraciones en piedra, tan necesarias en una época en la que no se sabía leer. Escenas bíblicas narradas con gran realismo muestran a Adán y Eva, la matanza de los Inocentes o episodios de la vida de la Virgen.

San Sernín capitel


El interior es magnífico con sus 115 metros de longitud y sus 65 de altura. Tiene planta de cruz latina y cuenta con cinco naves y un transepto de tres que termina en un ábside semicircular con cinco capillas. La nave central cuenta con dobles colaterales sobre las que se prolonga la galería o triforio, típica de las iglesias de peregrinaje. 

El deambulatorio permitía a los peregrinos rendir homenaje a las reliquias de San Saturnino (Sernin), obispo y mártir al que se dedica la iglesia. Ésta se consagró pocos años después de iniciarse su construcción en 1096, aunque sólo se había levantado hasta el transepto. 

San Sernín galería
Las naves de San Sernín con la galería típica de estas iglesias.

Sobre el crucero se eleva el campanario antes mencionado. Fue construido en dos etapas, la primera de ellas en el siglo XII y con arcos de medio punto en sus tres primeros pisos; en el siglo XIII se terminó en sus restantes alturas con arcos apuntados.

El material de construcción fue el ladrillo, típico de la ciudad y de la región, que se alterna con la piedra. El ábside es una maravilla arquitectónica que hace que rodear la iglesia por el exterior sea casi obligatorio para poder apreciarlo bien.

San Sernín ábside


Obra ejemplar, fascinante e imprescindible en toda visita a Toulouse, San Sernín pertenece al Patrimonio de la Humanidad con claro merecimiento. Si tenéis la suerte de acercaros a la bonita capital, no dejéis de visitar esta maravilla del arte románico.


Datos prácticos de la basílica de San Sernín:

Plaza de San Sernín
Metro más cercano: Capitole
Horario: de junio a septiembre de 8:30 a 19:00 y los domingos hasta las 19:30.
              de octubre a mayo de 8:30 a 18:00 y los domingos hasta las 19:30.




No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.