24/10/16

Los sorprendentes números de las casas de Ré

La isla de Ré es mar y tranquilidad. Un lugar para el sosiego, cuidado en cada detalle. Como viajera curiosa que soy, me voy fijando en las cosas más inverosímiles y en Ré me han llamado mucho la atención los números de las casas.

Son casitas encaladas, con contraventanas de madera, visillos con motivos marineros en muchas ocasiones y un encanto innegable procedente de la uniformidad y del cuidado puesto en el mantenimiento de unos pueblos bellos y más o menos turísticos.

Paseando por Ars-en-Ré, La Flotte o Sainte-Marie vimos muchas plaquitas puestas en las paredes de cal para indicar la numeración de las casas, y casi todas llevaban diferentes motivos alusivos a tradiciones retenses o simplemente (supongo yo, porque no les pregunté) a gustos de los habitantes de esas casas de vacaciones en muchos casos y siempre sosegadas y bellas.


- Ars-en-Ré: el precioso y tranquilo pueblo del oeste de la isla acoge una iglesia bicolor y un montón de callejuelas floridas. Sus casas homenajean las salinas que han proporcionado la flor de sal a los gourmets desde hace siglos, a la vez que recuerdan los faros de la zona y los barcos habituales en sus puertos.






Los gatos y campanario de Ars.


El Faro de las Ballenas, en el extremo oeste.

Los salineros de Ré.



- Sainte-Marie-de-Ré: es uno de los pueblos con más población y quizás no sea el más bonito, aunque nos alojábamos en él y era realmente cómodo para acceder a La Rochelle en autobús. Sus casas también ofrecían innumerables números con motivos isleños como las antiguas casetas a rayas que había en las playas o las aves que se ven en las mismas a muchas horas del día.


Símbolos de la isla.
Casetas de baño.
Flora y fauna de Ré.


- La Flotte: es junto con Saint-Martin la localidad más turística y a la vez, el pueblo más bonito (en su centro histórico). Hay multitud de casas con fachadas repletas de flores, contraventanas de tonos pastel y numeración original que pasa por notas musicales formando criptogramas, caballos saltarines o las bicicletas en las que se mueve la población de la isla de Ré por sus innumerables rutas para bicis.

Faro de la isla.
Las bicis, tan típicas de Ré.

Caballos saltarines.

La sol en Ré.


Todo el encanto de la Isla se transmite en cada rincón, en cada detalle y, por supuesto, en cosas tan sencillas como estas.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.