1/12/16

Fracasos artísticos (decepciones, chascos y demás pifias contadas por bloggers de viajes)

No siempre los viajes salen como uno quiere o sueña y no siempre las visitas que anhelamos cumplen las expectativas que pusimos en ellas.

¿Has hecho una cola larguísima para luego decir "pues no era para tanto"? ¿Te has sentido decepcionado ante una obra de arte universal y con una fama a veces excesiva?

Hoy dedico este post en el que han colaborado un buen puñado de bloggers a lo que llamo fracasos artísticos, o sea, chascos relacionados con el arte que hemos tenido en nuestros viajes.

Los hay de todo tipo: lonas cubriendo un monumento único, imposibilidad de visitar "ese" lugar por circunstancias imprevistas, decepción ante una maravilla que no te parece tal, etc.

Y tú, ¿has vivido en tus carnes algún ¿fracaso artístico"?


- De cómo casi se gafa una maravilla del Patrimonio. Esto nos lo cuentan Pilar y Paco de Turisteando el Mundo.

Chichén Itzá era uno de los lugares de nuestro viaje a México que más ilusión nos hacía conocer. No vamos a decir que fue el principal motivo de nuestra visita a México pero sí uno de los que más nos atrajeron para ir hasta allí. Estamos hablando de un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad en 1988 y Maravilla del Mundo desde 2007.



Fracasos artísticos Chichén Itzá


Decidimos que la visitaríamos por dos veces, una desde Valladolid para ver su espectáculo nocturno de luz y sonido; y la segunda desde Mérida, ya en nuestro último día de viaje, para conocer el lugar con todo su esplendor a la luz del sol. El caso es que algo le tuvimos que a hacer a los dioses y la tomaron con nosotros porque ambas visitas se complicaron un poco.

Empezamos por nuestra visita nocturna a Chichén Itzá.

Para realizarla hay que reservar con un número de folio que te da el hotel pero no era válido y no nos enviaba otro, tuvimos que hacer malabares y contactar con la oficina de turismo y conseguir un número nuevo.

Ya en Valladolid no fue posible negociar un taxi para ir a ver el espectáculo, que nos esperase y retornar de nuevo a la ciudad. Tocaba ir en bus, la información que nos dieron sobre los autobuses que dejan en Chichén no fue buena y nos dejaron a casi 1 kilómetro del sitio arqueológico en una tarde que empezaba a amenazar tormenta.

Una vez allí, esperamos bastante ya que retrasan el acceso por la tormenta, abrieron y nada más llegar a la zona de sillas, sin ni siquiera sentarnos, no cayeron gotas de lluvia, no... cayeron "chuzos" de punta que nos mojaron hasta lo más íntimo.

Debimos dar pena al taxista que nos llevó de vuelta a Valladolid ya que cuando pudo parar nos ofreció unas camisetas de unas pasadas elecciones para secarnos. Cuando íbamos por la carretera sonó un trueno como jamás habíamos oído en nuestra vida que hizo tambalearse el coche. Los dioses nos "echaban" de allí.

No decimos nada de la cara que puso el recepcionista del hotel al vernos llegar. Al menos, en medio
del diluvio, encontramos taxi de vuelta. Todavía nos quedaba Chichén Itzá de día.

Y llegó el día de conocerlo. Habíamos contratado un guía con coche y llegó tarde, casi una hora. Un calor insoportable. Pero casi tras dos horas de camino desde Mérida llegamos al parque. Contentos de poder cumplir uno de nuestros sueños.

Cuando entramos, nos quedamos atónitos. Todos, absolutamente todos los caminos entre las estructuras arquitectónicas eran un mercado de artesanías. Aquello parecía una feria. Cómo es posible que las autoridades permitan esto, nos preguntábamos. Imposible pasear por el parque arqueológico sin que te ofrecieran algo para comprar. La tranquilidad es incompatible con Chichén.

Además era imposible hacer una foto sin encontrarte al japonés que te aparta o se pone en medio sin mirar, el coreano que chilla y chilla mucho, el que te empuja o el graciosillo que siempre sale en el fondo de la foto fastidiándola.

Aún así, Chichén Itzá es una maravilla, es un lugar que hay que conocer. Tiene merecido ser Patrimonio de la Humanidad y ser Maravilla del Mundo.


¿Que si nos gustó?, nos gustó mucho, muchísimo.
¿Que si lo disfrutamos?, no, no lo disfrutamos.


En fin, otra vez será. Cuando volvamos a México haremos ofrendas a los dioses, igual que hacían los
mayas, pero sin sacrificios humanos, para que todo salga bien.


- La Universidad de Salamanca. La joya del plateresco, tapada por obras. Contado por Jordi de Milviatges.

Cuando Cristina me propuso hablar sobre un monumento que me hubiera decepcionado por uno u otro motivo andaba yo disfrutando de la maravillosa ciudad de Salamanca. No hacía ni una hora que había regresado a esta bellísima ciudad después de 15 años de no visitarla.

Fracasos artísticos Milviatges


Mis pasos se dirigían hacia el edificio histórico de la Universidad de Salamanca mientras mi cabeza andaba pensando sobre qué podría relatar en el post colaborativo propuesto por Cristina. En esto que tomé la Calle Libreros para dirigirme hacia el Patio de las Escuelas Mayores donde podría disfrutar del más maravilloso momento del plateresco español, el que lo llevó a esculpir este milagroso retablo sobre piedra de Villamayor que supone la fachada de la Universidad de Salamanca.

Pero… ¡¡¡oh, horror!!! Cuando levanto los ojos para gozar de tan insigne monumento, no puedo creer lo que tengo enfrente: una enorme tela cubre por completo la fachada de la Universidad de Salamanca. Aprovechando que en 2018 la institución celebrará su octavo centenario, han escogido este momento para rehabilitar la ilustre fachada, en unos trabajos que durarán casi dos años. Cuando se lo comento a Cristina, salmantina de nacimiento y corazón me responde contenta, “Por fin se han puesto a restaurarla!”. Como que ¡“por fin”! ¿No podrían haber esperado unos meses a que yo la revisitara? Esta vez no podré buscar la rana esculpida ni disfrutar del fenómeno de la encendida de la fachada, cuando la piedra arenisca de Villamayor reluce más que nunca, cada tarde, al ponerse el sol.

Algo triste y cabizbajo prosigo con mi recorrido a pie por la ciudad charra. Por suerte, son muchos los monumentos que ver en Salamanca. Y de su plateresco podré disfrutar en la Catedral Nueva, en el Convento de San Esteban o en tantas otras fachadas de blasonadas mansiones. Sin embargo, me tendré que contentar con el recuerdo que me queda, de hace ya tres lustros, de la fachada de la Universidad de Salamanca. 


- El pie de mármol que supo a poco por Carmen de Viajes y Rutas.

A veces nos gusta ver cosas poco conocidas en ciudades y salirnos un poco del circuito turístico. Este fue el caso del Pie di Marmo en Roma, que hacía años había visto en un libro de arte y que tenía muchas ganas de ver. Este pie está hecho de mármol, calza una sandalia romana y mide 1,25 metros de largo. Perteneció a una enorme estatua de un templo romano, que a juzgar por el tamaño, tuvo que medir por lo menos 8 metros de alto. 

Fracasos artísticos Viajes y Rutas


Después de ver unas cuantas maravillas y tras pasar por el Pantheon y la Basílica Santa Maria Sopra Minerva, nos dirigimos a verlo por la Via del Pie di Marmo. Estábamos realmente agotados, el calor era insoportable, y por más que lo buscábamos no lo encontrábamos. Ya a punto de irnos sin verlo, vimos salir una furgoneta de reparto del lugar que estaba aparcada, en la esquina de la calle con la Via San Stefano del Cacco. Cuál fue nuestra sorpresa cuando nos dimos cuenta de que estaba aparcada tapando el Pie di Marmo.

La decepción fue enorme, el pie en sí, está bien por su talla y proporciones, pero la ubicación no se entiende muy bien, además en la pared había grafitis y bolsas de basura apoyadas en su pedestal.

Yo comprendo que Roma tiene tantos restos romanos y tantas obras que no pueden ponerlas todas en bonitos pedestales o en el centro de plazas, pero ¿no hay un sitio un poquito mejor?.


- La casi no visita a los Guerreros de Xian, por Iván Gadea de Apeadero.

Seguro que no me equivocaría si dijera que el 99% de los viajeros que viajan a Xi'an lo hacen atraídos por sus famosos "guerreros". Nosotros no éramos una excepción y, de hecho, nos habíamos apartado sustancialmente de la ruta prevista solo para visitar el museo y lugar de las excavaciones.


Como íbamos bastante apretados de tiempo, el plan era llegar en un tren cama nocturno, visitar los guerreros de Xi'an y teníamos ya comprado por adelantado otro billete de tren para irnos esa misma noche. Llegamos a la ciudad que da nombre a los guerreros, dejamos nuestras mochilas en la consigna de la estación y tomamos un bus hacía el recinto donde está la exposición. 

Fracasos artísticos Apeadero


Cuando llegamos casi se nos cae el alma a los pies: estaba cerrado todo el día por una visita oficial del presidente de Filipinas. Casi lloramos, pero era momento de actuar: ¿queremos o no ver a los guerreros de Xi'an? ¡Queremos! Así que volvimos a la estación, cambiamos el billete de tren para el día siguiente, buscamos un hotel y así, un día más tarde y sacrificando un día en Hong Kong, pudimos visitar los famosos guerreros de Xi'an. ¡Y nos encantó haberlo hecho!


- Diabarama y lo real e irreal del Palacio de Cnossos.

En 2013 no hice un viaje, sino que lo abandoné todo y me fui. No tenía casa ni cosas, sencillamente iba por ahí. Y estuve en Creta porque quería ver el famoso "Laberinto del Minotauro", la Cnossos descubierta por Evans de la que tanto oí hablar en mis años de instituto (soy de Letras Puras, me caía por todas partes: en Griego, Historia del Arte, Filosofía, Historia, hasta en el recreo).

Fui desde Polonia a Xaniá, y de allí a Heraklion, me las arreglé para encontrar el autobús que me llevara al yacimiento (con un cartel enorme en el parabrisas que pone KNOSSOS), lo tomo a primera hora y me bajo en la última parada para ver por fin la maravilla de las maravillas.

La primera en la frente, al decidirme a contratar un guía. No suelo hacerlo, pero con la súper ilusión que llevaba prefería que me explicaran bien las ruinas. Me dicen que a partir de 6 personas se crean los grupos y me hacen esperar. Me sirve en inglés, francés o español. Al cabo, me presentan a la guía de español e italiano, una estirada que me dice que tiene un grupo de cuatro y solo hace falta otra persona... En italiano. Le digo que yo no hablo ese idioma (empecé a estudiarlo al año siguiente) y me dice, no me pregunta, que bueno, que lo entiendo. Y se va con su grupo. Me quedo un poco ojiplática, hasta que reacciono para acercarme a ellos. "No me importa que hables en italiano, pero si no entiendo algo te pararé para que me lo expliques en español". En lugar del lógico "por supuesto", ya que mi precio es el mismo por guía que el de los demás, me dice "Ah, no sé, tendrás que pedir permiso a los italianos, y si a ellos no les molesta..."

Fracasos artísticos Diabarama


Bien, entré por mi cuenta y sin guía en el recinto a la velocidad que saltan los salmones contracorriente, para ir viendo la mayor cantidad de cosas inconexas que en mis casi 33 años de vida pude guardar en los RAM de mi cerebro.

Al principio, todo normal. Ruinas, algunos textos y letreros, un sendero que... Oh là là!!!! Si eso ha quedado en pie tengo que verlo. 

Vas casi corriendo con la boca abierta viendo habitaciones enteras levantadas como si hubiera sido ayer. Pintura intacta. ¿Cómo es posible?

A todo esto, sopla un vientecito que ya oyes a otros guías decir que es muy típico del peñasco donde estamos, que nos ha tocado un mal día. Ya, ya, me acabo de sacar un trozo de friso del ojo derecho, lo voy notando...

Entre unas y otras cosas llegas al momento de la verdad, el "momento dedo". Hay algunas pinturas, que no son las auténticas (éstan se hallan en el Museo Arqueológico de Heraklion), mostradas en los lugares en los que deberían haber estado, según Evans. Atención a estas dos últimas palabras: según Evans. Ahí está la clave de todo.

¿De quién es el dedo? Yo no lo sé. Evans dice que de una bailarina, pero es que además ha montado un cuadro de un tamaño considerable alrededor del hallazgo de... un dedo pintado. En la foto que os adjunto podéis ver lo que el arqueólogo encontró, rodeado de todo un mágico mundo de luz y de color. Yo le hubiera contratado en la Disney.

¿Qué pasa con esto? Pues que en la época victoriana, con toda su buena fe, este señor se engoriló y pensó en dar al mundo una visión cercana a lo que era una realidad en el mundo antiguo, y ni corto ni perezoso cogió partes de los hallazgos y los montó a lo Legoland, los pintó, y epaaaaaaa, toma Palacio de Cnossos.

Para el neófito o el que no sabe de arqueología (con no sabe más bien quiero decir que no le interesa, porque yo tampoco sé, pero me apasiona) y lo que le gusta es ir a hacerse la foto, pues es un lugar fantástico y podría decirse que espectacular, si comulgas con ruedas de molino.

Recomiendo encarecidamente la visita al museo después (y no antes) de haber visitado el enclave de Cnossos. De esta manera averiguaremos lo que es real y lo que no de lo encontrado en el área arqueológica, porque cualquier cosa puede ser una reproducción bienintencionada de un hombre que quiso instruir con un método muy, muy controvertido.


- Un arco en obras en Medinaceli por A un clic de la aventura.

Hace ya algún tiempo hicimos una escapada a Medinaceli, en Soria, para conocer su extraordinario casco histórico y, en gran parte, atraídos por su famoso arco romano. Pero cual fue nuestra sorpresa cuando nada más llegar nos encontramos el arco enfundado en una gran lona, ya que estaba en restauración. Una de las cosas que más nos apetecía ver de Medinaceli y estaba en obras. Esto de encontrarnos un monumento en obras es algo que nos pasa año tras año, y da una rabia…

Fracasos artísticos A un clic de la aventura


Pasaron unos años hasta que volvimos otra vez a Medinaceli y, esta vez, si pudimos ver el arco. Un arco que es excepcional ya que es el único arco romano con triple arquería que se conserva en España. Los romanos lo erigieron con una doble función, servía como elemento conmemorativo y, a la vez, era la puerta de acceso a la ciudad. El arco central estaba destinado al paso de carruajes y animales y los laterales, que son más pequeños, para el paso de los peatones. Aunque su decoración está muy desgastada por todo el viento que le ha azotado durante todos estos siglos, todavía conserva su encanto.


- Una Ciudad "Prohibida" de verdad para La Cosmopolilla.

Beijing iba a ser la guinda del pastel de un largo viaje en tren que arrancó en San Petersburgo: el Transmongoliano. Durante quince días habíamos recorrido las magníficas ciudades rusas y la estepa siberiana hasta llegar al lago sagrado: el Baikal, el Ojo azul de Siberia. Tras dormir en una yurta con los nómadas de Mongolia y saludar a la estatua ecuestre más grande del mundo, la del emperador Gengis Khan, las maravillas de la Ciudad Prohibida nos aguardaban tras las puertas de Tianamén...


Fracasos artísticos Cosmopolilla


Puertas que se quedaron cerradas para nosotros: esa semana se celebraba el 70 aniversario de la Guerra Chino - Japonesa, para la cual habían cerrado TODO el perímetro central: el mercado de los insectos, la plaza, la Ciudad Prohibida... Para realizar un desfile militar. Tan solo acercarse a las murallas rojas del antiguo palacio del emperador ya era una gymcana de vallas, registros, cámaras de vigilancia... Un final agridulce para un viaje legendario.


- Un jardín que no era para tanto y un palacio-centro comercial para Krisporelmundo.

Estando en Kyoto visitamos infinidad de bellos templos rodeados de preciosos y cuidados jardines con estanques, puentes, linternas de piedra... Pero no podíamos abandonar la ciudad sin ver uno de los mejores ejemplos de jardín seco japones. Este se encuentra en el Templo Ryoan-ji, y hasta allí fuimos en un autobús cuya frecuencia no era la deseada, por lo que invertimos mucho tiempo en el recorrido. Llegamos al templo, dejamos nuestros zapatos... y allí estaba el jardín. Un espacio no demasiado grande con un puñado de piedras que sobresalían entre la arena rastrillada. 

Fracasos artísticos Krisporelmundo Japón


Allí había un buen número de turistas sentados frente al jardín contemplando embelesados lo que tenían frente a ellos... Yo probé a sentarme y observar pero la primera impresión fue igual a la última: me pareció el jardín japonés más simple y feo que había visto. Dicen que observar este jardín es muy relajante, pero yo me relajo mucho más frente a un bonito paisaje o un jardín convencional, con árboles y flores. Fue sin duda el mayor y casi diría único "chasco" viajero que tuve en Japón.


El día que llegué a Split iba emocionada. Me esperaba el Palacio de Diocleciano, ese lugar con dos mil años de historia convertido en ciudad durante la Edad Media y que a día de hoy sigue habitado. La primera impresión no fue mala: un paseo junto al puerto, mármol blanco, restos de lo que fue... pero no podía verlo bien porque toda la parte inferior estaba tapada por la sombrillas de los restaurantes y cafés instalados allí. Pensé que sería algo puntual y entramos en el recinto de lo que fue el Palacio. Y ahí empezó el horror, o al menos yo lo sentí así. No era aquello de decir "hay mucha gente". Es que no se podía uno ni mover en algunos lugares. 



Gente que iba y venía, grupos de hasta 50 personas siguiendo desesperados a su guía para no perderse... no daba crédito. Colas en todas partes, hasta en la torre de la Catedral había que pedir permiso para poder disfrutar de las vistas. Y por si eso fuera poco todo está lleno de restaurantes que sacan sus mesas a la calle llenando cualquier hueco con ellas, las cuales además cubren con sombrillas que hacen imposible disfrutar de los edificios de Split. Tiendas, cafés, heladerías... Todo el Palacio de Diocleciano se ha convertido en una especie de centro comercial, sobre todo cerca de la Plaza de la Catedral. Por fortuna finalmente, cerca de la Sinagoga, encontramos algunas calles tranquilas que mantienen el encanto de antaño y por la tarde subimos al monte Marjan que nos regaló una bonita vista de la ciudad como recuerdo con el que abandonar Split.


- Florencio de Fmanega y un clásico de las decepciones artísticas: la Mona Lisa.

Te metes en cada lío, tío. A ver cómo le explicas tú ahora a todos esos expertos en arte dispuestos a despedazarte que la famosa Gioconda no es más que un fiasco. Líbreme nadie a mí de hacerlo, aunque debo admitir que, a pesar de ser una obra magistral, está en cierto punto sobrevalorada. Leonardo era un genio, es cierto, y todo lo que tocaban sus manos lo convertían en oro. Pero, ¿resistiría una comparación con Michelangelo? ¿Admitiría la Mona Lisa un simple cotejo con La Pietà? Vale, las comparaciones son odiosas.

Fracasos viajeros Mona Lisa
Foto con licencia Creative Commons de Richard Schneider.

Aunque, equiparemos obras del mismo autor. ¿Muestra el retrato de Lisa Gherardini alguno de esos sutiles rasgos humanos que delatan a los protagonistas de La Última Cena? ¿Que el tamaño no importa? Pues claro. Pero no es lo mismo poder contemplar una obra de arte en todo su esplendor que tener que hacerlo a distancia, tras la barrera que forma una legión de cabezas. Creo que me has convencido. La próxima vez que visite el Louvre le prestaré más atención a la Venus de Milo.


-  El Manneken Pis visto con los ojos de María de Tu Hobbie tu viaje.

Uno de las decepciones viajeras fue cuando vimos el Manneken Pis en la ciudad de Bruselas. No sé de cuántas maneras lo habíamos imaginado. Está situado en una zona muy concurrida de Bruselas (muy cerca de la Grand Place) pensábamos que tenía que ser algo espectacular, el sitio y la estatua mucho más. Ni lo uno, ni lo otro. El sitio es una esquina cualquiera de Bruselas, eso sí muy concurrida.


Fracasos artísticos Tu hobbie tu viaje



La estatua del niño es una figura de apenas ni medio metro que no resalta para nada, a no ser que ya sepas que estas ahí. El Niño con su pitilín es gracioso pero poco más, quizás lo interesante es lo que se cuenta de éste, cómo lo visten para los acontecimientos del país y el por qué es el símbolo de la ciudad. Para quitarnos esa decepción decidimos buscar a los otros meones de la ciudad, a la niña Jeanneke Pis y el perro meon, Zinneke Pis, este último fuera de los circuitos turísticos. Estos dos sí que nos gustarían mucho más y no nos decepcionaron. 


- Un Luxor mal cuidado por Ismael de Whattimesailing.

Desde que estuvimos en Egipto siempre que nos preguntan por él, contestamos lo mismo. Egipto es una maravilla pero nos sobran los egipcios. Es duro decirlo así pero realmente son muuuy cansinos. A los que les guste regatear y perder tiempo en poder comprar una botella de agua les encantará pero nosotros nos somos así. Habíamos leído que la gente era muy simpática y agradable y lo eran mientras soltabas dinero sin parar, en cuanto te negabas, empezaban las malas caras.


El primer golpe fue nada más llegar a Luxor, un enorme cartel con los precios al centro y el taxista nos quería cobrar el triple. Esa fue la tónica del viaje. Querer asustarnos para pagar una propina por llevarnos a unas tumbas, llevarte a lugares donde le habías dicho que no al taxista (tienda del primo, etc..), cobrarte una barbaridad por un pastelito mientras la muchacha de la caja no podía mirarte de la vergüenza que estaba pasando. Podríamos contaros un montón de situaciones por el estilo que te termina cansando y aburriendo. También encontramos a un par de personas que nos indicaron una dirección o un restaurante donde comer sin pedirnos nada a cambio.

Fracasos artísticos What time is sailing


Otra gran decepción fue la dejadez de mantenimiento que tiene todo. Basura en las pirámides, cabras dentro del templo de Luxor, luces arrancadas en el interior de la pirámide combada, un saquito de arroz para controlar la humedad dentro de las vitrinas en los museos, etc...

Es lo que tiene viajar por libre sin una agencia que lleva todo pactado, pero os decimos una cosa, si alguna vez volvemos a Egipto lo volvería a hacer exactamente igual.



- Y termino yo misma hablando de unos cuadros de Botticelli más verdes de lo normal que vi en los Uffizzi.


No es oro todo lo que reluce en el mundo del arte y así me sucedió en Florencia la primera vez que visité la Galería de los Uffizi. Fue hace muchos años y quizás las condiciones hayan variado en este tiempo.

No os podéis imaginar la ilusión que me hacía ver la obra de Botticelli en directo. Allí, en la increíble galería de Florencia están buena parte de sus obras más conocidas, y entre todas ellas reinan "La Primavera" y "El Nacimiento de Venus", obras imprescindibles del maestro del Quattrocento.

Cuál fue mi sorpresa cuando, además de estar la sala abarrotada y tener que desfilar por una plataforma sin poder pararme apenas, vi que estas dos obras tenían un extraño toque verdoso, fruto del cristal protector que las cubrían.

Fracasos artísticos Botticelli
Foto de Mr.Omega con licencia de Creative Commons.

Me quedé francamente sorprendida por esa tonalidad rara de las obras y, más aún, por el grueso cristal, extraño de ver habitualmente incluso en obras aún más famosas.

Esto me pasó en 1997, así que posiblemente en todo este tiempo hayan cambiado las cosas. Entonces me sentí como a medio gas de haber estado ante unas obras únicas que sólo mostraban parte de su belleza.


Y hasta aquí llegan estos fracasos artísticos. Gracias a todos los participantes en este divertido post, por vuestras palabras y por vuestras imágenes. Hasta las obras más grandiosas decepcionan, sobre todo cuando no se corresponden con la imagen mental que llevamos de ellas.


12 comentarios :

  1. jejejeje. He de decir que comparto varias de las decepciones comentadas. Con los cuadros y el color me pareció algo semejante con el Grito de Munch, que tenía muchas ganas de conocerlo y me pareció "descolorido". En cambio, elñ palacio de dioclecaido, si me gustó. Me gustço el hecho que se hubiera reinventado y pasase a formar parte de las misma ciudad habitada por los lugareños. Claro que, a menudo hay demasiados turistas allí. Como nosotros, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jordi. .. no es que hubiera demasiados turistas. Es que en una parte del palacio solo había sombrillas y una marabunta de gente. Entre ellos yo. Está ��claro

      Eliminar
    2. Claro, si nosotros somos parte del asunto pero la verdad es que da mucha rabia cuando vas a un sitio y ni te puedes mover.

      El "Grito" no lo he visto en directo así que no sé cómo estará aunque lo de poner un cristal tintado encima de una obra de arte me parece de "delito".

      Gracias por vuestra aportaciones.

      Eliminar
  2. Estupendo artículo. Lo raro es que todo saliera bien cuando viajas pero mira que fastidia. Jordi en 2018 a Salamanca de Nuevo, Florencio tenemos una Gioconda en el Prado y a nosotros nos gustó más que la parisina, Spit nos encantó Kris y además había poquita gente. Y Xian cerrado, " pa" morirse.... y aquí paramos para no alargar esto! Feliz ruta viajeros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja Me he reído mucho con vuestra calada de Chichén Itzá...os debió ver finos el taxista para daros las camisetas. ¡Vaya anécdota! La verdad es que esto es lo que tiene viajar, que te sorprende: la mayor de las veces para bien y otras para mal...Y luego estas anécdotas se recuerdan con humor, lo que es genial.

      Un abrazo y mil gracias por participar.

      Eliminar
  3. Buena lista no hay duda aunque lo curioso es q lo que para unos es un chasco para otros es una visita fabulosa. Esta claro que muchas veces el mismo lugar se ve distinto dependiendo sencillamente del día en que se visiten. Un abrazo tocaya y gracias por contar conmigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pasa mucho. Realmente en un mundo tan globalizado y viajero la gente se mueve muchísimo, así que en cualquier rincón suele haber más personas de las deseadas. A veces compensa madrugar o trasnochar para ver un lugar vacío (a ser posible). Así en Roma, por ejemplo. Aunque simplemente saliéndose de lo más visitado te das cuenta de la masificación general porque la cosa varía en cuestión de pocos metros.

      Un abrazo y gracias a ti.

      Eliminar
  4. Qué gracia! Comparto decepción con Jordi, hace un par de semanas de vuelta de la Sierra de Gata paramos en Salamanca para dar una pequeña vuelta, ya que hacía tiempo que no íbamos, y también nos llevamos un chasco al ver esa lona en la fachada de la Universidad.
    Y opino lo mismo que Florencio respecto a la Gioconda, ya sabía que era un cuadro pequeño, pero que además de ser pequeño lo tengas que ver tras un muro impenetrable de gente, pues te decepciona bastante.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda que estamos apañados con la Universidad! Aunque realmente necesitaba un lavado de cara. Precisamente hace 3 veranos pude subir a los andamios en una visita guiada y verla muy de cerca. En ese momento estaban puestos para hacer el estudio previo a la restauración, pero te permitían ver detalles a un palmo de distancia, lo que fue un privilegio (que se pagaba y que no sé cuanto duró).

      Uf, la Gioconda es imposible. La última vez que estuvimos en París, Javier se empeñó en ir a verla porque en el colegio le habían hablado de ella y dijo..."pero ¿es eso?". Y la vio cogido en brazos sobre la multitud, porque si no, imposible. En mi humilde opinión es una obra sobrevalorada. Me gustó mucho más la Dama del Armiño de Cracovia. Y no había nadie viéndola en ese momento.

      Un abrazo fuerte también para ti.

      Eliminar
  5. Me ha encantado leer vuestros chascos, en los biajes no siempre todo es de color de rosa. Lo que todos tenemos en común es que nos vuelve locos viajar y que a pesar de estas decepciones viajeras lo seguiremos haciendo y con gusto, ¿verdad?
    Me ga encantDo participar Cristina.
    Un abrazo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Carmen. Lo seguiremos haciendo encantados de la vida aunque nos decepcionemos de vez en cuando. Así es la vida.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Gracias por el artículo, Cris! Y por contar conmigo, ha quedado fenomenal. Desde luego no se puede pretender que te salga todo a las mil maravillas cuando viajas pero es que hay charcos que son descomunales y te causan mucha frustración... Como en mi caso no poder ver el centro histórico de Beijing.
    Lo de la Mona Lisa ya me lo esperaba je je y el manneken piss es verdad que es enano... ¡Mañana voy a verlo de nuevo! Un besito

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.