23/1/14

De Lugares y Patrimonio

Al pensar la idea de este blog siempre he querido que sea algo más que mis relatos más o menos afortunados de experiencias viajeras.

Me gustaría añadir un extra, no de conocimiento, sino de revalorización de todo aquello que hace a España uno de los países más ricos. Esta riqueza es la patrimonial y es la que, con mi modesta aportación, me gustaría resaltar.

Ayer mismo nos llegaron los estupendos resultados de turismo en España durante 2013 ( Informe de Frontur). Hemos recuperado la tercera posición mundial, desbancando a China. Hemos sido receptores de 60,3 millones de turistas que se reparten fundamentalmente entre Cataluña, Islas Baleares, Islas Canarias, Comunidad Valenciana y Andalucía. Todas las nacionalidades que nos visitan de manera significativa, salvo los italianos, han aumentado: así los británicos, nórdicos, franceses, rusos, chinos… Y salvo el negativo dato de Madrid, que desciende globalmente un 5%, el conjunto es estupendo para España.



A pesar de todos estos datos de los que debemos disfrutar al máximo, sobre todo estos días del gran escaparate internacional del turismo que es FITUR 2014, creo que sería buena labor de los que gustamos especialmente del viaje y de los que además disfrutamos de contarlo y contagiarlo, REFLEXIONAR SOBRE ESTOS DATOS, intentando extrapolarlos de un excesivo triunfalismo.

Buscando alguna razón, de las muchas posibles, no es difícil darse cuenta de que nos hemos beneficiado enormemente de la mala racha que sufren otros países ribereños del Mediterráneo. Desde el inicio de la Primavera Árabe, el turismo de sol y playa (y también cultural) se ha ido apartando sucesivamente de Túnez, Turquía, Egipto, etc. Estos países, que competían con nosotros con más fuerza cada año, están sufriendo enormemente la inestabilidad política y sobre todo la inseguridad generada por todos estos movimientos.

Para muchos viajeros la seguridad es tema fundamental a la hora de elegir destino, y puestos a viajar a un país u otro para unos días de playa, sin duda se decantarán por un destino tranquilo. Por tanto, debemos gran parte del espectacular aumento en el número de turistas a estos problemas ajenos que más tarde o más temprano se solucionarán. Lo cual nos lleva a pensar que en un futuro puede perderse parte del turismo de sol y playa, que posiblemente no hace demasiados distingos a la hora de seleccionar el destino vacacional.

¿Cómo podemos hacer que el destino de sol y playa español se diferencie de otros similares? Pues dando el valor que se merece a nuestro rico Patrimonio Histórico-Artístico, Natural e Inmaterial. Fomentando las visitas a esta riqueza de todos, que innegablemente nos hace un país único.

Somos, por detrás de Italia, el segundo país con  más bienes declarados Patrimonio de la Humanidad y creo que debemos "aprovecharnos" de ello. Aprender a venderlo, a conocerlo, a transmitirlo y a cuidarlo para que perdure y podamos disfrutarlo no sólo nosotros, sino futuras generaciones.



Desde mucho antes de poner siquiera nombre a este blog, he pensado dedicar un apartado a este tema, haciendo una pequeña aportación a una labor que debiera ser principal inversión por parte del Gobierno de turno y de las Comunidades Autónomas. En la sección Lugares y Patrimonio no pretendo más que dar a conocer, poco a poco, aquellos rincones de nuestra geografía que merecen especial protección y divulgación y que son  nuestro tesoro más preciado; y a través de sus rincones, historia y anécdotas, dar ideas al viajero para saberlos apreciar, contar y disfrutar.


Créditos
Foto de Benidorm de edomingo (Creative Commons: Atribución, No comercial, Sin obras derivadas).
Foto de la Giralda, Sevilla, de Ruth L (Creative Commons: Atribución, Sin obras derivadas).



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.