10/2/14

Viajar con Niños, Vencer la Pereza

Cuando decidimos tener hijos siempre pensamos que no nos iban a variar demasiado los hábitos viajeros. Esto no era más que un deseo, porque los niños te cambian la vida, como dice el tópico. Las necesidades y prioridades pasan a ser otras. Las tuyas desaparecen del primer plano como por ensalmo y hay que tener en cuenta al pequeño ser que depende de ti en todo. Eso sí, te cambia la vida lo que tú dejes que te la cambie.


El primer viaje que hicimos con Javier fue a nuestra tierra, a Salamanca, en tren y con el pobrecito de 4 meses llegando exhausto después de las casi 6 horas de viaje con cambio en Madrid incluido. El segundo fue a Córdoba, ya un poco más "mayor", con 8 meses y lo llevó mejor, ya que se pudo dormir en el AVE y el viaje se le hizo menos pesado.

Aquel verano hicimos nuestro primer viaje al extranjero y en avión con él. Desde entonces hemos repetido, por España y destinos europeos. Desde esta experiencia de más de 7 años, creo que puedo atreverme a dar unos consejos básicos para animarnos a vencer la pereza al tener que movilizar no sólo a nosotros sino al peque/peques de la casa. Todo esto teniendo en cuenta que Javier es un niño sano y que no tiene hermanos, lo que facilita la logística y no agranda (demasiado) el presupuesto.

- Acostumbrarlos desde pequeños: los niños son pequeños pero no se rompen. A veces nos dan reparo ciertas cosas (horas de sueño, comidas, incomodidades posibles..), pero están más en nuestra cabeza que en la de los niños. Son optimistas, curiosos y más resistentes de lo que pensamos. Los límites los hacemos nosotros mismos. Eso sí, si hasta los 12 ó 13 años no los hemos sacado de casa o de un entorno cercano y conocido, no pretendamos que se conviertan en Marco Polo de golpe.

- Siempre que el presupuesto y la organización del viaje lo permita, comprar vuelos directos. La experiencia de llegar a Barajas para coger el vuelo a Estocolmo, vía Copenhague, y que la azafata de tierra te diga que ya has perdido la conexión, no se la deseo a nadie. Sobre todo porque un viaje de 3 horas y media se alargó a 18  con una considerable paliza para todos.


Viajar con niños París
En el autobús turístico de París, año 2011 con un frío tremendo pero en la parte de arriba. Si no, no tiene gracia.



- Llevar cosas básicas del equipaje con nosotros, sin facturarlo todo. Javier en este viaje tenía necesidad de llevar el cargamento de pañales, bibes y demás porque tenía 10 meses. En una mochila llevábamos un montón de cosas suyas, y menos mal, porque cuando por fin aterrizamos en Arlanda nos habían perdido la maleta y el carro. Eso sí, en su mochila estaba todo lo que podía necesitar.

- Protestar cuando sea necesario y justo: no es cuestión de ser una gruñona/gruñón continuo, pero cuando hace falta quejarse, hacerlo. En Estocolmo, sin sillita por culpa de la compañía aérea, hubo que protestar para que nos dejaran una durante el tiempo necesario. Llegué a decirle a la persona que nos atendió que no íbamos a estar cargando con un bebé todo el día… ¡Pareció que caía de un guindo! Nos dejaron una con etiqueta y todo de SAS, aunque no debía ser muy cómoda en los adoquines  de la ciudad.


- Llevar alimentos en tamaño reducido. En la farmacia o súper de confianza te pueden facilitar  cereales y leche en polvo en sobres y ahorrarte un montón de espacio. Además, si el peque está acostumbrado a tomar comida "de bote" de vez en cuando, no extrañará sabores y le dará igual un "potito" español que uno estonio (aunque te dejes llevar por el dibujo para ver de qué está hecho). Lo que ahorrará ir con un cargamento bastante 
pesado.

Viajar con niños crucero
Cualquier sitio es bueno para tomarse un buen biberón. Crucero en 2008.


- Ser prácticos: si viajamos a sitios más o menos civilizados nos van a proporcionar cosas como cuna de viaje, toallas, gel de baño, agua caliente para biberones, tronas en los restaurantes etc..  A lo mejor no hace falta que llevemos una mosquitera a Toledo en octubre, por ejemplo, pero no conviene olvidar un plástico de lluvia según a qué zonas viajemos y en qué época del año.

- Viajar con algún entretenimiento pequeño  que les distraiga. Antes eran juguetes simples, luego cuentos y ahora alguna "maquinita" que no abulte y libros de Stilton…. Los útiles de dibujar suelen ser muy aconsejables cuando les gusta pintar.

Viajar con niños Estocolmo
Muy cariñoso en Estocolmo. Verano de 2007.

- Ser flexibles: ya sé que la rutina es buena para ellos, para su tranquilidad y la nuestra, pero hay que tener en cuenta que las vacaciones y el viaje son buenos entre otras cosas porque ayudan a salir de ella. Y eso lo podemos aplicar tanto a pequeños como a grandes. No podremos irnos a la cama a la hora de siempre, ni comer a la hora de siempre y tan variado como nos gustaría, pero estaremos más tranquilos y relajados. Seguro.

- Buscar cosas interesantes para ellos: cuando son bebés es más fácil. Los montas en el carro y ellos van donde sea, despiertos o dormidos. Lo miran todo con admiración pero se les olvida pronto. Cuando se van haciendo mayores es bueno involucrarlos en la organización del viaje, enseñarles fotos de donde vamos a viajar, hablarles de lo que vamos a ver, de qué idioma se habla allí, etc. Y una vez en destino habrá que ceder y entretenernos un poco en cosas que nos apetecen menos pero que a ellos les llaman la atención: trenes turísticos, carruseles, artistas callejeros, marionetas, jugueterías y tiendas curiosas, parques y demás.

- Elegir bien el alojamiento: en una gran ciudad conviene que esté situado en el centro o por donde vayamos a movernos, para que no nos dé pereza regresar si hay que cambiarse de ropa o simplemente echar una siesta. Cuando es posible busco que tenga piscina (en verano) y que cuente con espacio para correr y desfogar un poco. ¡Lo que da de sí una simple fuente o ver algún animal que ande por allí! El paisaje cercano y la novedad que implica también son importantes para su diversión.

Viajar con niños Cantabria
En los acantilados de Toñanes, Cantabria. Verano de 2009.

- Disfrutar del antes y del después del viaje. Según van creciendo participan de otra forma y en cierto modo dan más la lata, ya que se van haciendo más exigentes, pero a la vez son más participativos y les gusta contar dónde van a ir, opinar sobre el destino elegido y recordar después el viaje. Las guías de Mi primera Lonely Planet son un descubrimiento para preparar y no olvidar el viaje.


Espero que estas sencillas recomendaciones nos animen a viajar con esos "locos bajitos" que tan buenos ratos nos hacen pasar.


16 comentarios :

  1. Estupendas recomendaciones para viajar con bebés :) nosotros llevamos ya un par de años viajando con nuestra niña y la verdad es q quitando el inconveniente de que nos perdieron la silla en Malta y no nos dieron sustitución, el resto de los viajes sin ningún incidente. Esta claro que hay q ser flexibles cuando se viaja con niños y bebés pero creo que es un aprendizaje estupendo para nuestros peques. Me alegra ver como otros padres se animan en la conquista del mundo con biberón incluido ;) un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Verónica. Me alegro de que te gusten las sugerencias. Muchas veces nos liamos más de la cuenta y como todo en esta vida, es cuestión de sentido común.¡ A seguir viajando!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Cristina,
    Genial tu post y tus recomendaciones.

    Nosotros tenemos dos niños, mellizos de 17 meses. Vivimos en Barcelona. En su primer año de vida hicieron 12 viajes, la mayor parte de ellos a ver a los abuelos, a Castellón y Salamanca, pero también fuimos a Holanda (a ver a los primos de allí), a Asturias, País Vasco... no hay como tener a la familia lejos.
    Esperamos seguir esta tónica de viajes cuando vayan creciendo.

    Ánimo con tu blog. Me encanta.
    Un abrazo.
    Ana Alonso Martín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana. Me alegro de que te guste. Madre mía, sí que os habéis movido ¿eh?. ¡Qué bien!, vosotros sí que habéis vencido la pereza, con dos niños pequeños!!.

      Lo de tener a la familia lejos es un buen incentivo para moverse. Además creo que es cuestión de romper el hielo, armarse de "valor" y tener sentido común. Lo demás va rodado.

      Gracias por tu comentario. Un abrazo desde Albacete.
      Cristina

      Eliminar
  4. Buenas recomendaciones y coincido contigo! No hay que tener pereza para viajar con niños! Y muy cierto lo de que hay que acostumbrar a los peques desde el principio... porque sino, malo! Conozco casos de amigos que no lo hicieron... y pufff! Nosotros llevamos desde los 3 meses viajando con nuestra enana. Primero por la península y luego Europa e incluso nos hemos atrevido a un vuelo trasoceánico antes de cumplir el año.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste el post. Es verdad, te cambian la vida y la forma de viajar, pero es gratificante ver lo que les gusta. Son barreras mentales de lo adultos más que de los peques. Además, viajar es de las mejores escuelas que puede haber. ¡Qué bien que os hayáis animado a ir tan lejos!.

      A seguir haciéndolo siempre que podamos.

      Un saludo.

      Cristina

      Eliminar
  5. Hola Cristina coincido contigo en todo, menos en lo de los sabores de los potitos extranjeros: (mi hijo odia los italianos...)
    Con casi 3 años que tiene y todavia tengo que cargar con la babycook porque no come como adulto. Pese a eso ya ha estado en 13 paises, y aunque el tema de las comidas es complicado, no hay nada que me pare en viajar y disfrutar con el.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola: tu hijo es un gourmet, ja, ja. ¡Y más mérito tienes tú porque vences la pereza incluso con la babycook!. La cosa es buscar soluciones a los inconvenientes que puedan surgir.
      Me alegro de que te guste el post. Gracias por leerlo y a seguir viajando!

      Un saludo.

      Cristina

      Eliminar
  6. Absolutamente de acuerdo: los niños no son ningún problema para viajar. Solo hay que educarles desde bien pequeños, pues son mucho más moldable que los adultos.
    Suerte en tu vida de mamá viajera, a nosotros nos ha ido muy bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jordi, en ello estamos. Está cogiendo el gusanillo poco a poco de tal manera que en nuestro recién realizado viaje a Escocia le ha dado pena no que nos fuéramos, sino que no lo lleváramos con nosotros.

      Un saludo.
      Cristina.

      Eliminar
  7. Yo no tengo niños porque así lo decidí por lo que no puedo aportar nada. Solo decir que me ha parecido un post divertido y práctico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola tocaya: me alegro de que te haya gustado. Aunque no tengas hijos, puede llegar a ser útil porque intenta aportar detalles graciosos y sensatos. Los seres humanos nos ahogamos a veces en un vaso de agua y nos complicamos innecesariamente. A la hora de viajar con niños hay que ser flexibles y disfrutar del viaje que para eso hemos salido.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  8. Totalmente de acuerdo en todo.Entre mis prioridades está el viajar con mis hijos a todos los sitios que pueda.El viaje puede ser fenomenal haya donde sea, yo recuerdo con especial emoción uno de córdoba y Granada y por supuesto el familiar a China. Toda una experiencia.Un blog hecho con mucho buen gusto y sentido común,Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Encarnita. Madre mía...hasta China llegaste. Muy bien, es lo que hay que hacer. A veces nos da pereza, sobre todo cuando son muy peques, pero es cuestión de ponerse. Ánimo y a seguir viajando!!

      Un abrazo.
      Cristina.

      Eliminar
  9. Excelente! Muchas gracia, tengo 2 pequeñas de 3 y 5, me encanta pasiar con ellas, pero siempre se hace algo incómodo pero al final.vale la pena, como dices en el articulo ya a esta edad se emocionan cuando se les cuenta a donde vamos y es muy divertido... saludos desde Panamá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joselyn: qué bien que te animes a viajar con dos peques de 3 y 5 años. Son unas edades estupendas, aunque cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. Un abrazo y feliz año 2016. ¡Qué bien tener una lectora en Panamá! Mil gracias.

      Cristina.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.