28/3/14

Plaza de la Quintana, Santiago de Compostela

Uno de los mayores placeres del pasado año 2013 fue pasear por Santiago. Santiago es bella, es universitaria, es catedralicia, es histórica, es pétrea, es lluvia, es…¡tantas cosas!

Pudimos disfrutar muchos rincones por los que habíamos pasado con rapidez en otras ocasiones. Uno de éstos es la plaza de la que quiero hablaros hoy: la magnífica Plaza de la Quintana.


Plaza Quintana


Si la plaza del Obradoiro es majestuosa con la Catedral, el Palacio de Rajoy y el Hostal de los Reyes Católicos, y la de las Platerías es pequeña y llena del movimiento de visitantes y artistas, la de la Quintana es tranquila y sosegada, un remanso de paz en el bullicio del centro santiagués.

Se divide esta Plaza en dos partes: la explanada que está bajo la escalinata o Quintana de los Muertos y la que está por encima o Quintana de los Vivos. Así se recuerda que lo que hoy es lugar de reunión, conciertos y conversación fue en su momento camposanto.


Plaza Quintana vista general


La cabecera de la Catedral ocupa el lado oeste de la Plaza. Tras sucesivos añadidos en el templo románico, en 1660 se llega a la conclusión de que hay que unificar y dar sentido a la construcción ocultando dicha cabecera  con el largo lienzo que hoy podemos contemplar. Se abrieron, no obstante las cuatro puertas que ahora se observan, para mantener la organización y los accesos a la Catedral tal y como estaban antes. Así, en la parte superior de la escalinata se encuentra la puerta de los Abades por la que accedían los monjes del monasterio de enfrente, el de San Pelayo, que cuidaban la Catedral.


La segunda puerta por la derecha, sobre la Quintana de los Muertos, es la Puerta Santa. Rodeada por 24 figuras procedentes del coro pétreo del Maestro Mateo, se remató con tres hornacinas barrocas que albergan a Santiago Apóstol y sus discípulos, Atanasio y Teodoro. El día 31 de diciembre previo a cada Año Santo  Compostelano, el arzobispo de Santiago procede a la demolición del muro que tapa la puerta, que permanecerá abierta hasta el 31 de diciembre del año siguiente.

La tercera puerta significativa es la Real, la primera por la izquierda de la fachada. Se considera la primera del barroco compostelano y destacan en ella el enorme escudo real y los adornos frutales que suelen "firmar" las fachadas realizadas por Domingo de Andrade. Por detrás, se eleva la torre del Reloj o de la Trinidad.

En el lado sur de la plaza de la Quintana, a la derecha según se sube desde la de las Platerías, se encuentra la Casa de los Canónigos. Fue realizada en 1709 por Andrade para que fuera vivienda de los canónigos de la catedral. Llaman la atención las enormes chimeneas que asoman por su tejado y que son elemento característico del barroco compostelano.


Plaza Quintana ventanas de San Pelayo


Opuesto al lado de la Catedral, se extiende el impresionante muro del monasterio de San Pelayo de Antealtares. Sorprende por su gran tamaño y la sensación de robustez que da con su sillería, sólo rota por sus ventanas con celosías y geranios. Fue el primer monasterio fundado en Santiago aunque diferentes acontecimientos lo hicieron casi desaparecer, pasando sus dependencias a acoger estudiantes pobres, en lo que fue uno de los gérmenes de la Universidad. Desde 1499 es morada de la orden benedictina femenina.


El inmenso muro que da a la plaza de la Quintana cuenta con un largo banco corrido donde descansamos en alguna de las caminatas que dimos por la ciudad admirando la quietud del lugar. Hacia la mitad de la pared se encuentra una lápida conmemorativa del Batallón Literario, grupo de estudiantes de la Universidad que luchó contra el ejército francés en la Guerra de la Independencia. A la iglesia del monasterio y al museo de arte sacro que alberga, se accede por la minúscula plaza que hay entre este gran edificio y la Casa de la Parra.


Esta bonita casa cierra nuestro recorrido por la plaza de la Quintana, en la que ocupa su lado norte. Es una construcción barroca del siglo XVII y es famosa por las frutas talladas en su fachada. Al igual que otras edificaciones de la plaza fue obra de Domingo de Andrade. En el siglo XX se le añadió un piso y la balaustrada que la remata. La parra que se enreda al balcón principal le da nombre y le aporta un toque de color. Hoy en día es una sala de exposiciones.


Plaza Quintana apostolado piedra en Puerta Santa




Si tenéis la suerte de visitar Santiago no dudéis en pasear por esta plaza. Sentaos en el banco del monasterio y escuchad, escuchad las voces de la piedra, de los vivos y de los que por allí pasearon en algún momento lejano.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.