1/2/16

Un rincón para la Gloria


Este "rincón de arte" es de los más bellos que he escrito. El Pórtico de la Gloria en la catedral de Santiago de Compostela es sin duda un pequeño rincón rebosante de arte y de historia. Tuve la oportunidad de visitarlo muy de cerca en septiembre de 2013 y fue una de las experiencias más satisfactorias que he tenido nunca en cuanto a la cercanía a una obra de arte maravillosa e inigualable.


Actualmente no es posible visitarlo pero quiero acercaros todo lo posible este lugar desde la perspectiva única que pudimos disfrutar.


Tímpano central del Pórtico de la Gloria
Cristo rodeado de los evangelistas y ancianos músicos.

La visita la hicimos guiados por una especialista en historia del arte que nos llevó hasta los andamios usados para la valoración de los especialistas y las primeras fases de restauración. Así, teníamos al alcance de la mano esta maravilla y además, ¡toma lujo!, estábamos solos mi marido y yo con la guía.

Obra cumbre de la iconografía medieval, llama la atención la variedad en la fisonomía de los protagonistas del Pórtico así como la delicada policromía, hoy casi perdida y que va a intentarse recuperar en la última fase de la restauración que está a punto de comenzar.

Maestro Mateo lo ideó y dirigió su construcción, realizada por su equipo de canteros. Era un artista consagrado cuando fue contratado por Fernando II allá por 1168. Cuando él llegó a las obras de la catedral se encontró con el importante problema de salvar un desnivel de terreno que hacía casi imposible terminarlas. Así las cosas, ideó una cripta excavada en el suelo sobre la que se elevaría el pie de la nave central con el Pórtico sirviendo de entrada.


Santiago
Santiago en el parteluz del arco central.

La triple arcada que conforma esta maravillosa obra estuvo a la intemperie hasta que se tapó por la fachada barroca. La pérdida de la policromía se debió a numerosos factores, entre los que destaca el daño causado por el vaciado en yeso llevado a cabo a finales del siglo XIX para un museo inglés. 

El conjunto está formado por más de 200 figuras que sobre los tres arcos de la entrada narran al visitante lo que sucederá al final de los Tiempos, tal y como aparece narrado en el Apocalipsis.

Si por la entrada habitual de peregrinos en los tiempos del medievo se leían los hechos del Génesis y por la salida normal (la puerta de Platerías) se habla de la Redención, en esta tercera puerta se completaba el programa narrativo de la Salvación, en el orden adecuado para los peregrinos quienes, como la gran mayoría de la gente de la época, eran iletrados.

En el arco central, en su parteluz, se sitúa Santiago sentado con su bastón y una inscripción que reza "me envió el Señor". Debajo se distribuye a lo largo del fuste el árbol de Jessé, en el que apoyan su mano abierta los peregrinos desde tiempos inmemoriales (para así cumplirse tantos deseos como dedos se colocan). Aunque debido a la barandilla que rodea la columna desde hace unos cuantos años, este y otro tradicional rito que veremos ahora no se pueden llevar a cabo.

En el tímpano de este arco se encuentra Cristo en majestad, presidiendo resucitado y con las llagas de la Pasión visibles. Está rodeado por los cuatro evangelistas y por momentos se aprecian restos de policromías en verdes y dorados.


Cristo en majestad
Cristo rodeado de los evangelistas en el arco central del Pórtico de la Gloria.

En las arquivoltas se reparten los 24 ancianos del Apocalipsis con instrumentos musicales que dan a conocer qué música se hacía en aquella época medieval.

En el lado izquierdo, en las columnas se hayan representados los profetas: Moisés, Jeremías y Daniel, entre otros. Este último destaca por la expresión entre simpática y sibilina de su rostro. En lado derecho están Pedro, Pablo, Juan y Santiago.

En el arco de la derecha se representa el Juicio Final, separándose el arco en dos mitades: una con los elegidos y otra con los condenados. En el arco de la izquierda se puede reconocer a Adán y Eva, así como a reyes y patriarcas del Antiguo Testamento.

Si después de ver todo esto giramos, descubriremos otro grupo escultórico formado por Juan Bautista, la Reina de Saba y San Lucas entre otros.


Profeta Daniel
El Profeta Daniel y su sonrisa.

Justo a la vuelta de la columna central del Pórtico, esa en la que está Santiago sedente, y ya dentro de la catedral se encuentra la misteriosa figura llamada del Santo dos Croques. Unos dicen que es la representación de Maestro Mateo que se autorretrató de manera sencilla dejando testimonio de su participación en la magna obra, otros opinan que es simplemente una forma de representar a un peregrino cualquiera que, arrodillado, muestra su devoción por el Señor Santiago.

Da igual, este Santo de los "coscorrones" ha recibido cabezazos de peregrinos durante cientos de años, hasta que se ha protegido por la barandilla hace relativamente poco.


Santo dos Croques
El Santo dos Croques.

Este Rincón de Arte es sin duda un "rincón" por el pequeño tamaño del mismo y está rebosante de arte por los cuatro costados. Joya del románico y muestra iconográfica sin igual, está actualmente en proceso de restauración; el próximo año, ya 2017, se habrán completado las obras y de nuevo lucirá espléndido para que los visitantes del siglo XXI lo admiren tanto como los de los siglos precedentes.

8 comentarios :

  1. Inmenso, quizás entre los diez monumentos de España más representativos de nuestro patrimonio histórico.
    Saludos viajeros,
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Paco. Representa toda una época en la que la piedra explicaba lo que no se podía contar por escrito porque lo entendía sólo una minoría. Una maravilla de nuestro arte, sin duda.

      Un saludo viajero.
      Cristina.

      Eliminar
  2. Pienso también que es una de las obras más increíbles de España y del mundo... Sin embargo, parece que el destino no quiere que la pueda disfrutar en directo porque absolutamente todas las veces que fui a Santiago (y ya van unas cuantas) está tapada por andamios al 100% A ver si algún día dejan de restaurarlo para poder verlo en persona :) ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Sandra. La verdad es que esta visita fue casual. Era septiembre de 2013 y fuimos a pasar tres días de escapada. Nos fijamos en que se podía visitar y aunque por poco nos lo perdemos por cuestión de horarios, pudimos cuadrar la visita. ¡Qué maravilla! Emociona estar tan cerca, poder observarlo sin dislocarte el cuello y además, que te lo expliquen tan bien.

      No sé si algún día se podrá volver a visitar así ya que los andamios estaban puestos para la restauración y se aprovechaban para estas visitas guiadas, lo que sí sé es que quedará espléndido a partir de 2017, cuando se cree que acabarán los trabajos.

      Un saludo.
      Cristina.

      Eliminar
  3. Qué buen post Cris!!
    He descubierto muchos datos leyéndote y aunque no soy muy fan de esta catedral, tengo ganas de ir con visita guiada para apreciar mil detalles.
    Me ha gustado mucho, saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María: es lo que pasa con las visitas guiadas, que uno descubre mil y un detalles no vistos. Además, esta tuvo la ventaja de verlos en "altura" ya que estábamos en los andamios usados en la restauración. No es de mis catedrales favoritas, pero este Pórtico es una maravilla y el entorno creado alrededor con los peregrinos, las plazas y demás es incomparable.

      Un abrazo.
      Cristina.

      Eliminar
  4. Qué maravilla haberlo visto desde esa perspectiva. Sin duda una de mis portadas favoritas. Las fotos chulísimas. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Calíope...una maravilla y pura casualidad porque era gracias a los andamios del estudio previo a la restauración. Lo visitamos solos los dos con la guía...¡un lujo!

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.