9/3/15

Recuerdos viajeros que no puedo evitar traerme de vuelta

Los mejores recuerdos viajeros son sin duda las experiencias vividas que duran en la memoria. Después añadiría las fotografías que con tanta alegría se hacen ahora en la era digital. En tercer lugar están esas pequeñas (o no tanto) cosas que a cada uno nos gustan y que muchas veces vamos buscando en nuestros viajes. 

Se trata de traernos un trocito de ese lugar, de esa visita o simplemente es algo un poco más "friki" pero que nos gusta y nos recordará ese sitio cada vez que lo veamos.

Tras muchos años de viajes y después de haber pasado por traerme souvenirs (a veces un tanto basura) de los sitios y que acababan en la ídem, focalizo mis búsquedas en unos cuantos objetos de los que soy fan. Aquí os los dejo.


1. Los marcapáginas: empecé a coleccionarlos hace ya muchos años, unos 16 ó 17, así que tengo muchos colocados en álbumes y ordenados por lugares y viajes (manías que tiene una). Los hay de todo tipo de materiales: papel, cartón, cuero, metal, cristal, tela... y algunos vienen de lugares en los que no he estado gracias a regalos de amigos.




Marcapáginas
Marcapáginas sicilianos.


Me gustan especialmente los relacionados con el arte y en los museos que visitamos tengo mi punto de compra favorito. En el colmo de la manía, hay veces que leo un libro ambientado en tal sitio y con un marcapáginas comprado en la misma zona. 


Marcapáginas de Estambul
Marcapáginas de Estambul.



2. Los imanes para la nevera: Los he empezado a comprar hace relativamente poco tiempo, 7 u 8 años, pero ya tengo una considerable colección ya que en casi todos los lugares que he visitado he encontrado de mi gusto.

En Francia hace dos años, encontré unos muy bonitos y pequeños de cristal sobre diversos temas, aunque también tengo los clásicos más kitsch, como de un mafioso siciliano. Imperan los dedicados al arte y el material también es diverso: cristal, plástico y cerámica.


Imanes
Parte de los imanes que cubren el frigorífico.

En la parte más alta están los más delicados, esos que hay que mantener "fuera del alcance de los niños". 


3. Los libros sobre el lugar comprados en ese lugar: sobre todo me gustan los libros de fotografía, de anécdotas del sitio y de arte. Tienen que ser de tamaño más bien pequeño por eso de que me quepan en la maleta y no me importa que estén en otro idioma (mientras los pueda leer, claro).

Aprovecho también para hacerme con alguna guía del museo o lugar de patrimonio que visito, siempre que no estén muy caras. Esto me sirve para completar el típico folleto que a veces no es tan informativo como me gustaría.


Libros varios
Libros comprados en Nápoles y París.

Sobre todo, intento comprar libros que aquí no estén editados o que sean más difíciles de encontrar. A pesar de la era digital, soy una fan decidida del libro de papel así que seguiré buscando ejemplares interesantes que me muestren de otra forma los lugares visitados.



4. Las tazas de desayuno: de estos objetos tampoco tengo tantos, pesan y corres el riesgo de que se rompan en el traslado. Así que me tienen que gustar mucho. Utilidad sí que les damos porque todas las mañanas nos las repartimos para desayunar y viajar con el café.


Tazas
Tazas para desayunar de Escocia, Viena, Budapest y Noruega.



5. Los lápices: este es el último "souvenir" al que me he aficionado y es mucho a causa del peque que usa lápices a tutiplén. Para no discutir, y si no se pasan de precio, compramos uno para mí y otro para él, porque a base de sacarles punta en el colegio se los "come" en una semana y no es cuestión.


Lápices
Lápices de Francia, Noruega, Barcelona e Italia.



6. Los álbumes de fotos: a pesar de estar en la era digital sigo pasando a papel bastantes fotos. Me gusta verlas en ese material, tocarlas, ponerlas en marcos de fotos y compartirlas con familia y amigos. 

Así que necesito álbumes para colocarlas y a veces extenderme en explicaciones, anécdotas y recuerdos que entre otras cosas, me valen para poder escribir los posts de este blog.

Las papelerías con diseños especiales de álbumes de fotos me encantan. Me puedo estar un buen rato en ellas. Y me gusta localizarlas antes de ir a algún sitio para ya saber dónde buscar. En Italia son especialistas en realizar pequeñas joyas de papel y tengo mis lugares favoritos bien guardados. Ahora ando tras alguna "legatoria" de Bari o de Lecce para el próximo viaje, ¿conocéis alguna?


Álbumes
Álbumes comprados en Roma, Estocolmo y Nápoles.

A través de este pequeño recorrido de manías particulares y recuerdos que busco en los viajes me conocéis ahora un poco mejor. ¡Menos mal que, salvo los álbumes, suelen ser cosas pequeñas y de poco precio!

Y a vosotros, ¿qué os gusta traeros de recuerdo de vuestros viajes?



21 comentarios :

  1. Jaja pues coincidimos en las tazas y en los imanes. Nuestra frikada particular es traernos la arena de varias zonas de cada país que visitamos, de ahí el nombre del blog! Un post muy original!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno. Lo de la arena es bonito y muy evocador. ¿Nunca se os ha roto el recipiente en el trayecto?.

      Gracias y a seguir viajando y trayendo recuerdos de vuelta!.

      Cristina.

      Eliminar
    2. jeje traemos la arena en bolsas de plástico pero nunca se nos ha roto, la envolvemos bien.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Cristina tenemos el mismo iman de Cordoba ... y me parecio ver a dos mafiosos sicilianos por ahi.
    Nunca compro lapices pero me encantan los souvenirs de las tiendas de los museos .. y siempre me fijo en los lapices.
    Te invito a que veas algunos de los mios. un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja María. Sí...tengo un mafioso con cara de bueno. Los lápices son novedad desde que Javier los usa y devora en el colegio.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  3. Caramba, menuda coleccionista! Yo me he traído un montón de pongos, pero cada vez menos, pues empieza a no quedar estantería libre. Sin embargo, sigo trayéndome unas monedas y billetes y las etiquetas de las cervezas locales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je...tengo una vena algo friki por ahí...Yo he ido variando con los años. Antes cogía las servilletas de los bares y los posavasos. También monedas. Ahora tiro por estas cosas más o menos útiles.

      Cada viajero tiene sus manías ¿eh?.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  4. Jejeje, que de cosas chulas!! A mi también me gusta comprar cositas de recuerdo. Empecé con las jarritas, pero lo he tenido que dejar porque no sé donde meterlas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces abultan demasiado...Por eso pocas tazas nos traemos, aunque les damos un uso diario.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  5. Viajar cuesta una pasta!!!!, los recuerdos nos sirven para amortizar el viaje durante mas tiempo. Nosotros nos traemos cosas que estén a la vista o sean prácticas, para verlas a menudo y recordar el viaje a menudo. Puede ser un cuadro, un imán o una taza como tu. En general, menos culturales que tus recuerdos. De nuestro último viaje a Costa Rica, una tabla de madera para para la cocina para cortar queso o embutido. Genial, me acurdo del viaja día al preparar comidas o cenas....

    Saludos,
    GranPumuki
    Mis relatos en http://blogdeviajesdepumuki.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro!! Qué buena la tabla de cortar. La cosa es que tengan alguna utilidad...aunque por otro lado a los imanes no se la veo, más que para recordar los sitios. Ja, ja...

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  6. Pues te diré que comparto la afición por los imanes, pero algo curioso que nos dió por llevarnos de los lugares, fueron piedras. Tal cual, piedras raras que encontrábamos por ahí...eso sí, pequeñas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Toma! Pues eso si que debe pesar...Ja, ja. ¿las etiquetáis de alguna forma para saber de dónde es cada una?

      Un saludo y a seguir viajando.

      Cristina.

      Eliminar
  7. Taza e imanes. Juanjo imanes y yo tazas. :);)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, así os repartís. Yo, en cambio, elijo yo sola. José-Javier pasa de esto aunque luego le guste verlos.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  8. Me encanta tu colección de imanes Cristina!!! Son muy bonitos. Mi debilidad en los viajes es fácil jajaja!! Aunque soy muy pesada para escogerlos!!
    Un saludote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy Regi, yo también tardo un montón en elegirlos...menos cuando estoy en algún monumento chulo o en museos que cuidan ese "merchandising", entonces me vuelvo loca. Me tienen que parar.

      Un abrazo.

      Cristina.

      Eliminar
  9. Soy adicta a las tiendas de museos, colecciono sus lápices y gomas de borrar. En los viajes compro tazas, bolas de nieve, imanes y alguna cosa más....pero todo tiene un límite y ya empiezo a tener problemas de espacio y estoy comprando menos :). Creo que casi todos caemos en el shopping viajero. Un saludito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja...pues sí que te traes cosas tú también !! Lo de las tiendas de los museos es de pecado, en algunos países o lugares están especialmente bien cuidadas y surtidas.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  10. Coincidimos en los imanes,- tengo algunos con más de quince años-, comprados por mí y regalos. Postales, marcapáginas y libros, siempre. Este agosto me he traído de Viena y Salzburgo como kilo y medio de papel... ¡hasta un libro de cuentos populares austríacos en francés, jajajaja! Esta vez también me he traído unas bolas de Navidad de cristal ¡y no se ha roto nada!
    Alguna reproducción de grabados y alguna acuarela comprada 'in situ'.
    Con los lápices he empezado hace poco y son para regalar a mis sobrinos.
    Aunque me encantan los álbumes, no suelo comprar, porque me los personalizó yo misma. Excepto cuando visité Florencia. Es espectacular el tema de la papelería florentina tradicional, la pena es que es un poco cara ☹️☹️��
    Y siempre, siempre, algo de comer y/o beber típico de la tierra.
    Las tiendas de los museos son la caña, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda qué bien! la papelería florentina e italiana en general es mi debilidad....Como bien dices es cara, pero preciosa, la verdad.
      Las tiendas de los museos son mi perdición.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.