25/2/16

Especialistas en trenes turísticos


Hace mucho que no dedicaba un post a viajar con niños y hoy lo hago hablando de unas atracciones que han ido proliferando a lo largo de los últimos años (o quizás siempre han estado ahí y yo no me fijaba): los trenes turísticos.

Puede parecer un tema algo nimio y algo de lo que no merece la pena hablar pero, no es así. Los que tenemos hijos pequeños posiblemente hayamos recurrido a estos trenecitos en más de una ocasión y por motivos diferentes.


Tren histórico-turístico que lleva a la Playa do Barril en Tavira.

 - Los peques se cansan de andar de un lado para otro todo el día, así que..¡cojamos un trenecito que nos llevará por las zonas de interés y los tendrá entretenidos!

- Cuando llueve es un rollo andar por la calle, con niños y con paraguas. ¿habéis pensado que un buen recurso puede ser subir al trenecito de marras y disfrutar de la ciudad sin mojarnos (tanto)?

- Te sirven no sólo para estas dos cosas anteriores, sino para hacerte una idea general de una ciudad a la que uno acaba de llegar y así te puede ubicar antes de empezar a patearla.

- Si el recorrido está bien pensado, ya tienes mucho ganado, pero si además el audio es inteligible y ofrece datos de interés (que no siempre es así), será el doble de entretenido y didáctico. Además, suele haber audios específicos para niños, con explicaciones adaptadas a ellos, por lo que no se aburrirán.

- Si lo del resguardo de la lluvia es cierto, lo mismo añado respecto del calor, y lo hago pensando en el pasado agosto en Tavira (Portugal). ¡Daba gusto ir a cubierto del sofocante calor!

- Muchas veces en el recorrido incluyen vistas espectaculares que serían de complicado acceso (sin vehículo). Así en Marsella o Toledo, por poner un par de ejemplos.

- Por un módico precio, los más baratos que hemos usado costaban 3€ y los más caros 9€, puedes incluso descubrir algún rincón que se te había pasado o que no venía en la guía.

Después de daros mis variados motivos para usar estas atracciones, os voy a recomendar varios de los que más nos han gustado en estos años de práctica. También os diré dos, que no recomiendo que toméis, cada uno por una razón.


Trenes turísticos que merece la pena coger (aunque no tengáis niños)


Toledo: el llamado "Zocotren" parte de la plaza de Zocodover y te lleva en un curioso recorrido que nos gustó mucho sobre todo porque llega hasta la zona de cigarrales, por "La Cornisa" y junto a la rivera del Tajo. Todo esto permite disfrutar de unas vistas espectaculares, además para un rato ante una de las estampas más representativas de Toledo para que puedas sacar fotos con tranquilidad y sin movimiento.


Vista desde tren turístico Toledo
Vista del Tajo desde el trenecito.

Toulouse: este tren fue un exitazo con Javier porque al poco de llegar a Toulouse se puso a llover a cántaros con lo que apetecía más bien poco callejear, así que al verlo de lejos en la Plaza del Capitolio (de dónde parte), se puso bien contento y salió corriendo para coger sitio (y eso que no había nadie), con resbalón por la lluvia incluido. A pesar de este incidente, lo pasamos muy bien en el recorrido, que es muy completo y te lleva por todo el centro histórico de la ciudad. Además, puedes elegir entre dos rutas diferentes (nosotros no lo sabíamos y teníamos prisa por no mojarnos) y cuesta a partir de 3€ los niños.


Marsella: el recorrido que hace el tren turístico desde el Vieux-Port hasta la basílica de Notre-Dame de la Garde es espectacular (éste es el que hicimos nosotros, hay otro por la vieja Marsella). Te lleva en un recorrido largo bordeando el mar, y verás el Castillo de If a un lado y a otro, multitud de residencias espectaculares con vistas al mar. Luego hay una parada obligatoria en la basílica que dura mínimo 20 minutos y con el mismo billete tomas el siguiente tren para bajar. El recorrido dura una hora y cuarto aproximadamente, incluida la parada. El precio está entre los 4€/niño y los 8€ de los adultos.

Tavira (Portugal): aunque la bonita localidad tiene su propio tren, el que yo quiero recomendaros es el trenecito que te lleva( si quieres, porque puedes ir andando), desde Pedras do Rei hasta la Playa do Barril, una de las más bonitas del Algarve. Tiene un origen industrial y ahora se ha reutilizado como tren que va y viene trayendo a los visitantes a esta playa a la que no se puede acceder en coche por encontrarse en plena Ría Formosa, que es un espacio natural protegido. El recorrido es breve, de unos 15 minutos, y el precio no es elevado, unos 2€/persona.


La magia de Oporto también se ve desde el tren turístico.

También recuerdo con agrado los trenes de Oporto, Lecce, Salamanca y Avignon (entre otros muchos). Pero NO os recomiendo tomar los de Bolonia (porque están mal señalizadas las paradas y hay dos recorridos no muy claros. Nosotros escogimos el erróneo y no mereció la pena), ni el de Aix-en-Provence. Este último fue un desastre total en cuanto al cumplimiento de horarios, iba acumulando retrasos y cuando lo cogimos estábamos acalorados y de mal humor. O mucho ha mejorado o pasad de él directamente.

Hasta aquí mis consejos sobre los trenes turísticos, unos recursos a tener en cuenta si viajamos con peques (y no tanto).



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.