3/3/16

10 razones para viajar a Puglia


La región de Puglia, en el "tacón" de la bota de Italia, no es demasiado conocida y por tanto tampoco muy visitada. Ya conocéis mi gusto por viajar a Italia, destino favorito por múltiples razones que sería muy largo desgranar. El año pasado en Semana Santa decidimos acercarnos a esta región, Apulia en español, de la que conocíamos su música tradicional y poco más.
Estuvimos poco tiempo, 5 días que exprimimos al máximo y que disfrutamos enormemente. Viajamos con el peque al que entusiasmaron unas visitas más que otras y, como casi siempre en Italia, acabamos pensando que había que volver a esta zona que conserva tantos vestigios griegos, incluso en el habla, que guarda tesoros barrocos, catedrales románicas y pueblos Patrimonio de la Humanidad.



Puerto de Bari



Aquí van mis razones para pasar unos días estupendos en Puglia.

1. Porque está muy bien comunicada con España. Desde aquí puedes llegar fácilmente con compañías de bajo coste a Bari y a Brindisi. Nuestra ruta fue Alicante-Bari.

2. Por el precioso casco antiguo de Bari que ha sido recientemente recuperado. De ser una zona poco recomendable ha pasado a ser un conjunto de callejas medievales entrelazadas en las de que de repente te surge una iglesia barroca, una basílica románica o unos restos arqueológicos aún más antiguos.


Catedral de Bari


3. Porque esta ciudad cuenta con el paseo marítimo más largo de Italia. Si vas primero bordeando la ciudad antigua y luego pasas a la zona del siglo XIX, podrás hacer con el mar a un lado un paseo por diferentes épocas y estilos arquitectónicos. Te recomiendo que no te pierdas la "hora azul" en el Lungomare de Crollalanza con la ciudad vieja y sus torres al fondo y los edificios de principios del siglo XX detrás, mientras te sientas a contemplar el mar en uno de sus bancos.

4. Por las iglesias de Bari, muchas en el casco histórico. La Basílica de San Nicolás, obra maestra del románico pugliés que comparte culto ortodoxo y católico en una lección de ecumenismo, destaca por la presencia de fieles, por el baldaquino del altar mayor y por la sencilla belleza de sus líneas románicas.

La catedral, dedicada a San Sabino, es también sorprendente por los innumerables detalles arquitectónicos de su exterior y la complicada perspectiva que hay que tomar para poder admirarla entera.

5. Por las plazas de la ciudad: la Mercantile destaca por su gran cantidad de edificios señoriales de diferentes épocas además de tener gran cantidad de restaurantes y animación a todas horas. La del Ferrarese cuenta con un trozo de calzada romana, el ábside de la iglesia della Valisa y el tener el mar a la vista.


Centro histórico de Bari


6. Porque una vez allí, puedes coger tranquilamente diversos trenes para llegar a distintos puntos de interés. A veces es un poco aventura, porque te pueden dejar en un apeadero en medio del campo pero bueno, al final se llega donde quieres con algo de paciencia.

7.  Porque en Puglia está el bonito pueblo de Alberobello y sus "trulli", edificaciones de origen medieval y uso campesino, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996.


Alberobello


8. Porque de camino al anterior se puede y se debe visitar las grutas de Castellana, ejemplo magnífico de cuevas de origen kárstico. Fueron descubiertas en 1938 y, con un recorrido de 3 kilómetros, son especialmente ricas en estalactitas y estalagmitas que forman paisajes a cada cual más bello. La Caverna del Altar, la Gruta Blanca y el Lago de los Cristales son algunos de estos espacios mágicos que no se pueden fotografiar pero que pudimos disfrutar en una visita de 2 horas, a veces algo fatigosa por la reducción de oxígeno y la altísima humedad en las zonas más profundas (71 metros).


Catedral de Lecce


9. Porque en la Puglia se encuentra una de las poblaciones más bellas de toda Italia y poco conocida. Se trata de Lecce, un sueño barroco al sur de la región que se pudo realizar por la presencia de canteras de piedra blanda y maleable. El centro histórico de la ciudad, de gran tamaño y numerosas iglesias, destaca por las construcciones a cada cual más bella de la catedral, la Santa Croce, la iglesia del Gesú, etc. y entre tanta iglesia de repente un teatro romano que se hunde en el pavimento de una plaza y que nos mira desde sus casi 2000 años de vida. Lecce es para volver, para disfrutarla de nuevo, con más calma, pasando allí más de un día. Por cierto, el llamado "Barroco leccese" se encuentra en la lista indicativa de la UNESCO y realmente merece ser un bien protegido.


Calles de Bari


10. Porque como todo el sur de Italia es una zona de gentes amables, en las que pudimos vivir escenas que parecían sacadas de una película neorrealista en pleno siglo XXI con motocarros, niños jugando en la calle y ropa tendida. Un lugar de tradiciones inveteradas como el habla "grecánica-salentina" que aún se conserva en la zona de Salento (justo el tacón que sobresale de la bota italiana) y que ha perdurado a lo largo de los siglos, muchas veces gracias al folklore. Folklore que sigue vivo en actividades multitudinarias como la llamada "Notte della Taranta", ciclo de conciertos de tarantellas con grupos de todo tipo y que se celebra una vez al año en el verano de la Puglia.


Bari



Por todo esto y mucho más que no pudimos visitar (Taranto, Trani, Polignano a Mare, etc.) recomiendo viajar a Puglia, tierra luminosa, tradicional y llena de historia hasta los topes. No sólo no os decepcionará sino que os enamorará.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.