12/11/15

Un paseo por Alberobello


Alberobello es un lugar único que puedes visitar si te acercas hasta la región de Puglia, en el sudeste de Italia. En la Semana Santa de 2015 viajamos allí, y desde Bari nos acercamos un día hasta esta curiosa población para comprobar de primera mano por qué pertenece al Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1996. 

El recorrido lo hicimos en tren en un viaje algo tedioso por las múltiples paradas y que a la vuelta llegó tarde a la pequeña estación del pueblo, pero a pesar de todo mereció la pena el tiempo invertido.



Alberobello



Si en un principio cuando el viajero llega al lugar, éste no parece nada del otro mundo ni distinto de tantos pueblos de España, es cuando uno se asoma (siguiendo las indicaciones) a un mirador del pueblo cuando ve abajo una enorme extensión de "trulli", las construcciones campesinas que han hecho famoso el lugar. Casi 1.500 de estas construcciones de tejado cónico se encuentran en Alberobello, convirtiéndola en la "capital de los trulli". 

El origen de estas edificaciones se encuentra en la evasión del impuesto sobre la construcción de vivienda. El Conde de Conversano, en el siglo XV, no disponía del permiso real para fundar nuevas localidades en sus dominios, así que dictó unas normas para imponer a los campesinos la construcción de edificios "en seco", es decir, sin mortero para unir los elementos. Así, en caso de que hubiera una inspección por parte de los monarcas, estas edificaciones eran fácilmente desmantelables levantando el tejado y se podían volver a levantar también en muy poco tiempo. Hay teorías que afirman que al ser construcciones sin mortero no eran legalmente edificios y podían evitar el pago de impuestos.


Alberobello detalle


La piedra calcárea presente en la comarca de Itria (donde se construyen estos edificios) se convierte en la materia prima para los trulli: como material para la construcción en seco de los muros, o bien pulida en forma plana para apilarlos formando los tejados. 

El color gris (a veces recubierto de musgo) contrasta con los muros cubiertos de cal de las paredes. 

Llama la atención del viajero observador otro detalle curioso de estas construcciones. Se trata de los pináculos que rematan los tejados cónicos. Posiblemente tengan origen oriental y simbología religiosa o mística, y quizá aquellos con forma esférica o circular provengan de la tradición de los pueblos del Salento que adoraban al sol.

Los gruesos muros mantenían una temperatura constante, protegiendo del calor y del frío según tocara. Por dentro los "trulli" son de planta cuadrada, con pequeñas habitaciones en torno a una central y pocas ventanas. Hoy en día muchos de ellos se destinan a alojamientos turísticos, a negocios de venta de souvenirs y en pocos casos a vivienda, que habitualmente te invitan a visitar a cambio de la voluntad. Los interiores son oscuros y la zona de la entrada se ocupa por espacios para la realización de las tareas cotidianas, o de la artesanía propia de la región.


Alberobello grupo de trulli



En el paseo por Alberobello el visitante se da cuenta de que este pequeño lugar que hasta hace nada de tiempo debía ser un enclave remoto del sur de Italia, ahora está lleno a rebosar de visitantes que aprovechado los días festivos de Pascua se acercan casi en masa sobrecargando de gente un precioso y original espacio que quizá de este modo ha perdido algo de su encanto. 

Aún y todo es un destino recomendable para pasar unas horas y acercarse a contemplar los tejados que con símbolos mistéricos asoman en algunos "trulli". Simbología primitiva transformada en cristiana o claramente mágica (como los signos de Venus o Saturno) aparece sorprendiendo al viajero curioso que no se limita a mirar al suelo o de frente, sino que mira hacia arriba para descubrir nuevos detalles.


Alberobello vista general


La original forma de los "trulli" también aparece en una iglesia de devoción franciscana, así como en el llamado "trullo sovrano", el más grande de todos, y que con dos plantas de altura no se encuentra en la zona de la gran mayoría, sino al fondo de una de las calles principales de Alberobello.

Si os gusta Italia y decidís viajar a la Puglia, no dejéis de acercaros a este bonito y original pueblo que es Alberobello. La magia de las construcciones con origen milenario no os dejará indiferentes.

2 comentarios :

  1. Me ha gustado sobremanera tu post!! y me han dado ganas de conocer este lugar!
    Me pareció increíble este asunto que si no hay "mortero" utilizado en la construcción no son legalmente edificios y que ya en esa época se trataba de "evitar" el impuesto!
    Los Trulli me parecieron bellísimos y bien se merecen formar parte del Patrimonio de la Humanidad.
    Gracias por tu post.
    Saludos Viajeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Lilián. La verdad es que es un lugar muy curioso al que mereció mucho la pena ir aunque fuera en un viaje tedioso en tren...De hecho aprovechamos y a la ida paramos a ver la Gruta de Castellana (otra maravilla de la que ya hablaré).

      Un abrazo fuerte y gracias por leer el blog.

      Cristina.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.