22/11/16

Decálogo del blog de viajes perfecto (a mi manera de ver)

Escribir en una bitácora personal, bien sea general, de viajes o de macramé no es algo fácil. Es dedicarle tiempo a una tarea metódica, en la que pones parte de tu alma y de tus conocimientos.

Por eso, hace unos días, reflexioné acerca de lo que me gusta o no de los blogs de viajes que leo, o que escribo. Quitando lo que me molesta sobremanera y pensando en lo que me atrae, me quedé con diez ideas; un pequeño decálogo de lo que, desde mi humilde punto de vista, debe tener un blog de viajes para que a mí me atraiga y me enganche.

Parto de la base de que hablo de un blog de viajes personal, no de blogs tipo revista viajera (que los hay y muy buenos), ni de monetización-viajera, ni nada por el estilo.

Este decálogo es sincero y para cumplir con esta sinceridad y que nadie se de por aludido, me ceñiré a mi propio blog para decir cuando yo misma incumplo mis propias premisas. ¡Nadie es perfecto!


1. Ser sincero en lo que cuentas. Se trata de compartir viajes, experiencias y consejos (si es que se puede decir así), por lo que la sinceridad es lo más importante.

Aquí entran tantos factores que realmente se convierte en un tema espinoso. Una descripción aséptica será más sincera que una descripción emotiva, pero ¿será igualmente válida para contagiar las ganas de conocer tal o cuál sitio?

Si es una bitácora personal viajera, creo que la fidelidad del lector, aunque sólo sea de uno, se gana siendo de verdad. Yo no puedo ir de mochilera si no lo he sido en mi vida; aunque sí podré recomendar cantidad de hoteles con más o menos estilo, porque voy a muchos a lo largo de un año de viaje.

Hay público para todos y cada uno tenemos nuestra propia voz. Ser consecuente con ella es lo difícil.

Decálogo experiencias propias



2. Escribir bien y sin faltas. Parece algo obvio cuando se trata de expresión escrita, pero lo cierto es que de vez en cuando me he topado con algún que otro blog con faltas de ortografía que hacían daño a la vista. Eso sí, hay que ser generoso ya que "el que tiene boca se equivoca".

Lo de escribir bien ya va más con la personalidad de cada uno, con el estilo que tenga y con lo que te guste leer.

Yo a veces me paso tres pueblos con la longitud de las frases y tengo que cortar tanta subordinada. Ahí están los dos ojos extras de José Javier que suele releerme y ponerme el freno.


3. Documentarse lo que haga falta. ¿Es malo hacerlo? Pues yo creo que no. Una cosa es transmitir sensaciones personales que quedan en nuestra memoria, y otra es si uno quiere dar datos, documentarse para darlos lo mejor posible.

No es fácil, aún teniendo buena memoria, retener toda las información que surge en un viaje. A mí me son útiles las fotos para evocar, los libros que traigo para recordar y ya luego me encargo de unirlo todo para que quede algo más o menos digno e interesante.

Documentarse no es plagiar; es, simplemente, tener interés en contar algo lo mejor posible.


4. Basar el contenido en experiencias personales. Esto parece otra obviedad, pero de nuevo debo decir que no siempre es así. En un blog personal debería serlo, ya que contamos nuestras rutas, nuestros alojamientos y comida, los lugares visitados, etc.

Intento en el 95% de los posts que escribo, hablar de lo que conozco de primera mano. En un par de posts he escrito en clave de deseo viajero de lugares que no he pisado o doy alguna recomendación de actividades culturales que yo haría si pudiera y sin dudarlo.

De nuevo vuelvo al camino de la credibilidad.


5. Transmitir emoción. No siempre es posible, lo sé. Hay posts que no me seducen tanto como otros; es normal. A todos nos pasa.

La emoción a veces está a flor de piel y al escribir ese día, te sale sin querer. En otras ocasiones tienes el día tonto, en el que casi te arrastras al ordenador como auto-obligación.

Sin embargo yo misma, leyéndome o pasándome por otros blogs, veo cuando algo me emociona o no. Y, sinceramente, algunos blogs estupendos pero demasiado asépticos, me cansan. Como siempre, cada uno tiene su estilo, y no todos los temas se dan a la transmisión de sensaciones o emociones. Es algo difícil de comunicar.


6. Dejar claro que es así cuando tus textos son sobre algo que te han regalado, tipo blogtrip, comida en un restaurante, etc.  Estoy convencida que no es lo mismo escribir sobre algo que has pagado de tu bolsillo, que hacerlo sobre algo a lo que te han invitado. Digamos que hay un velo invisible que tamiza tus opiniones (o en este caso las mías).

Por eso y para seguir hilando con el primer punto del decálogo, es esencial dejar claro cuanto antes que tal y cuál empresa te ha invitado. Para que el lector siga leyendo o no. Y, para rizar el rizo, hay que tener la valentía de criticar algo que no nos ha gustado aunque haya sido financiado.

Si me invitan a algo y puedo ir, iré pero intentaré dejar claro en los artículos correspondientes que forman parte de un regalo.

¡Ah! siempre seré libre de escribir sobre algo que he pagado yo de mi bolsillo, sea hace un año, una semana o 20 años.

Detalles culturales


7. Dar notas culturales que aporten interés. Me encantan esos blogs de viajes que hablan de libros, dan recomendaciones de música para escuchar en un destino determinado o enseñan curiosidades imprevistas.

Creo que todo ello enriquece el viaje en sí. Llamadme "cultureta", ¡qué voy a hacer!


8. Ofrecer opinión. Opinar no es malo, al contrario. En blogs personales creo que es conveniente, es una manera de mostrarnos un poco más al enseñar nuestro modo de pensar.

Me gusta leer esos posts íntimos en los que el blogger se desnuda más allá de la ropa, contando lo que piensa de la blogosfera, los viajes, los lugares conocidos y no tan amados, etc.

Muchas veces se evitan este tipo de posts porque generan polémica; nunca todo el mundo pensará igual que nosotros. Eso es imposible e irreal. Así que ¿por qué no mostramos como somos más allá de la foto sonriente en un entorno envidiable?


9. No abusar de la publicidad y si la hay, que no es mala, que tenga sentido y relación con la temática del blog.  ¿Cuál es el número justo de posts patrocinados en el blog?, ¿conviene poner banners de todo tipo?, ¿se deben anunciar compresas en un blog personal de viajes?

Pues como todo en la vida, creo que en el término medio está la virtud. Hay buenísimos blogs con publicidad y malísimos sin ella. Lo que ya no entiendo tanto es lo de poner sin ton ni son...pero como me dijo alguien hace años: "tu blog, tus reglas". Esto es cuestión de gustos.

Decálogo pensando nuevo contenido


10. Crear contenido bueno, interesante y, a ser posible, atractivo. A lo mejor la capilla perdida de no sé dónde no le interesa más que a servidora y otro par de "locos" por el arte. Pero me da igual, me gusta hablar de ella, y aún más si veo que la puedo "descubrir" para otras personas.

Quiero decir con esto que mi buen contenido puede no ser el que más guste. Muchas veces se da la paradoja de que un post en el que he puesto todo, no tiene ningún éxito. Y, otras, a la inversa. ¡Misterios de la blogosfera!

Hacer buen contenido, contarlo bien y poner imágenes que ilustren no es tan fácil. No salen como churros, creedme. Lo importante es disfrutarlo mientras escribes, sin pensar en SEO, audiencias y demás. Eso es otro tema, también interesante y del que podremos hablar en otra ocasión.


Estos diez puntos se resumen en dos: honestidad y buen hacer. Y como miro la viga en mi ojo antes que la paja en el ajeno, intentaré seguir cumpliéndolos para ofrecer lo que me gusta encontrar en otros blogs que leo y aprecio.


14 comentarios :

  1. Hola Cris un buen post que Coincido un 99,99% jajaja solo por incordiar y no darte la razón como los locos lo comparto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja. Ay, Ale. Muchas gracias por compartirlo y también por estar de acuerdo al 99,99%.

      Besos.

      Eliminar
  2. Coincido en todo Cris. Un buen post como consejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mónica. Es lo que pienso, aunque como digo, a veces cuesta ser consecuente.

      Eliminar
  3. Estoy completamente de acuerdo y así intento hacerlo en mi blog.

    Sobre todo lo que a veces echo en falta en algunos blog es que me den una opinión de las cosas, si les ha gustado o no...aunque luego no coincidamos en nuestros gustos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Iñaki. Es que opinar es mostrarse y el espíritu crítico cuesta sacarlo porque así nos ahorramos problemas, comentarios etc. Yo intento ser objetiva en mi subjetividad y en los hoteles siempre digo lo que me ha gustado más o menos. En los temas de arte, me cuesta algo más ya que en general me apasiona todo lo que veo...aunque te gustará un futuro post con sorpresas sobre este tema.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Y añado el punto 11 desde mi modo de entender un buen blog: para mi debe tener buenas imágenes que me lleven hasta el lugar del que me hablan ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Kris. Es cierto, la fotografía hace mucho en un blog. Lo incluí, mentalmente, en el apartado del contenido atractivo. Ea, pongamos un punto número 11 al decálogo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Perfecto artículo Cristina. Me ha encantado!! No tengo nada que añadir a lo dicho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Verónica. Es un decálogo de buenas intenciones que intento cumplir...aunque bien sabes que el ser humano es débil y a veces las intenciones no pasan de eso.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡¡Me ha encantado!! Te habría comentado todos y cada uno de los puntos de tu decálogo, porque tienes mucha razón en cada uno de ellos. Desde la primera frase, en la que dices que esto no es algo fácil.
    Por cierto, el "sobrenombre" de mi blog es "Blog de viajes, consejos y experiencias" (tu primer punto).
    Genial, me ha gustado mucho.
    Un abrazo,
    Ana

    ResponderEliminar
  7. Pues tu blog lo cumple a la perfección. Por algo es un referente de honestidad.

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante tu decálogo. Con el tema de documentarse, yo creo que es bueno, pero si la gente menciona la fuente! Ahí nos vamos a la parte de honestidad, jejeje... Y también añadiría la fotografía o los vídeos (cortos).

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Perfecto tu Decálogo. Tu lo cumples. Aspiro a eso también, es mi intención.
    Y me hacés reír porque estás igual que yo respecto a ese otro "par" de ojos que nos vigilan.
    Hay que tratar de llegar a la perfección en todo lo que uno realice. Por lo menos...yo lo intentaré aunque confieso que me falta.
    Gracias por tu post.
    Beso grande

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.