29/12/16

Los lugares que más me han sorprendido en 2016 (segunda parte)

Tras escribir una primera parte recordando los lugares que más nos han sorprendido en este 2016, aquí va la segunda en la que recuerdo los últimos viajes del año.

Más lugares elegidos, muchos de arte, otros de naturaleza y todos, absolutamente todos, con algo que los hace únicos y muy recomendables.


Lugares sorprendentes Duna Pilat
- La Duna de Pilat (Francia).

Si vais a Burdeos, no dudéis en acercaros a la Duna de Pilat, en Arcachon (o más bien a unos kilómetros de esta ciudad de vacaciones).

La inmensidad de la duna es increíble cuando se ve a lo lejos. Y cuando, por fin, se ha escalado con ayuda (o no) de unas escaleras, la vista es aún mejor.

Bosque, arena y mar, en un todo único para pasar un rato largo y disfrutar. Lástima que fuéramos con el tiempo un poco justo, ya que fuimos en tren desde Burdeos después de comer y casi perdemos el último de vuelta. 



- El Espejo de Agua y los juegos de imágenes en Burdeos (Francia).

Un arquitecto, un fontanero y un urbanista se unieron para crear esta singular instalación frente a la Plaza de la Bolsa de Burdeos, en el llamado Puerto de la Luna, hoy Patrimonio Unesco de la Humanidad.

Son 3450 metros cuadrados de espejo de agua, en funcionamiento desde 2006 y que asombra a foráneos y sirve de lugar de encuentro y recreo a locales.



Los días pasados en Burdeos este septiembre fueron realmente calurosos y se agradecía pasear junto o sobre el espejo, dejando sin miedo los zapatos en la orilla y viendo los juegos de luces con el atardecer, con la iluminación de la plaza o simplemente con el propio reflejo de los caminantes.


- Los atardeceres de la isla de Ré (Francia).

El atardecer es de mis horas favoritas del día y en la isla de Ré tuvimos la ocasión de disfrutar de algunos de los más espectaculares de los últimos años.

Situada al oeste de Francia, los días eran aún largos a pesar de ser finales de septiembre y la localización de nuestro hotel, junto al Atlántico, hacía que pudiéramos pasear cada tarde por la playa cercana.

Lugares sorprendentes isla de Ré

Dos de los cuatro días pasados allí, pudimos disfrutar de la caída del sol en un entorno bellísimo y con colores inigualables. Ese es uno de los lujos que todos podemos disfrutar y que muchas veces pasamos por alto.


- Las iglesias trogloditas de Saint-Emilion (Francia).

Aunque Saint-Emilion nos pareció demasiado turístico, es bien cierto que el estar rodeado de viñas y su tradición vinícola lo ha convertido en un lugar imprescindible al visitar Burdeos.

Muchas veces se dejan de lado las tres construcciones trogloditas, excavadas en la tierra, que se pueden visitar con guía y sin posibilidad de hacer fotos en el interior ya que son de propiedad privada y prefieren que sea así.


Lugares sorprendentes Saint-Emilion


El día pasado allí nos permitió callejear y comer tranquilamente hasta la hora de la visita guiada. El gran campanario visible desde lejos, marca la presencia excavada en la tierra de la más grande de estas iglesias y que es punto final de la visita. 

Sólo os diré hoy que impresiona la enorme sala abovedada bajo tierra y que en pocos lugares podréis ver una iglesia subterránea tan singular.


- Los callejones y pasadizos del centro histórico de La Rochelle (Francia).

¿Recordáis esas películas de mosqueteros o aventureros del XVI o del XVII entre callejones, pasadizos y casas de entramado de madera? Pues así nos sentimos en La Rochelle, cuando la visitamos en septiembre.

Lugares sorprendentes La Rochelle


El centro histórico de la ciudad está repleto de edificios de la época renacentista y barroca, cuando era  un lugar de intenso trasiego marítimo y contaba con una burguesía rica y de ideas reformistas en lo religioso (cosa que luego les traería problemas).

Pasear un rato aunque sea siguiendo un mapa con rutas facilitado en la Oficina de Turismo, viene muy bien porque de otro modo dudo mucho que uno encuentre algunas plazas semiocultas, palacetes para amantes reales y pasadizos cuasi secretos.


- La Plaza Mayor de Alcaraz (Albacete).

Ni todo arte, ni todo naturaleza. Alcaraz es la combinación perfecta. En medio de un rico entorno natural  como es el de la Sierra del mismo nombre y a pocos kilómetros de la del Segura, surge esta ciudad (con título) de tradición árabe y corazón renacentista.

Plaza Mayor Alcaraz


En su Plaza Mayor, presidida por dos torres, no gemelas y sí competidoras, formada por lonjas se resume la mesura de Vandelvira, nacido en la localidad y en la que dejó amplia huella de su buen hacer arquitectónico.

- La vista de la Sierra del Segura desde Riópar Viejo (Albacete).

Si viajas a la provincia de Albacete y llegas a su Sierra del Segura no dejes de visitar Riópar Viejo, allá en lo alto y tras una carretera de curvas más que sinuosas.

El viejo Riópar es ahora un conjunto de casas de piedra dedicadas al turismo rural y que rodean a la iglesia del pueblo. Además de lo bonito que es, diferentes miradores ofrecen al visitante unas vistas de la serranía realmente inigualables. 

Vistas Riópar


- Los frescos de la iglesia de San Zenón en Verona (Italia).

Si hay algo que me gusta de las iglesias italianas es que en muchas de ellas se han conservado, más o menos bien, frescos procedentes del Medievo. 

Así en San Zenón, magnífico ejemplo del románico del norte de Italia, se reparten a lo largo de la nave central y en el presbiterio una buena colección de ellos. Algunos están atribuidos a la escuela de Giotto; otros son de autor desconocido pero todos ellos han conservado su intenso color, su sencillez de narración y su belleza atemporal.

San Zenón, Verona


- La Plaza de San Marcos bajo la niebla, en la noche y sin turistas.

Ya conocíamos Venecia y no hemos podido resistir la tentación de regresar hace un par de semanas para verla con luz invernal. Esperábamos menos aglomeraciones de lo habitual, pero nunca nos hubiéramos imaginado que iba a haber tan poca gente, sobre todo la tarde-noche que llegamos.

Tras dejar las cosas en el hotel nos fuimos hacia la Plaza de San Marcos, de las más bellas que existen y quizás la más teatral. Fue increíble ya que estaba casi vacía aunque no era muy tarde. La noche se había abatido sobre ella y lucían entre la niebla envolvente los edificios que la forman.

Allí paseamos y allí (algo helados, la verdad) la tuvimos casi, casi para nosotros solos. 


Venecia sin gente


Espero que este próximo 2017 sea por lo menos tan viajero como este y mucho mejor en algunos aspectos más importantes como la salud.

¡Salud y viajes para todos!

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.