6/4/17

Ruta de 10 días por el oeste de Francia

En septiembre de 2016 hicimos una ruta de 10 días por el oeste de Francia. Fue un viaje tranquilo en el que pudimos disfrutar de bellas ciudades como Burdeos y La Rochelle, de playas atlánticas inmensas y casi desiertas en la isla de Ré y de lugares tan curiosos como Saint-Émilion y la Duna de Pilat.

Tras un verano de hospitales, necesitaba desconectar y ¡claro que lo conseguí con tanta variedad!.

Aquí os dejo un la ruta para que veáis cómo la hicimos y a qué dedicamos esos estupendos días de septiembre.

¡Os lo recomiendo!




Ruta Oeste Francia Burdeos atardecer


Día 1. Llegada a Burdeos a las 8:00 de la mañana, muy pronto, la verdad, para aprovechar bien el tiempo, pero con pocas horas de sueño detrás.

Nos fuimos al centro en autobús desde el aeropuerto y llegamos andando, con algún despiste incluido, a nuestro hotel que estaba muy bien situado en pleno centro, a 50 metros de la catedral.

Para no caer agotados antes de comer, decidimos tomar un autobús turístico descubierto que nos llevó en un recorrido de una hora aproximadamente desde la oficina de turismo por todo el centro histórico.

A pesar de la luz y del calor, Javier cayó rendido y se durmió un rato y todo. Estuvo bien para situarnos y sobre todo para descansar a la vez que veíamos cosas interesantes.

Tras la comida en un crepería cercana al hotel nos fuimos a dormir la siesta (necesaria) y no nos levantamos hasta bien entrada la tarde. Dimos un paseo tranquilo hacia la Place de la Comédie y más allá hasta la de la Bourse y disfrutamos por primera vez de un atardecer maravilloso reflejado en el Espejo de Agua.

Muy útil, además para refrescarnos este Espejo. Tras una cena en una terraza céntrica, nos fuimos a dormir, que el día siguiente nos esperaban muchas visitas.


Día 2. Sigue nuestra visita a Burdeos

Desayunamos bien y con calma antes de salir a disfrutar de un montón de lugares. Este día en Burdeos hicimos las visitas fundamentales de la ciudad.

Como la Catedral estaba cerrada hasta la tarde sólo la vimos por fuera y nos marchamos hacia el barrio de Saint-Michel para conocer su impresionante iglesia cuyo pináculo se ve de lejos.

Después volvimos callejeando hacia el centro y viendo las distintas puertas, algunas tan bonitas como la de la Gran Campana. La iglesia de Saint-Pierre nos encantó con su plaza recoleta llena de sitios para comer.

Volvimos al Miroir (nos habíamos propuesto verlo a distintas horas y lo conseguimos) pero relucía tanto el sol y hacía bastante calor, así que seguimos adelante para comer en un bistrot y luego ir a la tienda Lego.

Después visitamos el Museo de Bellas Artes, justo detrás del ayuntamiento, aunque con la entrada poco señalada y algo complicada de encontrar.

Como ya estabamos cansados de tanta visita y del sofocante calor, nos fuimos al hotel a descansar y dejamos la catedral para última hora de la tarde. A la caída del sol disfrutamos de nuevo del frescor de nuestra fuente-instalación favorita de Burdeos.

Cenamos en el hotel ya que contábamos con parte de comedor y descansamos, porque el día siguiente sería de viaje.

Ruta Oeste Francia Teatro Ópera Burdeos


Día 3. Saint-Émilion

Teníamos ganas de conocer este pequeño pueblo rodeado de viñedos y con mucha historia detrás. Así que nos fuimos en tren hasta allí; un pequeño apeadero marca la parada de Saint-Émilion y hay que caminar un par de kilómetros entre viñas hasta llegar al pueblo.

La visita merece la pena aunque es un sitio muy, muy turístico. Nosotros llegamos a media mañana y apretaba el calor. Primero subimos a lo más alto del pueblo, donde está la oficina de turismo situada en un convento con un claustro y una iglesia preciosos.

Saint-Émilion está construido en cuesta y hay un par de calles realmente inclinadas en las que han colocado barandillas para que la gente no salga rodando. Allí se formaban colas para subir y bajar, así que paciencia.

Tras comer en un restaurante abarrotado, como todo el pueblo, fuimos a visitar las iglesias trogloditas excavadas en la tierra: son visita imprescindible que ya os contaré. Eso sí, conviene reservar antes a través de la web de la oficina de turismo porque son de propiedad privada, sólo se enseñan con guías y no te dejan hacer fotos. ¡Qué cosas!

Un café en una terraza y otro paseo completaron la tarde hasta la hora de tomar el tren de vuelta. No hicimos ninguna ruta por los viñedos, hay muchas opciones pero íbamos un poco justos de tiempo, así que será para la próxima vez.

Al llegar a Burdeos el cielo se iba encapotando cada vez más. Habían anunciado lluvias pero no imaginábamos que iba a llover tanto y tanto como lo hizo esa tarde noche. Los tranvías casi no circulaban y tardamos en llegar al hotel bastante, hechos una sopa. Menos mal que teníamos algo de comer, porque realmente fue terrible y se inundaron bastantes zonas de la ciudad. Al día siguiente nos marcharíamos a la Isla de Ré, así que a hacer maletas.


Ruta Oeste Francia iglesia troglodita portada



Día 4. Viaje a Isla de Ré

Para llegar a la Isla hay que ir a La Rochelle. El trayecto desde Burdeos es de poco más de 2 horas y luego, a las puertas de la estación, se puede tomar un taxi o un autobús que hace la ruta hasta distintas paradas de Ré.

Todo fue bien hasta que nos dejaron en una parada del pueblo donde estaba nuestro hotel, en Sainte-Marie de Ré. Allí esperamos mucho tiempo a que pasara una furgoneta y nos dejara cerca del hotel, que no al lado. Si lo llegamos a saber, hubiera sido mejor ir andando. Pero bueno, fue así y cuando llegamos nos dieron de comer lo poco que les quedaba porque habían cerrado ya el restaurante (eran casi las 3 de la tarde).

Después pasamos una tarde de relax en las piscinas y paseando al atardecer por la preciosa playa casi desierta. ¡Un lujo!

Ruta Oeste Francia Isla de Ré playa



Día 5. Visitando Ré en bici

La Isla de Ré es pequeña pero cuenta con cientos de kilómetros de carril bici, así que es un medio ideal para conocer los pueblos que la forman.

Este día alquilamos 3 bicis en el hotel y nos fuimos en un recorrido tranquilo y soleado por Sainte-Marie, Saint-Martin y La Flotte. Tres pueblos preciosos, sobre todo los dos últimos, tranquilos y llenos de casas cuidadas hasta el más mínimo detalle, como son los colores de las contraventanas.

Entre idas y vueltas hicimos más de 20 km en bici, lo que no está mal teniendo en cuenta que no estamos acostumbrados.

Javier fue el más ágil y el que menos se cansó. ¡Se notan los 10 años!

Ruta Oeste Francia bicicletas



Día 6. La Rochelle

Como la previsión del tiempo daba lluvias, dejamos la visita a La Rochelle para este día. E hicimos bien, porque llovió a cántaros toda la mañana.

Dedicamos las horas de lluvia a visitar el Acuario y por la tarde hicimos ruta por las calles porticadas y llenas de historia.

La Rochelle nos encantó con su abundante historia, su puerto antiguo y el ambiente animado que tenía en cuanto salió el sol.


Día 7. Hasta Ars-en-Ré

El pueblo más occidental de la isla es Ars-en-Ré. Está bastante alejado de Sainte-Marie, así que tomamos el autobús de línea (habíamos cogido los horarios en el hotel) y así fuimos hasta este pintoresco emplazamiento.

Ya de paso, vimos otros paisajes y playas de Ré, pues el autobús hacía muchas paradas (lo más aburrido). Ars nos gustó, es tranquilo y relajado como todo en la Isla pero cuenta con cierto encanto bohemio y es menos turístico. El paseo por los callejones es realmente bonito y vas descubriendo gran cantidad de casas preciosas con detalles curiosos.

Ruta Oeste Francia tranquilas calles


Día 8. Regreso a Burdeos


Como no madrugamos, llegamos a Burdeos a la hora de comer, y tras descansar en el hotel nos fuimos a dar un paseo tranquilo por la zona del llamado Triángulo de Oro.

Cenamos algo ligero en un café de la Plaza de la Comédie, junto al Teatro, y asistimos en la plaza a una puesta en escena muy quijotesca por el inicio de la temporada de ópera.

Aprovechamos para hacer algunas compras y visitar la magnífica librería Mollat.


Día 9. Mañana monumental y tarde de dunas

Fuimos esta penúltima mañana bordolesa bordeando el río Garona hasta las inmediaciones de la estación de tren. De paso nos paramos en plazas, puertas y en alguna iglesia que nos llamó la atención. Comimos rápidamente en la estación y nos marchamos a Arcachon.

La verdad es que teníamos que haberlo hecho al revés, es decir, haber ido por la mañana, pero bueno, lo decidimos así y tuvimos que correr algo esa tarde.

Desde Arcachon, cogimos un autobús que nos llevó a la Duna de Pilat. La visita pudo ser más tranquila, pero teníamos que estar pendientes de volver a tiempo a tomar el último tren, el de las 20:00 horas para Burdeos. Por eso digo lo de hacer la excursión por la mañana.

Sea como fuere, disfrutamos el rato pasado en la Duna, que es realmente maravillosa junto con el magnífico entorno de bosque y mar.

Ruta Oeste Francia Pilat



Día 10. Nuestro último paseo por Burdeos y regreso a España.


Como nuestro avión salía en torno a las 7 de la tarde, teníamos tiempo para seguir disfrutando de Burdeos. Y así hicimos. Nos faltaba por visitar St. Sernin y lo hicimos con la tranquilidad que esta bella iglesia merece.

Tras comer y recoger las cosas fuimos al aeropuerto y allí terminó nuestro viaje. Fue relajado pero no dejamos de ver y disfrutar la bella Burdeos, la isla de Ré (estupendo refugio para desconectar) y además sorprendernos con la Duna de Pilat. Un viaje muy completo y recomendable.

¿Te animas a conocer esta parte de Francia? Pues aquí te dejo un mapa para que te sitúes y veas precisamente dónde estuvimos.


2 comentarios :

  1. Una ruta preciosa y variada. No conozco esa zona de Francia, pero a Burdeos le tengo muchas ganas. Ahora veo que merece la pena estar nos días más y recorrer los alrededores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Tawaki. Efectivamente fueron unos días con un poco de todo. Arte, paisajes, ciudades, viñas, mar etc.. Burdeos te encantará pero no dejes de recorrer los alrededores y un poco más allá porque merece mucho la pena.

      Un saludo.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.