22/5/17

Hoteles para adultos, sí por favor

Últimamente cada vez hay más hoteles para adultos, sólo para adultos, y la verdad es que al principio me provocaron algo de rechazo. Ahora ya no.

Que los niños son la alegría de la casa, de la vida y demás, pues sí; pero no siempre. Y basándome en que creo que ellos no lo son todo (aunque sí gran parte), creo que los hoteles para adultos son un gran invento.


Fui madre hace diez años, cuando no se estilaban estas cosas hoteleras tan "modernas", tan de ahora. Así que antes de tener hijos, ni siquiera me había planteado que pudieran existir alojamientos en los que no se admitieran niños.

Ahora que se están poniendo de moda, y que no hay vez que busque un hotel y no me encuentre con alguno al que no pueda ir con mi peque, me planteo las dos situaciones. ¿Por qué elegirlos siendo o no padres?

Sea como fuere se sale ganando. Así que, en clave de humor, aquí van las razones para preferirlos (en ciertas ocasiones) y hacerlos muy deseables.

Hoteles para adultos descanso y relax
Imagen de Wee Sen Goh con licencia Creative Commons



¿Por qué creo que los eligen los que no tienen niños?

1. Obviamente, por la tranquilidad. Imaginaos un establecimiento de ensueño en plena Sierra de Gredos como es el Hotel Nabia. Yo he estado en él y lo he hecho sin mi hijo... pero es que además no había menores de 13 años, lo que hacía del lugar un remanso de paz.

2. Porque si pagas un precio elevado por esa tranquilidad o por una estancia en un hotelito encantador perdido en ninguna parte, te apetece que sea real y que no dependa de que haya o no criaturas dando botes por doquier.

3. Porque digamos que estar en un spa y que al lado una criatura salte en bomba en la piscina de chorros no es lo más agradable del mundo. Así, algunos hoteles no permiten la entrada al spa de niños, tienen limitado el acceso a un horario poco atractivo, o incluso cuentan con piscinas "sólo de adultos".

4. Porque muchas veces este tipo de alojamientos tiene restaurantes agradables y pequeños, cuidados con todo detalle, en los que un peque (digámoslo claramente), sobra.

Aún recuerdo alguna llorera por parte de Javier, muy pequeño, en el restaurante de un hotel de Valencia ahora cerrado. ¡Qué cruz! Cenábamos por partes, para no molestar a los huéspedes con el tono algo "elevado" de los lamentos del peque.

5. ¿A que sienta fatal que en la habitación de al lado haya familias con niños madrugadores que a las siete de la mañana se despiertan? Pues eso, y lo peor es que no se despiertan solo ellos, sino que levantan al resto de la familia y a los vecinos de habitación, que probablemente se hayan acostado tarde. En fin...

Hoteles para adultos Nabia hotel en Gredos


¿Por qué los elegimos (de vez en cuando) los que tenemos hijos?

1. Porque, ya que no llevas a tus hijos a ese hotelito mono, no te apetece estar aguantando a los de los demás. Oye, que mi trabajo me cuesta "domar a la fierecilla", y precisamente por eso no me gusta la gente que llega a un hotel y suelta a los críos, los suyos, como si el resto de los huéspedes tuvieran la obligación de aguantarlos.

2. Porque de vez en cuando es bueno desconectar en general del mundo infantil, darse un par de días de relax en un entorno tranquilo, a ser posible con encanto y, si puede ser, con algún que otro lujo.

3. Porque en ocasiones, en algún hotel mono-con-todo-para-ser-feliz me he sentido fuera de lugar con mi hijo. No por nada, sino porque te das cuenta de que han sido prudentes aceptando niños, pero que se les puede ir de las manos en cualquier momento. Hay hoteles, que de lejos no están hechos para niños pequeños, es así y hay que aceptarlo.

4. Porque a veces, algunos alojamientos te desaniman a llevar a tus hijos por lo prohibitivo de las camas supletorias o la no existencia de habitaciones familiares. Hasta 70€ por cama supletoria cada noche hemos llegado a ver en algún hotel. Para eso, es mejor directamente que lo hagan de "sólo adultos".

5. Porque los niños crecen, se asientan, los padres se relajan y pueden llevarlos a todas partes sin problemas. Bien es cierto que en algunos de estos hoteles estupendos tendremos que esperar hasta los 13 ó 14 años.


Está claro que nuestros hijos son un regalo, nuestro bien más precioso y que haríamos todo por ellos. Pero de vez en cuando, tomarse un respiro está muy bien y hacerlo en un hotel "sólo para adultos" está aún mejor.

3 comentarios :

  1. Yo también pienso que los hoteles para adultos son una buena idea, igual que hay hoteles más orientados a familias. Además, tal como dices, ir a un hotel tranquilo y con un encanto especial no es lo mismo si hay niños llorando o molestando. Hay sitios para todos los gustos y para todas las situaciones 😄
    Un saludo!
    Eva

    ResponderEliminar
  2. Creo que has dado en el clavo con todo lo que comentas. A mí alguna vez me ha pasado, en algún hotel "con encanto", que la magia del sitio se rompe con los gritos de niños pequeños. Obviamente es algo entendible y normal, pero también lo es la postura de los hoteles "adults only", ya que hoy en día que se vende más la experiencia que el alojamiento en sí, no se pueden arriesgar... Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
  3. A mi me parece estupendo que haya hoteles solo para adultos, sobre todo si lo que vas es a estar tranquilo. Lo de los spas con niños haciendo la bomba por ejemplo ya me ha tocado a mi y la verdad es que no es normal, pero o de siempre, no son los niños los que tienen la culpa. Lo bueno es tener opción en cada momento de elegir lo que más te convenga, yo ahora estoy en la fase de ese tipo de hoteles ;)
    Un abrazo Cris

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.