11/1/18

Qué ver en Olmedo, la Villa de los Siete Sietes

Olmedo ha sido la sorpresa de finales de año. Últimamente solemos hacer una escapada corta desde Salamanca los días que estamos allí en Navidad.

El año pasado estuvimos en Toro y en Zamora y nos quedamos con un sabor agridulce por no poder hacer todas las visitas previstas. Este año ha salido mejor y Olmedo nos ha recibido con frío adecuado al mes y sus mejores galas navideñas.

Aquí os dejo siete visitas imprescindibles en Olmedo, la llamada Villa de los Siete Sietes. Antes eran otros sietes, yo os dejo los míos para que disfrutéis de este bonito pueblo castellano.



Iglesia de Santa María Olmedo


1. Iglesia de Santa María La Mayor del Castillo

Reconozco que con esta iglesia tuvimos mucha suerte ya que, como vimos en un cartel en nuestro hotel, sólo se realizan visitas turísticas sábados y domingos (durante el invierno).

Pero, ¡oh, casualidad!, había una furgoneta de la Fundación Las Edades a la puerta y ésta estaba abierta, así que nos asomamos y un señor muy amable nos indicó que pasáramos y aprovecháramos que se iba a trasladar una imagen de Cristo para restaurar. Eso hicimos.

Esta preciosa iglesia llama la atención de lejos por su tamaño y su hermoso pórtico. A lo largo de los siglos, distintos estilos arquitectónicos han dejado su impronta. Así, la portada románica del XII, la mudéjar del XV y la gótica, del XVI.

Recibe su nombre por haberse construido sobre los restos  de un torreón o fortificación. El pórtico exterior le aporta ligereza y protege las portadas de las inclemencias del tiempo.

En el interior destaca su única nave cubierta con yeserías y sorprende el retablo plateresco. Este es una joya particular realizada en el siglo XVI y atribuido a a Gaspar de Tordesillas. Mezcla pintura y escultura y se le otorgan a las primeras diversos orígenes (desde Berruguete hasta Juan de Juni).



Retablo Santa María


El otro elemento que más nos llamó la atención en la iglesia fue el relicario que hay bajo el coro y que cuenta con 49 bustos con sus correspondientes reliquias de santos en el interior.

Justo delante de la iglesia de Santa María y mirando hacia el actual edificio del ayuntamiento se levanta la estatua de Fray Bartolomé de Olmedo. Este fue un fraile mercedario que acompañó a Hernán Cortés en la conquista de México.

Frente a Santa María, el antiguo convento de Nuestra Señora de la Merced es ahora el edificio del ayuntamiento de Olmedo.

En lo que fue la antigua iglesia del convento y hoy es Centro de Artes Escénicas "San Pedro" hay yeserías barrocas, obra probable de Alberto de Churriguera.



2. Iglesia de San Andrés

Olmedo destaca por la abundancia de obras de estilo mudéjar y entre todos los edificios de este estilo sobresale esta iglesia de la que prácticamente sólo nos ha llegado su ábside.

La iglesia de San Andrés se levanta en mitad de la plaza a la que da nombre. Se inició su construcción probablemente en el siglo XIII, aunque tiene elementos posteriores y cuenta con todos los elementos típicos del mudéjar castellano. Basamento de piedra, arquería ciega de ladrillo y entablamento de medidas proporciones son algunos de ellos. Los ladrillos se sitúan tanto en vertical como en horizontal.

Es una pena que no pudiéramos ver el ábside por dentro pero nos asomamos por la reja al inhóspito interior, algo desolado.

En el exterior un viejo olmo, llamado la Olma, nos recuerda que hasta hace poco estuvo vivo. Hoy en día sólo existe el tronco y fue árbol centenario que dio sombra a muchas generaciones.

De hecho el nombre de Olmedo tiene su origen en la abundancia de estos árboles en sus inmediaciones.


Ábside de San Andrés


3. Palacio de El Caballero de Olmedo


"Que de noche le mataron, al caballero, la gala de Medina, la flor de Olmedo". Así decía la copla popular en la que se inspiró el gran Lope de Vega para crear una de sus obras maestras, "El caballero de Olmedo".

Ahora, en esta casa palacio se encuentra un museo muy especial ya que realmente no es un museo al uso sino más bien un recorrido por el Siglo de Oro.

A través de distintas estancias, casi a oscuras, vamos conociendo a los personajes del drama, a los autores de la época, los temas tratados (como la honra, la situación de la mujer, el papel de los caballeros e hidalgos, el amor etc.) y los mitos que traspasaron la frontera de la Edad Media.

Es esta una visita muy curiosa y recomendable para niños y mayores ya que te acerca a la época que todos hemos estudiado desde un punto de vista muy novedoso.





4. Iglesia de San Miguel y cripta de La Soterraña


Muy cerca del Palacio de El Caballero, si es que hay algo lejos en Olmedo, nos encontramos la otra maravilla del lugar: la iglesia de San Miguel.

Edificada en estilo mudéjar su exterior es imponente y si, como nosotros, no la encontráis abierta, no dudéis en rodearla para por lo menos llevaros una idea de su tamaño.

En el interior guarda tesoros únicos que la próxima vez visitaremos: desde sepulcros que han visto pasar siglos y culturas diferentes, yeserías mudéjares o esculturas del XVIII pasando por retablos y la cripta de la Virgen de la Soterraña. Es esta la patrona de Olmedo y su habitáculo tiene planta octogonal (que se ve al exterior) y una cúpula ornamentada.

Como veis un lugar lleno de tesoros que hará que volvamos a Olmedo para disfrutarlos.


Exterior iglesia de San Miguel Olmedo


5. Arco de San Miguel y las murallas

Estaba Olmedo rodeado por murallas y protegido así de posibles intentos de conquista. Justo al lado de la iglesia de San Miguel se encuentra un impresionante tramo de estas con su correspondiente puerta.

Olmedo fue la cabecera de una de las comunidades que repoblaron Castilla durante la Reconquista, estaba al frente de siete poblaciones y por tanto se protegía de manera especial con murallas.

En el Arco de San Miguel de nuevo el mudéjar está presente con su sencillez y eficacia constructiva. Si seguimos el llamado Paseo de la Soterraña pasaremos por otras puertas o arcos, no tan hermosos pero que nos marcan las entradas de la antigua villa medieval.





6. Casas antiguas y calles medievales

Da gusto pasear por lugares cargados de historia como Olmedo. Así es fácil sentir el paso del tiempo y de la leyenda. Así, hay rincones indicados con el logotipo del Museo de El Caballero de Olmedo donde se situaron escenas de la obra de Lope.

También nos encontramos lugares adaptados a otros usos como el actual Museo de la Semana Santa (en el Monasterio de la Concepción) o la Torre del Reloj de la antigua Chancillería y hoy sala de exposiciones y biblioteca.

La Casa de los Dávila, la de los Ortega,  la Fuente del Caño Nuevo o el Lavadero son más ejemplos de los rincones peculiares que podemos encontrar si paseamos por Olmedo.


El interior de San Andrés



7. Parque Temático del Mudéjar

Abierto en 1999, este singular parque temático nos acerca a través de réplicas realizadas en pequeño tamaño a las obras más emblemáticas del mudéjar de Castilla y León.

En sus 15.000 metros cuadrados se distribuyen 21 réplicas entre las que destacan el Castillo de Coca o San Tirso de Sahagún.

El agua, las plantas y hasta un pequeño ferrocarril están presentes en este lugar que sigue creciendo con nuevas incorporaciones cada año.


Y hasta aquí mis siete sietes de Olmedo, la Villa de los Siete Sietes: "siete pueblos en su alfoz, siete arcos de entrada, siete iglesias, siete conventos, siete plazas, siete caños y siete casas nobles."



Pero aún no ha acabado el recorrido. Quiero recomendaros otro par de cosas que no os podéis perder si vais hasta allí. Son dos extras.



Extra 1: las aguas termales de las que podréis disfrutar en el Castilla Termal Balneario de Olmedo. Os alojéis o no en él, si pasáis un rato en sus aguas medicinales saldréis de lo más relajados.


Extra 2: el Museo de las Villas Romanas y la Villa de Almenara-Puras. Está situado este Museo a apenas 10 kilómetros de Olmedo y muestra cómo era la vida en las villas romanas que abundaban en el Imperio.

Además, hay una reconstrucción de una villa romana y se pueden visitar los restos de la Villa que se levantó aquí y pasear por encima de sus increíbles mosaicos.

Por cierto, los moradores de la villa también disponían de su particular espacio de relax en las termas de la casa. Pequeñas pero muy completas.


Mosaico de Pegaso


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.