12/1/14

Mis imprescindibles de…Toulouse

Toulouse siempre ha estado cerca de España, al otro lado de los Pirineos, y sin embargo, desde que las líneas de bajo coste introdujeron la ruta Madrid-Toulouse, se ha acercado mucho más. De hecho en apenas una hora de vuelo se llega a la capital de Mediodía-Pirineos.

Fue nuestra primera etapa del viaje que hicimos por el sureste de Francia el pasado mes de agosto. Volamos con Easyjet en un vuelo cómodo y lo suficientemente corto para que Javier, que entonces tenía 6 años, no se aburriera.

Como íbamos a pasar dos noches al inicio del viaje fuimos un poco selectivos con las cosas a visitar y sobre todo, buscábamos que estuvieran a mano andando. A ésto nos ayudó la localización del hotel en que nos quedamos, Le Pére Lèon, en pleno centro y junto a una parada de metro.

Partiendo de estas limitaciones de tiempo paseamos mucho por el Viejo Toulouse de donde yo elegiría mis imprescindibles para recomendar a todo aquel que viaje por la ciudad de ladrillo.



1. PLAZA DEL CAPITOLIO: Es el corazón de la vida ciudadana de Toulouse. Siempre que pasábamos estaba animada por mercados, gente que iba y venía, oradores improvisados, terrazas de cafés y restaurantes, el tren turístico que parte desde allí etc. Es, al fin y al cabo, una plaza llena de vida.

En el lado este de la plaza se sitúa la fachada del Capitolio que destaca por su monumentalidad, su frontón neoclásico y por las ocho columnas monumentales que representaba los "capitouls" que gobernaban la ciudad. En el mismo edificio del Capitolio se encuentra el Teatro del mismo nombre, institución de prestigio en Toulouse.


Toulouse Capitolio
Plaza del Capitolio de Toulouse una tarde de verano.



El lado oeste de la plaza está inspirado en la rue Rivoli de París y cuenta con un soportal que ha permitido la instalación de cafés, heladerías y restaurantes animados hasta bien tarde por la noche. Bajo la arcada veintinueve serigrafías la decoran evocando diferentes fases y personajes de la historia de Toulouse (desde Carlos Gardel que nació aquí hasta la derrota cátara de Carcassonne).

Atravesando la puerta principal del edificio del Capitolio se accede a un portal renacentista que destaca por el juego de colores entre el ladrillo rojo tolosano y la piedra caliza blanca. En lo alto, dentro de un nicho, observa a la gente que pasa una estatua del rey Enrique IV realizada a modo de retrato real en tres tipos de mármol diferente.

2. Conjunto conventual de LOS JACOBINOS: si tuviera que quedarme con un lugar de Toulouse, sin duda elegiría Los Jacobinos, el conjunto conventual de estilo gótico meridional y construido en ladrillo, ¡cómo no!.


Cuando se va paseando por las estrechas calles de alrededor, nada indica que la iglesia que se ve al fondo será tan espectacular.  En la iglesia, de una sola nave se encuentra la tumba de Santo Tomás de Aquino, el gran filósofo de la orden Dominica. Cerca del ábside se encuentra la "palmera", gran columna que sustenta las nervaduras de las bóvedas, formando lo que asemeja dicho árbol.


Claustro de los Jacobinos
Maravilloso claustro de los Jacobinos.

El claustro es reducto de paz y merece la pena detenerse un rato a contemplar los capiteles, el verdor del jardín y curiosear por las estancias que se reparten alrededor: el refectorio, la sala capitular etc. La entrada a Les Jacobins es gratuita, salvo la parte del claustro. Desde mi punto de vista, compensa con creces hacer el desembolso.

3. BASÍLICA DE SAINT-SERNIN: sin duda puede ser considerada el emblema de Toulouse. Forma parte de las grandes iglesias de peregrinación románicas situadas a lo largo del Camino de Santiago. St. Sernin forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco y merece una visita detenida que, al igual que en Los Jacobinos es gratuita salvo en la girola y el ábside.


St. Sernin
Ábside y torre de St. Sernin.

Todo en St. Sernin invita a ir con calma, la gran nave central y sus bóvedas de cañón, las colaterales, la girola y las obras expuestas en ella, la rejería, el tímpano de la portada principal, la torre rematada por un pináculo y el maravilloso ábside visto desde el exterior.

4. LAS PLAZAS DE TOULOUSE: puede parecer un tópico, pero siempre me han llamado la atención estos espacios urbanos hechos en su momento para distintos fines: mercado, lugar de celebración de festejos, de reunión, de ejecución etc. En Toulouse las hay grandes y suntuosas como la del Capitolio mencionada arriba y las hay recoletas y sencillas pero para mi gusto más especiales.

De entre las plazas que recorrimos en Toulouse, destacaría la plaza Charles de Gaulle a la que se llega a través del portal renacentista del Capitolio. En ella se erige el Donjon o torre del homenaje, que perdura como único vestigio de los antiguos edificios municipales y que ahora es sede de la Oficina de Turismo.


En esta plaza hay una fuente enorme que hará las delicias de los más pequeños en días de calor. La plaza Wilson está muy cerca y destaca por su forma oval, su pequeño jardín y su estatua del poeta occitano Pierre Goudouli. Cuando estuvimos por allí, había un tiovivo retro en el que Javier disfrutó un montón.

La plaza Saint-Georges es de mediano tamaño y sobresale por la variedad de edificios que la conforman. Todavía se pueden ver casas con entramado de vigas de madera que se entremezclan con otras del tradicional ladrillo. Durante mucho tiempo fue escogida como lugar para erigir el cadalso y junto al parque infantil una placa hace mención a la ejecución del mercader protestante Jean Calas allá por 1762.

Por último mencionar la pequeña plaza de la Trinité que fue reorganizada en el siglo XIX y en la que se edificaron casas inspiradas en el Cinquecento italiano y más tarde, en 1900, ejemplos del Modernismo con vidrieras decoradas en ventanas y miradores. Un rincón bello y además muy animado por restaurantes y terrazas.


5. PASEAR POR LA ORILLA DEL RÍO GARONA: el recorrido que va desde la plaza de Saint-Pierre hasta el Pont-Neuf es muy agradable. En el embarcadero de la Daurade se puede coger barcos que hacen rutas de en torno a una hora y media. Algunos ofrecen servicio de cenas.


Atardecer junto al Garona
Atardecer junto al Garona.

6. El HOTEL D'ASSÉZAT: el hotel o mansión urbana erigido por Pierre d'Assézat en 1555 es la joya del Renacimiento de Toulouse. Aún cuando no se visite la colección de arte que alberga, como nos pasó a nosotros, recomiendo atravesar el portalón que hace esquina entre la rue Metz y la rue de l'Echarpe y disfrutar durante unos minutos del maravilloso patio de piedra y ladrillo.


Hotel d´Assezat
El Hotel D´Assézat, todo un ejemplo de la arquitectura
renacentista tolosana.

7. CALLEJEAR y disfrutar de vías como la rue Taur que va desde el Capitolio hasta St. Sernin, de la rue Gambetta y sus librerías, de las calles con nombres de mercaderes (Bourse, Marchands, Quatre Coins des Changes) y sus cuidadas tiendas, de las recoletas callejuelas que llevan hasta la catedral del Saint-Etienne... Siempre habrá rincones, edificios, negocios de todo tipo que llamarán la atención del paseante y que nos harán sentir que estamos detenidos en el tiempo.


8. Por último me gustaría recomendar un par de cosas si se va a TOULOUSE CON NIÑOS: el tren turístico que sale del Capitolio y hace un recorrido interesante por el centro histórico, el tiovivo de la Plaza Wilson y las jugueterías-librerías infantiles que abundan en el centro y que son todo un ejemplo del poder de la imaginación. Recuerdo claramente Espace Milan en la rue des Puits Clos donde pasamos un rato muy agradable.


P.S. No nos dio tiempo a visitar la Ciudad del Espacio. Así tendremos la excusa perfecta para volver a Toulouse algún día.


10 comentarios :

  1. Me ha gustado mucho. Invita a visitar la ciudad y sirve de guía para una estancia breve.
    Gracias Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pepi, me alegro de que te haya sido de utilidad.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  2. Ana Alonso Martín12 de febrero de 2014, 2:04

    Toulusse, la ciudad rosa (¿no es así?).
    Allí empezamos en el verano de 2007 nuestro primer viaje en bici: el Canal de Midi, que va de Toulusse al mar.

    Guardo grandes recuerdos de Toulusse y de ese viaje que seguramente repetiremos cuando los niños sean algo mayores y puedan montar en bici.

    Un abrazo, Cris.
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Ana. Es una ciudad curiosa, toda de ladrillo. ¡Tengo ganas de hacer la ruta en barco por el Canal du Midi!. Otra opción buena para ir con niños.

      ¡Estupendo que compartamos gustos en cuanto a los destinos viajeros!

      Un abrazo.

      Cristina

      Eliminar
  3. Muy interesante el post! Toulousse queda bastante cerca de Barcelona, a ver si nos animamos a hacer una escapada y la conocemos! Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roser. La verdad es que estando cerca, yo no me la perdería. Es una ciudad que a mi me sorprendió agradablemente, quizás porque esperaba menos de ella y me encontré con un lugar interesante con mucha historia, rincones especiales y algunos monumentos realmente fabulosos.

      Un saludo.
      Cristina

      Eliminar
  4. Me encanta Toulouse, tu blog me hizo viajar allí de nuevo. Aún no he escrito sobre ella, pero te dejo mi blog de viajes para que veas sobre las ciudades que he escrito.

    http://viajemosblog.wordpress.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roberto. Toulouse tiene mucho que ofrecer al viajero, más de lo que se piensa. Miraré tu blog, gracias por leer el mío.

      Un saludo.
      Cristina.

      Eliminar
  5. Veo que no os dio tiempo a ver la Cité de l'Espace, nosotros si que lo hicimos y a los niños les encantó, eso si fuimos un día de mucho calor y en el exterior casi nos achicharramos. Es una visita muy interesante te la recomiendo.

    Un saludo!
    Mar Vara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mar, no nos dio tiempo y mira que lo sentimos ya que seguro que al peque le hubiera encantado. Para la próxima vez.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.