14/5/14

Qué hacer... 5 días en Estambul


A veces, cuando hacemos una escapada a alguna ciudad y tenemos el tiempo limitado a unos cuantos días, nos cuesta organizarlo para maximizar y a la vez disfrutar sin agobios de lo que vemos.


Esta nueva sección del blog nace con la idea de ofrecer sugerencias de rutas por distintos lugares, sin entrar en detalles, para facilitar la distribución del tiempo.

Iniciamos "Qué hacer…" con Estambul, esa mágica ciudad, grande y caótica con un montón de cosas interesantes que hacer. Los que seguís el blog, ya habréis visto que describo mis sitios favoritos de Estambul en el post Mis imprescindibles de Estambul. Mis sugerencias son eso, sugerencias, ajustadas a mi modo de viajar y a mis gustos personales. Las posibilidades son tantas como viajeros, pero estas son las mías.


Día 1. Zona del Bósforo: Este día se puede dedicar a visitar la zona situada junto al estrecho que une el Mediterráneo y el Mar Negro. Está algo apartada del resto de visitas importantes, así que lo mejor es centrarnos este día aquí para disfrutar con tranquilidad.


Por la mañana podemos visitar el palacio de Dolmabahçe, conviene llegar pronto porque suele haber algo de cola. Como la visita a lo principal es guiada, el tiempo que se puede pasar en el interior es limitado. Después, si no visitamos la otra parte, el harén, podemos recorrer los jardines creados a lo largo del Bósforo. Para organizarnos bien hay que saber que cierra los lunes y los jueves.



Estambul Dolma Bahçe
En Dolma Bahçe.
Después de la visita, dando un paseo de unos 20-30 minutos nos acercamos a la zona de los muelles del Bósforo, en Ortäkoy. Aquí encontraremos una multitud de restaurantes con terraza para comer antes de coger el barco que nos llevará de crucero por el Estrecho. El que hicimos nosotros no fue especialmente largo, creo recordar que duró unas 3 horas, pero fue tiempo suficiente para captar aunque sólo fuera parte de la belleza de este lugar. Recomiendo hacerlo a la luz del atardecer, entonces ya será sublime.


Estambul Bósforo
La torre de Rumeli Hisan, las colinas verdes y el gran puente colgante sobre el Bósforo.

Para tomar algo de cena o dar una vuelta por este lado del Bósforo está bastante bien la zona de Akaretler, una serie de casas construidas para alojar al servicio del cercano palacio de Dolmabahçe y que tras una rehabilitación cuidada se han convertido en un lugar repleto de galerías de arte, hoteles "hip", restaurantes etc.



Día 2: Gran parte de este día se puede dedicar a una de las visitas más espectaculares de Estambul, el magnífico palacio de Topkapi. Al igual que a otros lugares muy turísticos conviene ir pronto para evitar las largas colas que se forman. La sucesión de pabellones en el recinto palaciego, con distintas colecciones de arte, así como las estancias del harén y las terrazas y jardines hacen que la visita pueda ser tan larga como uno quiera. Salvo los martes y en un par de festividades religiosas, el palacio abre en un amplio horario, así que es fácil organizarse para visitarlo.



Los alrededores de Topkapi son estupendos para pasear: la Sublime Puerta, las casas otomanas de madera y las tiendas de artesanía son interesantes. Además, otros dos lugares emblemáticos de la ciudad están muy cerca. Nosotros optamos por visitar la Mezquita Azul y como era la hora de la oración tuvimos que esperar en el patio, mientras escuchábamos por la megafonía la voz del muecín.


Si se está alojado en Beyoglu o cerca, es buena idea pasear por la tarde-noche por la famosa Istiklal Caddesi, llena de tiendas, bullicio y restaurantes donde cenar.


Día 3. Una buena opción matinal es desplazarse (bien en taxi, bien combinando varios autobuses) hasta la preciosa San Salvador de Cora. Este pequeño recinto alberga una de las colecciones de mosaicos más espectaculares que se pueden contemplar en Estambul. Cierra los miércoles.



Estambul Cora
Mosaicos de la iglesia de Cora.

Después de esta visita tan estupenda conviene volver al centro histórico para acercarnos al otro emblema de la ciudad: Santa Sofía. Si viajamos por libre tendremos que armarnos de paciencia con las colas que se forman en la entrada, merecerá la pena hacerlas. También se puede comprar el ticket por Internet y ahorrárnoslas. Cierra los lunes.
Estambul Santa Sofía
Interior de Santa Sofía.

Buen complemento para esta visita que deja extenuado ante tanta magnificencia y belleza, es la Cisterna de la Basílica. Este palacio subterráneo sorprende por sus columnas, su silencio y su simple presencia. Además, en la misma calle hay un montón de restaurantes donde comer antes de visitarla. Cierra los martes.

Cisterna de la Basílica
La Cisterna de la Basílica con sus innumerables columnas.

Día 4: Hoy toca ir de compras. Si tenéis la oportunidad de cruzar el puente Gálata, hacedlo, bien andando o bien en tranvía, ya que es una experiencia estupenda la de cruzar el Cuerno de Oro acercándose poco a poco a Sultanhamet, el corazón histórico de Estambul.

Nada más cruzar se encuentra la imponente Mezquita Nueva, una de las más grandes de la ciudad que contaba con un complejo de edificios alrededor para dar servicios como biblioteca, hospital etc. Una de las construcciones dependientes era el mercado que en la actualidad es el Bazar de las Especias o Egipcio.


Después de cruzar este bazar, colorista y oloroso gracias a las especias expuestas, lo mejor es acercarse por un montón de calles llenas de tiendas y puestos al tercer gran emblema de Estambul: el Gran Bazar. Muy turístico, sobre todo cuando aparecen los grupos de cruceristas, lo mejor es ir pronto y pasear tranquilamente por este conjunto de calles cubiertas y escaparates más o menos cuidados.


En este gran centro comercial se puede estar el día entero; cierra los domingos y abre hasta las 18:30.

Desde aquí ya estamos muy cerca de una de las mezquitas más bellas de la ciudad, la de Solimán el Magnífico, que cuenta además, con un restaurante asequible de cocina tradicional.


Por la noche, sería bonito acercase hasta la Torre Gálata para verla iluminada. Es preciosa. Además, está cerca de Istiklal, la calle comercial antes mencionada y de otros emblemas de Estambul como el hotel Pera Palas. La galería Çiçek, en plena Istiklal cuenta con un montón de cafés y restaurantes algo apelotonados.



Día 5: Si, como nos pasó a nosotros, hoy salís de vuelta, estaría bien profundizar en alguna zona menos monumental pero igualmente interesante como Beyoglu. Además de su famosísima avenida, si subís a la Torre Gálata de día, la vista de la ciudad será espectacular e inolvidable como recuerdo de lo vivido.


Después, el paseo por el barrio de los anticuarios, Çukurcuma, las tiendas de Istiklal y los cafés como el del Pera Palas os dejarán un estupendo sabor de boca de esta maravillosa ciudad.



Estambul vista
Desde lo alto de la Torre Gálata: el Cuerno de Oro y al fondo Topkapi, Santa Sofía y la Mezquita Azul.



Lectura de otros #Postamigo que te pueden interesar:

Estambul, una ciudad con mucha historia de Descubriendo mundo y vida

7 comentarios :

  1. Qué bonita Aya Sophia! Yo fui ya hace casi un año y tuve la mala suerte de que su interior estaba en obras... aún así, me alucinó! Otra mezquita que me gustó mucho fue Suleymaniye: impresionante. Estoy deseando volver a esta ciudad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una maravilla, Diana. Para volver más de una vez.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  2. Oye pues cinco días dan para mucho, nosotros no hemos ido nunca aunque nos encantaría...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, chicos. Dan para mucho, aunque la clave es llevárselo un poco currado ya que cada sitio abre y cierra días diferentes. Organizándose en este aspecto, Estambul cunde mucho, sobre todo porque en la zona de Sultanhamet te puedes mover perfectamente andando y las "atracciones" y visitas más importantes no están lejos unas de otras.

      Animaos y veréis cómo os gusta.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  3. Nunca he estado en Estumbal y es mi asignatura pendiente. Me encanta la cultura y el ambiente que se respira en ese tipo de países y seguro que disfrutaría al máximo. Así que, en cuento tenga el vuelo previsto volveré a este post y tomaré nota con más atención. Enhorabuena por las fotos :) Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustará Miryam. Es una ciudad diferente por muchas cosas: la localización geográfica, el ambiente, los monumentos que se pueden visitar, la comida con influencia árabe, griega, mediterránea...Muy interesante.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  4. Las obras del interior de Santa Sofía son casi tan antiguas como la misma catedral...desde el año 2004 en que la visité por primera vez no he dejado de visitarla cada año, la última vez en Marzo de 2015, y los andamios siguen allí, unas veces de un lado, otras veces en el otro....
    Teneis decenas de entradas sobre la ciudad en mi blog: http://www.anamoralesblog.com/category/i-love-istanbul/

    Saludos a todos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.