30/10/14

Sí es serio este Cementerio

La tradición cristiana de honrar a los muertos entre la festividad de Todos los Santos, el 1 de noviembre, y la de los Fieles Difuntos, el 2 de noviembre, ha traído a mi memoria unas cuantas visitas a lugares que podríamos considerar algo tétricos, ya que de cementerios se trata.

Sin embargo, en estos casos que aquí os traigo, la aprensión que a veces se siente al visitar estos lugares es superada por la sensación de estar en sitios impregnados de belleza, de arte y de sensibilidad.

Comencemos con nuestro recorrido.

1. En Viena, ciudad imperial, capital del antiguo imperio austro-húngaro, se encuentra la famosa Cripta de los Capuchinos, cripta imperial con los enterramientos de los monarcas Habsburgo. Es visita imprescindible y algo siniestra, pero sorprende sobre todo la sencillez del lugar. Según avanzamos en los siglos los sarcófagos son más simples, desde la suntuosidad barroca del de María Teresa hasta el del emperador Francisco José, que entre su esposa, la recordada Elizabeth (Sissi), y su hijo el archiduque Rodolfo, descansa para siempre.

Hoy en día sigue siendo utilizada y el último miembro de la dinastía enterrado allí fue Otto de Habsburgo en 2011.

Cripta de los Capuchinos en Viena
Sarcófago del emperador Francisco José, entre el de Sissi y el de su hijo Rodolfo.

También en Viena, en la iglesia de los Agustinos, se encuentra uno de los monumentos funerarios más bellos. Fue realizado por el maestro Antonio Canova en honor de María Cristina de Austria en 1805 y destaca especialmente por la composición serena, llena de clasicismo y de mesura.

Los arquetipos que representan la muerte, junto con cierta simbología masónica como la pirámide, se encuentran presentes aquí. Una procesión se dirige poco a poco hacia la entrada de la pirámide, donde reposarán los restos de la fallecida. A un lado se sitúa el ángel de la muerte junto con un león.



Monumento funerario Agustinos de Viena
Monumento funerario en la iglesia de los Agustinos de Viena.

En el cortejo que avanza pesaroso se encuentra un anciano que va agarrado de una joven, la Piedad. Más adelante, una anciana, la Virtud, lleva las cenizas hacia la tumba y va acompañada de dos niñas. Sobrevuela la entrada la Felicidad con un medallón con el retrato de la difunta. La composición impresiona por su delicadeza y por el sosiego que transmite a pesar de representar lo ineludible del momento de la muerte.

Como curiosidad, añadiremos que en esta iglesia de los Agustinos se encuentran 54 corazones de los miembros de la dinastía Habsburgo, enterrados en su mayoría en la mencionada Cripta de los Capuchinos.


Cortejo fúnebre entrando en la pirámide
Cortejo fúnebre entrando en la pirámide.

2.  Durante los días pasados en Edimburgo en nuestro reciente viaje a Escocia, tuvimos la oportunidad de comprobar que son muchos los cementerios situados en el centro de la ciudad. Razones históricas, urbanísticas y de oportunidad obligaban a esto y hoy en día se han convertido en atracciones turísticas de merecida y obligada visita.

En las dos visitas guiadas que hicimos por la capital escocesa de la mano de Viajar por Escocia, estuvimos en algunos de ellos y pudimos comprobar todo lo que encierran, a parte de restos humanos: arte, historia, misterio y leyendas.

El Cementerio de Greyfriars se encuentra a 5 minutos escasos de la Royal Mile y el día que lo visitamos, lluvioso y ventosísimo, sobre la una del mediodía tuvimos la "compañía" de la niebla que, poderosa, iba envolviéndolo todo, dándole un aspecto siniestro y bello a la vez.

En la iglesia de este cementerio se firmó en 1638 el National Convenant de los presbiterianos frente a la imposición por Carlos I de la fe episcopaliana. Se terminó de construir en 1620 sobre los restos de un antiguo convento franciscano. Tras la llegada de Carlos II al trono, en este mismo lugar se produjo la persecución por motivos religiosos y de venganza de aquellos que provocaron la caída de su padre, Carlos I, es decir los firmantes del National Convenant. Muchos de ellos fueron torturados, ejecutados y enterrados aquí por orden del delegado real, George Mackenzie, que también descansa aquí.

Un halo de misterio, y en nuestro caso de niebla, recorre el cementerio en el que se dice se oyen voces, y se sienten los empujones y mordiscos de los asesinados cuyas tumbas se encuentran separadas del resto, aisladas por una verja, según orden del ayuntamiento de la ciudad que, harto de las denuncias por estos casos sin explicación, decidió blindar el acceso. Igualmente, el panteón de Mackenzie está clausurado.

Cementerio de Greyfriars Edimburgo
El siniestro y bello cementerio de Greyfriars con la niebla cayendo.

Hay otro aspecto más amable del cementerio de Greyfriars y es el que lo relaciona con J.K. Rowling, la autora de Harry Potter. Su lugar de escritura cuando llegó sin dinero y recién divorciada a Edimburgo era un pub cercano, y solía pasear por este cementerio para buscar inspiración. Así, algunos personajes llevan apellidos que tomó prestados de las lápidas: MacGonagall, el "peor poeta de Inglaterra", o Thomas Ridell, inspiración para el nombre original del maligno Lord Voldemort (Tom Riddle).

Llama la atención, al fondo del cementerio, el enorme edificio del George Heriot´s School del que se dice tomó la idea para Howgarts y no sólo en lo arquitectónico, sino por la división que hacen del alumnado a temprana edad. ¿Se basaría en esto J.K. Rowling para las cuatro casas del colegio de magos?

George Heriot´s school desde el cementerio
Al fondo del cementerio la silueta del George Heriot´s School.

Al otro lado de la ciudad, a los pies de Waterloo Place, se encuentra el Cementerio de Calton. Última morada de hombres de la Ilustración como David Hume, presenta un aspecto totalmente diferente al de Greyfriars. La Razón ya ha entrado en la ciudad cuando se construye y se nota en la organización y en la simbología.

Destaca, ya que es visible desde muchos puntos de la ciudad, el obelisco que se instaló como guía para atraer las almas de los reformistas desterrados a Australia por intentar propagar las ideas liberales de la Revolución Francesa.

Monumento a Lincoln Calton Hill
Memorial a los caídos en la Guerra de Secesión americana.
Con la estatua de Lincoln arriba.


Muy cerca de la entrada al cementerio se levanta un monumento memorial que llama la atención por tener en la cúspide a Abraham Lincoln y en la parte de abajo a un esclavo negro liberado que levanta los brazos hacia él como agradecimiento. Fue erigido con dinero americano en gratitud a las vidas de escoceses fallecidos en la Guerra de Secesión americana que contribuyó a la abolición de la esclavitud.

La visita a este cementerio la hicimos de noche, en torno a las once, y debo decir que impresionaba por mucho que fuéramos en grupo y pensando que allí estaban enterrados los padres escoceses de la Razón Ilustrada, menos lúgubres que algunos de los habitantes de Greyfriars. La estatua de Lincoln, de la que sólo veíamos la silueta encaramada, daba bastante susto.


3. Para terminar, venimos a España y con la mente viajamos hasta Asturias. Allí, en el concejo de Llanes, se encuentra uno de los cementerios más bellos que conozco, situado junto al mar.

Se encuentra en la ensenada que separa los pueblos de Barro y Niembro, y tiene como protagonista a la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, del siglo XVIII.

Cementerio de Niembro
Vista del cementerio de Niembro con la ensenada en bajamar al fondo.

El día que lo visitamos no tuvimos la suerte de que hubiera pleamar, así que la ensenada quedaba al descubierto, rodeándolo en la pequeña península que ocupa. Dio igual, o casi igual; la belleza del lugar es insuperable. No tienes la sensación aprensiva de otras visitas a cementerios. A lo lejos se veían casas al borde del bosque, olía a mar (algo extraño en un cementerio) y la tranquilidad era máxima. El sitio es pequeño y los últimos enterramientos tienen fecha de hace más de 30 años. Un lugar maravilloso para el descanso eterno.

Hace muchos años atracaban barcos cerca de la iglesia para recoger limones y nueces con destino a Francia.  El sitio es tan espectacular que no es raro que fuera elegido por varios directores como escenario de cine y televisión: José Luis Garci en "El abuelo", Gonzalo Suárez en "Epílogo" y más recientemente para la serie de TVE "La Señora".


Cementerio y playa en Niembro
La iglesia y el cementerio de Niembro desde la playa en bajamar.


Espero que os haya gustado este breve recorrido por algunos de los cementerios y enterramientos más bellos que he visitado últimamente. Cementerios en los que se ha buscado la belleza directamente, o se ha encontrado con el paso de los años. Lugares que reconcilian con la presencia inevitable de la muerte en nuestras vidas.

Cementerios, sí, pero... ¡qué cementerios!



14 comentarios :

  1. Hace tiempo que quiero hacer este mismo post!!! Me ha encantado el tuyo. A ver si mañana empiezo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Jordi. La idea me surgió la semana pasada ante tanto Haloween...La tradición del Día de Todos los Santos de visitar los cementerios me dio la idea y sobre todo teniendo en cuenta la reciente visita a los de Edimburgo y de Niembro.

    Me alegro de que te haya gustado.

    Cristina.

    ResponderEliminar
  3. Yo aportaría el cementerio judío de Praga que es una belleza y el de colon en la Habana que es como un museo de esculturas al aire libre. El de Niembro lo fui a ver expresamente y es una maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Praga es una maravilla pero no tenía fotos (ja, ja)...Es muy original con las piedras en las tumbas...Es un sitio mágico.

      Un abrazo!!

      Eliminar
    2. Yo tengo, si lo quieres incluir, dímelo.

      Eliminar
  4. Un post muy apropiado para la fecha.
    Fotografías preciosas.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paco, me alegro de que te haya gustado.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  5. Hay muchos cementerios preciosos por el mundo, me han encantado todos los que has puesto y las fotos son muy buenas. No conocía el de Asturias y me ha parecido maravilloso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen. El de Asturias debe ser aún más maravilloso cuando suba la marea y esté rodeado de agua y de bosques.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  6. La verdad que los lugares que nos habéis enseñado son muy sugestivos y cuantas curiosidades encierran.
    Gracias por compartir vuestra experiencia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros, me alegro de que te haya gustado.

      Un saludo.

      Cristina.

      Eliminar
  7. Conoces el de la Recoleta en Buenos Aires? Es muy bonito también, con un montón de obras de arte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!! Tengo la suerte de haber paseado por él tranquilamente. Para un próximo post similar, no hay duda de que lo incluiré. Es de los más bellos y monumentales.

      Eliminar
  8. Tengo fiesta de hallowing con los niños esta tarde y estoy ya entrando en calor.
    Muy oportuno.
    Saludos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.