10/2/15

Can Prunera, Sóller

En Sóller, en la Calle de la Luna (¡qué poesía ya en el nombre! ) se encuentra Can Prunera. Es una visita no demasiado conocida y que nos recomendaron en nuestro alojamiento durante los días de verano que pasamos en Mallorca en 2010.

Un tanto escondida en el centro histórico del pueblo, entre casas empedradas, calles estrechas y contraventanas verdes, se sitúa esta pequeña delicia. Construida siguiendo los dictámenes del Modernismo a principios del siglo XX, en su recorrido iremos descubriendo esos pequeños detalles de la época en que los elementos decorativos primaban sobre los constructivos.

Fue mandada construir por Joan Magraner y Margalida Vicens, emigrantes a los que se apodaba "Els Pruneres" debido a que comerciaban con frutas. Una vez enriquecidos regresaron al pueblo y levantaron esta casa en el estilo Modernista que tanto se llevaba por entonces.



Fachada trasera
Fachada trasera de la casa, vista desde el jardín.


En la planta de entrada se conserva el mobiliario original de la casa con formas sinuosas. Destacan enormemente los magníficos suelos dispuestos a modo de alfombra con sus diseños intrincados. Las distintas estancias son una sucesión de artes decorativas modernistas. Etapa ésta del arte en la que se cuidaban especialmente los elementos ornamentales: suelos, molduras, espejos, marcos de las puertas, cristaleras, lámparas, etc. La naturaleza era elemento inspirador, y las hojas, las plantas y las libélulas parecen querer reflejarse en muchos rincones de esta edificación.



Escalera de caracol
En una de las salas expositivas destaca la magnífica escalera de caracol,
donde está sentado Javier, y el suelo de baldosas que parece una alfombra.


La colección de pintura que alberga es pequeña pero de calidad y se sucede tanto en la primera como en la segunda planta. En ésta se encuentra la exposición denominada "Del Modernismo al siglo XXI" nutrida en gran parte por la Colección de Arte Serra y que va poco a poco enriqueciéndose gracias a las donaciones sucesivas de particulares y artistas.
En este entorno tan privilegiado podremos contemplar obras de Léger, Toulouse-Lautrec, Miró, Klee, Rusiñol, Barceló, etc.

En los sótanos se encuentran las antiguas "botigas" o dependencias dedicadas a los oficios manuales en la casa: lavadero, depósito de aceite, cocina y pozo.



Jardín
En el jardín trasero lleno de plantas aromáticas, con la Sierra de Tramontana al fondo.

El especial encanto del jardín completa la visita a Can Prunera con el trasfondo de la Sierra de Tramontana (que cruzamos en el tren histórico de Sóller). De cierta inspiración oriental y sembrado de esculturas, es un pequeño vergel que se agradece en días tan calurosos como los que pasamos aquel verano en Mallorca.

A pesar de que ya hace tiempo que hicimos esta visita (sólo hay que ver lo pequeño que era Javier), la recuerdo con especial cariño ya que la colección es interesante, la casa es magnífica y su posterior rehabilitación, excepcional.

Así pues, si vais por Mallorca y os gusta el Modernismo, no dejéis de pasaros por Can Prunera.

Figura brazos arriba
Expresiva escultura en el jardín de Can Prunera.

Datos prácticos de Can Prunera:

Dirección: Calle Sa Lluna, 86-90. Sóller (Mallorca).
Horario de invierno (de noviembre a febrero): 10:30-18:30. Cierra los lunes.
Horario de verano (de marzo a octubre): igual, pero sin cerrar los lunes.
Cierra el 25 de diciembre y 1 de enero.

Precio: entrada general 5€; reducida 3€ y niños menores de 12 años gratis.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.