12/5/15

Impresiones de mi primer TBM (Travel Bloggers Meeting)

Tenía pocas ganas de ir al Travel Bloggers Meeting, o más bien, Encuentro de Blogueros de Viaje. La distancia desde Albacete y las fechas, habitualmente ajetreadas, de mayo me tiraban un poco para atrás. Además, mi timidez (aunque no lo parezca) hace que huya un poco de las concentraciones de mucha gente desconocida.


Señales para no perdernos
Señal del TBM en el suelo placentino.


Sin embargo, he vuelto hace un par de días bastante satisfecha. En el aspecto humano del asunto ha sido una experiencia agradable, y en el aspecto bloguero he aprendido algunas cosas y tomado ideas que nunca vienen mal.

Ampliando las primeras impresiones reflejadas en la página de Facebook del blog, me gustaría dividirlas en positivas y negativas, que de todo hay, y quiero comenzar por las primeras, que realmente son las que cuentan en la vida.


EN EL LADO POSITIVO, ME QUEDO CON:

- El reencuentro con bloggers que tuve la oportunidad de conocer en enero en FITUR (enlace). Especial ilusión me hizo poder compartir tiempo y espacio con Alejandra de Viajar cueste lo que cueste, con la que además hice el recorrido hasta Plasencia desde Madrid en el tren de media distancia que tarda casi tres horas en llegar; María de Tu hobbie tu viaje, con la que me río siempre con su combinación de sensatez y humor, y con Sabela de Viajando imágenes y sensaciones, siempre original, amable y con un montón de experiencias que compartir. Las chicas de Galicia (Leticia y Maruxaina), Irene Somoza y las Vipavi de Burgos, fueron también esperados reencuentros.


Animado grupo de bloggers
De izquierda a derecha: Mauxi, Sabela, Alejandra, María, Concha y
 la sosa de la derecha, servidora. (Foto de viajar cueste lo que cueste)


- El poder conocer a estupendos bloggers con los que he tenido relación "virtual" este año y medio y a los que por fin he puesto voz. Así, Mauxi de Turiscurioseando Turiscurioseando, ejemplo de saber estar, buen humor y encanto; Ana Isabel Escriche de Planeta Dunia, toda ella originalidad, sinceridad y sentido del humor... ¡cómo me río con sus escritos, tan reales, tan estupendos!; Alicia de Rutas por España, Patri de La Cosmopolilla y Neus de Los viajes de David y Neus... ¡gracias, chicas, por la paciencia con esta pésima cocinera!; a los Viaxadoiro y su estupendo ánimo; a Millán Dasairas, otro gallego de pro y estupendo conversador; a María García de Callejeando por el Mundo, ¡qué buena gente da la tierra Asturiana!; mi "vecino" de Valladolid de Rubén y el mundoRubén y el mundo, siempre con buen humor, hasta con la alergia a flor de piel.

- El ampliar horizontes blogueros con otros espacios hasta ahora desconocidos para mí, y que en adelante seguiré tras conocer a sus autores: Danny, compañero de pupitre y de bromas de Viajero errante; María de El Charrán mochilero (ella me explicó de cocina y yo de arte... ¡qué bueno es compartir!); Miguel de Planeta tour  y su sabiduría sobre la fauna; Concha de Viaje que demuestra que viaje no tiene edad; los chicos de Destinos Actualess con los que compartí ruta, así como la familia de La Furgoteta, ejemplo de que tener niños no impide seguir viajando y disfrutando.

Seguro que olvido a alguien, en estos lugares uno tiene la oportunidad de conocer a tantas personas que a veces se confunden caras y blogs.


Tomando una cerveza
Descansando en una terraza de la Plaza Mayor de Plasencia. (Foto de Viajar cueste lo que cueste)


- Conocer Plasencia y los alrededores: por cercanía geográfica he parado más de una vez cuando era pequeña en esta población, pero siempre había sido de paso, así que ahora la he disfrutado un poco más con la visita nocturna y la escapada que hice a la catedral. Estupendo el paseo de noche, siempre con un punto de vista diferente y mágico.


Llegando a la catedral de Plasencia
Las calles del casco histórico por la mañana temprano.


La visita a Monfragüe no fue muy larga pero, como me explicó Miguel de Planetatour y biólogo, pudimos ver y conocer un poco más a los buitres leonados, el águila real, el alimoche... especies magníficas que observamos a través de telescopios y prismáticos. Posteriormente, nos adentramos en la dehesa extremeña para aprender sobre alcornoques, fauna y corcho mientras degustábamos productos de la tierra. El personal de Rutas por Monfragüe fue muy amable y nos contó un montón de cosas interesantes.

- La estancia en el Parador de Plasencia: como sabéis me encantan los Paradores, y no dudé en reservar ante la oportunidad de conocer esta joya de alojamiento, antiguo convento dominico que con sus dos claustros, su refectorio, sus corredores y las celdas donde se sitúan las habitaciones te llevan unas centurias atrás para disfrutar de su silencio y tranquilidad.

- Las lecciones de Miquel Silvestre, quien sin soporte audiovisual mantuvo nuestra atención a su relato durante más de una hora, cosa harto difícil, y compartió sentimientos tan íntimos como su conversión religiosa y su miedo ante los viajes, poniendo un punto de sentido común y racionalidad al viaje, cosa que no debe estar reñida con la pasión que en su caso es increíble.

- Las ideas de emprendimiento derivadas de un blog y transmitidas por varios ponentes. Convertir un placer en una idea de negocio, no tener miedo a emprender y arriesgarse es algo que me he traído de Plasencia y que espero poner en marcha más pronto que tarde. Gracias a "El Boquerón Viajero" especialmente, ya que fue muy claro en las explicaciones y las ideas que dio.

- El concurso de cocina tipo "Masterchef" con productos y recetas de la zona. Una idea muy buena que desconcertó a los torpes con la cocina, como yo, pero que nos hizo trabajar en equipo, cosa que nunca viene mal.

- La organización del TBM en general, cuidada y dinámica, que junto con Turismo Extremadura y el Ayuntamiento de Plasencia han sido ejemplo de que el trabajo conjunto da buenos resultados.


EN EL LADO NEGATIVO, NO ME GUSTÓ QUE:


- La señal de wifi fuera tan mala en la sala de reunión. Nueve canales y ninguno funcionó bien. Esto en un encuentro de bloggers es aún peor, ya que estamos "enganchados" a internet... Supongo que mis datos habrán terminado mucho antes de fin de mes, ¡qué le vamos a hacer!

- Hiciera tanto calor en el lugar de reunión: soy muy calurosa y eso de estar sentada y sudando la gota gorda es poco agradable. Faltó poner el aire acondicionado (si es que había), ya que aunque primeros de mayo, estamos en unos días realmente calurosos.

- Me quedara sin cenar la primera noche porque  el servicio de cocina del Parador estaba cerrado. Esto no es malo en sí hasta que lo sufres, y creo que las 23:00 horas es una hora demasiado temprana para cerrarlo. Por lo menos estaría bien ofrecer algo frío en el servicio de habitaciones. ¿Solución? Me zampé los bombones que me entraban con el "pack romántico" reservado... Por lo menos me valió de algo tanto romanticismo.


Todo listo para el concurso
Todo listo para coger los ingredientes y cocinar.


- La competitividad excesiva en el juego de cocina: muchas personas perdieron los nervios y las formas gritando y sacando los pies del tiesto. Como ya he dicho, era un juego, no nos iba la vida en ello y había que tomarlo con humor. Por eso agradezco a casi todas mis compañeras su santa paciencia conmigo: no sé cocinar, así que en esas situaciones acepto órdenes (aunque no chillidos). En general fue muy divertido, pero los momentos de estrés sobran, la vida ya nos da bastantes como para creárnoslos por un juego.



Buitres leonados en Monfragüe
Buitres leonados en Monfragüe.

- Con los años, ya unos cuantos, cada vez aguanto peor la mala educación. Como dice un señor que conozco, "saludar es de personas": no cuesta nada, y agrada y rompe el hielo. Además, las borderías de patio de colegio sobran, porque no tenemos confianza (ni ganas de tenerla con algunas personas). Esto es lo que tiene reunirse con tanta gente y tan diversa.

- Los blogueros somos egocéntricos, no lo neguemos. Nos gusta viajar, sí, pero también contarlo y comunicarlo. El autobombo es inevitable en un congreso o reunión blogueril, pero creo que todo tiene un límite; teniendo en cuenta que viajamos por el mundo y vemos las situaciones menos favorecidas de otros lugares y otras gentes, hubiera estado bien haber realizado alguna acción solidaria conjunta. Lo podemos tener en cuenta para próximos eventos.

- El retraso del tren de media distancia de vuelta, que llegaba con más de 40 minutos de retraso y que hizo que muchos perdieran la conexión con el siguiente tren. Yo me libré gracias a María Grau que me llevó en su coche hasta la misma estación. ¡Gracias María!


Este es pues mi resumen:

La experiencia del primer encuentro de bloggers ha sido buena, el ambiente también, la organización con un estupendo nivel y el lugar precioso. Creo que las cosas que no me han gustado son más personales que organizativas. Además de los errores se aprende, y compensa guardar siempre lo mejor.

Ha sido en definitiva un buen fin de semana en el que he aprendido mucho de un montón de gente. ¡Muchas gracias a todos!




20 comentarios :

  1. Me alegro que hayas disfrutado de mi ciudad. Y sobre la mala educación de algunos bloggers, ignóralos. Quédate con lo bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Rubén, no se puede hacer de otra forma ya que como en todas partes, hay gente para todos los gustos... Plasencia me encanta y mira que teniéndola cerca tantos años, ya que soy de Salamanca aunque vivo ahora en Albacete, no la había visitado demasiado siendo siempre de paso. Además mi abuelo era de la Sierra de Gata y tengo familia por la zona...Preciosa Extremadura y en especial esta zona tan maravillosa, llena de historia y naturaleza es realmente completa para hacer un viaje inolvidable.

      Un abrazo.

      Cristina.

      Eliminar
  2. Me han gustado mucho tus impresiones, Cristina, las buenas y las malas (algunas que comparto) y me quedo con haberos conocido, aunque también he de decir que estos eventos no están hechos para conocer gente, ni siquiera para saludar a los que ya conoces (bien sea en persona o virtualmente), porque se quedan cortos y la mayor parte de las veces estas a mil cosas y menos a ver a quien tienes al lado. Yo me he vuelto cansada, muy cansada, y con la sensación de haber dejado en Plasencia muchas personas a las que ver, más momentos que compartir, pero como digo, creo que esto no lo podemos hacer en un TBM porque siempre pasa lo mismo. Espero ir a Madrid este año, tengo en mente un fin de semana en la capital, así que tendremos oportunidad (si tu quieres) de compartir algo más que medio saludo, que va siendo hora.

    Un saludo y nos vemos (espero) muy pronto. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, ha sido un placer coincidir contigo aunque fuera tan poco tiempo. Tienes razón con lo del objetivo del TBM, da poco de sí para conocer a gente más que nada por la falta de tiempo. Yo no vivo en Madrid, aunque voy a menudo, sino en Albacete así que si vienes hacia Levante y te aparece parar aquí estaremos encantados de recibirte y enseñarte la ciudad.
      Un abrazo fuerte.

      Cristina.

      Eliminar
  3. ¡Buenas! Estoy de acuerdo en la parte del ego y con la competitividad en la actividad de Master Chef pero no creo que por ser bloguero tengas que ser egocéntrico. Una cosa es escribir para que los que no pueden viajar o no se atrevan, viajen a través de nosotros y otra es intentar fardar de quién ha estado en más sitios o de quién sabe más. No lo percibí mucho en las conversaciones, solo en algunas personas contadas que querían dar lecciones en público sin haberles preguntado (todos sabemos quienes son) y que no merece la pena que hablemos de ellos. Hay que sacar lo bueno, lo positivo y pensar en lo que nos ha aportado y apoyarnos unos a otros porque lo que hacemos tiene valor, porque motivamos a la gente a que salga de sus países o ciudades y conozcan lo que hay más allá. Ahí mi reflexión... ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial Alba Luna....a eso precisamente me refería, más que a egocentrismo generalizado. Ha sido una buena experiencia y finalmente me quedo con lo mejor (para mí) que ha sido la oportunidad de conocer a personas interesantes, con blogs que no conocía y visitar Plasencia y alrededores.

      Espero seguir en contacto y volver a coincidir en el futuro.

      Un abrazo.

      Cristina.

      Eliminar
  4. Interesantes reflexiones que agradecemos lo que no hemos podido acercarnos. Por desgracia, Plasencia queda un pelín a desmano y una vez más me pierdo estos saraos y la posibilidad de desvirtualizaros.
    Por cierto, poner la foto de los buitres depués de hablar de la excesiva competencia en el concurso es para nota!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja...fíjate que al principio no me di ni cuenta..luego ya sí y claro, lo dejé. Muy observador eres, Jordi, pero que muy observador.

      A ver si se hace algún TBM hacia el área levantina o similar y te animas a ir (y yo) y nos podemos conocer. Ojalá.

      Un abrazo.

      Cristina.

      Eliminar
  5. Cristina tienes mucho sentido común y eres muy buena catando a la gente (de vinos ya no se... jejeje) Tu resumen es muy acertado y viene a reflejar lo que muchos vivimos esos días. Como dice Ruben yo me quedo con lo bueno. Gracias a ti por tu compañía, este mundo blogger debería tener más gente maja y con cordura como tu. Muasss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja...será cosa de la edad, antes era más inocente. Lo de los vinos ya no se me da nada bien...

      Con gente como tú es fácil convivir y pasar buenos ratos.

      Un beso fuerte.

      Cristina.

      Eliminar
  6. Gracias por el relato y me encanto tu relato, yo creo que el blog es catártico y hay que darle nuestro punto de vista, lo mejor la gente y el lugar, la mala-educación no tiene remedio jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dí que sí, Ale. Contra la mala educación poco podemos hacer, sino pasar...Las personas y Plasencia y alrededores, lo mejor del TBM, ¡ah!, y algunas charlas de las que aprendimos mucho.

      Un beso.

      Cristina

      Eliminar
  7. Yo tampoco estaba entusiasmada con la idea del palizón de 12 horas en la carretera y el presupuesto asignado para el viaje. Supongo que es inevitable que el primer TBM guste más que los siguientes (a mí, me ha pasado) y que los vayamos comparando a medida de que vas participando en ellos. Me alegro de que el punto fuerte sea la gente, el verla, ponerle cara, compartir unas risas cuando a menudo lo hemos hecho virtualmente. Estoy de acuerdo contigo en lo de la competitividad, el egocentrismo y la estupidez de algunos (por suerte son los mínimos). Todo blogger sabe de la importancia que tiene dejar un comentario en un blog, compartir un retuit y darle al like (aunque algunos pasen 365 días sin hacerlo en los ajenos). Somos unos frikis, sí, pero algunos podemos considerarnos hasta "amigos". Me alegra saber que muchos de los bloggers que citas, ya los considero estupendos y estupendas. Nos vemos en el próximo encuentro, siempre servirá de excusa para vernos :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de haberte conocido en persona Ana, es un placer leerte y escucharte. Supongo que los próximos TBM, si puedo asistir, serán distintos y quizás con menos expectativas y más realismo. De cualquier forma, ha sido una experiencia buena sobre todo a nivel humano y personal, que al final es lo que cuenta.

      Un abrazo.

      Cristina.

      Eliminar
  8. Muy bueno tu resumen... y los maleducados bueno, ya, ni hablar... pasando!!!

    Nos vemos, no se cuando, pero nos veremos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, Olga....tenemos que vernos otra vez.

      Un abrazo.

      Cristina.

      Eliminar
  9. Hola Cris, estupendo resumen y muy acertadas valoraciones acerca de lo bueno y lo no tan bueno :-/ Creo que el calor de la sala y lo complejo de la prueba de cocina sacó lo peor de muchos.Nosotros mismos que de normal somos super tranquiliños acabamos discutiendo con las chicas de Vipavi por un manojo de ¡cebollino! :-O Totalmente de acuerdo con lo que dice María, el TBM se queda corto en tiempo para las relaciones sociales pero ¿En que evento consigues en un par de días conocer un destino, aprender de blogging, conocer y reencontrarte con 150 compañeros y amigos, regalos y descuentos en viajes, posibilidad de promoción...? El TBM es mucho y nosotros también regresamos con la sensación de haber tenido poco tiempo para compartir con otros bloggers.De momento ya nos hemos desvirtualizado y seguro que habrá muchas más oportunidades en el futuro para charlar con calma y sin ajoblanco y gelatinas por en medio.Un besazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, María...Tienes razón con lo del cebollino, ja, ja....eso de la cocina sacó lo peor de muchos de nosotros. De mí concretamente la impotencia ante el no saber cocinar y poder aportar poco. En fin, en próximas ocasiones espero tener más tiempo para un café y una conversación tranquila. Encantada de haberos conocido y puesto cara, ¡por fin!

      Un beso fuerte.

      Cristina.

      Eliminar
  10. Cristina! Fue un gustazo conocerte en persona, después de tanto tiempo intercambiando experiencias viajeras en el mundo virtual. Una vez más te felicito por tu resumen y agradezco tus amables palabras hacia mí. Yo también me quedo con la parte positiva. Este era mi segundo TBM y lo disfruté más, tanto en lo personal, como en lo "profesional". Siempre falta tiempo, pero como decía Maria Viaxadoiro, hay pocas oportunidades como esta para compartir con otros blogueros viajeros, conocer un destino nuevo (o redescubrirlo) y aprender, porque siempre se aprende algo nuevo. Espero que pronto podamos reunirnos de nuevo y seguir intercambiando ideas, impresiones y experiencias... Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mauxi. Ha sido un placer conocerte, tenía muchas ganas de ponerte voz y fue un gusto poder compartir algunos momentos, escasos, contigo. Está claro que es buen momento para algunas cosas pero no el mejor para charlas ya que apenas hay tiempo. Ojalá volvamos a coincidir más pronto que tarde. Ya sabes dónde tienes tu casa cuando quieras venir a Albacete.

      Un beso.

      Cristina.

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.