10/1/17

Dos Riópar y un Mundo

Pero, ¿esto es Albacete? Pues claro. La imagen que tenemos de mi tierra de adopción como de una inmensa llanura es parcialmente falsa. Es una imagen quijotesca que se corresponde con la comarca de La Mancha, pero al norte y al sur de la provincia albaceteña se extienden además serranías verdes, bosques con acebos, jabalíes y cascadas y valles que cautivan.

El último fin de semana de octubre del año pasado tuve la suerte de volver a visitar la zona de la sierra de Alcaraz y del Segura al sur de Albacete, junto con otros bloggers y de la mano de Turismo de Castilla-La Mancha.

Hoy recuerdo en este post el día que visitamos los dos Riópar y el nacimiento del río Mundo que, sobre todo cuando "revienta", es uno de los parajes naturales más hermosos de España.




Riópar y río Mundo nacimiento


Siempre sorprende encontrarse uno con un paraje de este verdor que más relacionamos con otras regiones de España aquí en Albacete. Y así sucedió esta vez. 

Gracias al buen hacer de Federico (de Ciencia y Aventura, empresa local de Riópar), un guía experto en naturaleza con muchas vidas en su mochila, nos adentramos por un sendero sólo reservado a los excursionistas con licencia para apreciar el maravilloso entorno natural del Parque Natural de los Calares del Mundo y de la Sima.

La mañana otoñal empezaba a despejarse de las nubes amenazantes de las primeras horas y el olor a tierra húmeda, los colores de la estación y la belleza del entorno nos acompañaron en nuestra senda. 

El origen kárstico del Parque proporciona gran permeabilidad a un terreno rico que está formado por más de 960 dolinas (depresiones formadas por el hundimiento de una caverna de forma circular).


Riópar y río Mundo colores de otoño


Tras recorrer una senda cuesta arriba, durante un rato en el que vi que mi calzado no era el adecuado para la humedad del terreno, llegamos a una especie de mirador desde el que podíamos apreciar al otro lado la Cueva de los Chorros.

¿Se puede prever de algún modo cuándo va a darse el llamado "reventón" de los Chorros? Este espectáculo natural que multiplica por mil el caudal del río Mundo no es posible predecirlo, tal y como nos explicaba Federico. Algunos años, como el pasado 2016 se ha dado en tres ocasiones ya que los acuíferos de El Calar estaban a rebosar por la abundancia de lluvia (aunque también influyen la temperatura, la presión, las nieves caídas durante el invierno, etc.)

Sin embargo, debido a la gran profundidad de la Cueva de los Chorros y la gran cantidad de cavidades que tiene, más de 85 se han explorado, no es posible conocer cuándo el nivel del agua será tal que reventará y caerá de manera espectacular, subiendo el nivel de las pozas que reciben el agua y creando unas imágenes memorables de agua pulverizada cayendo en un caudal increíble.



Riópar y río Mundo paisaje


Desde los distintos miradores que hay en la parte de abajo de la pared de los Chorros se apreciaba la cascada a más o menos distancia entre varios grupos de excursionistas de los muchos que acuden en autobús para contemplar este enclave maravilloso.

La normativa del Parque Natural está bien señalizada y comprende cosas tan básicas como la prohibición de fumar. Pues bien, en pocos metros nos llamó la atención la presencia indeseada de dos señores de edad más que madura que, incluso junto a los carteles que lo advertían, fumaban sin ningún tipo de contemplación. Increíble pero cierto, tanto vandalismo en un lugar así.


Riópar y río Mundo carretera y vista a Riópar Viejo


Tras comer en un restaurante de Riópar, el autobús nos llevó por una sinuosa carretera hasta Riópar Viejo, a 6 kilómetros de la población en la que todos pensamos al decir Riópar. La antigua localidad, en lo alto de una colina, goza de unas vistas magníficas sobre el valle, que además ese día nos ofrecía los colores del otoño en todo su esplendor. Pasear entre sus casas de piedra, bien conservadas y muchas destinadas al turismo rural, fue un gusto a esa hora en que la luz del sol comenzaba a caer proporcionando algo de calor.

Otra agradable sorpresa fue la iglesia del pueblo que pudimos visitar gracias a la responsable de la oficina de turismo de Riópar que nos acompañó. Piedra, madera e incluso unos frescos de varios siglos de antigüedad protegidos tras unas cortinas. Todo esto en una iglesia acogedora e inesperada.


Riópar y río Mundo iglesia


Los restos del antiguo castillo árabe que fue reconquistado por Alfonso VIII allá por el siglo XIII, y que ofrecen aún mejor vista sobre el valle y el cementerio, son también sorpresas insospechadas en este pintoresco paraje.

Caía la tarde cuando regresamos a Riópar, el más moderno, el que nació de la mano del Siglo de las Luces, cuando por orden de Carlos III, rey ilustrado por excelencia, se fundaron las Reales Fábricas de Bronce en 1773.

¿Y por qué vinieron a dar a un paraje tan aparentemente lejano y apartado? Pues porque se descubrieron minas de calamina  en el entorno de Riópar. Este mineral (del que se extrae el zinc) es imprescindible para la producción de bronce y latón.

Gracias a los privilegios reales otorgados, el ingeniero austríaco Juan Jorge Graubner se estableció en la localidad y en 1773 se crearon las Reales Fábricas de San Juan de Alcaraz de Riópar.

El entorno natural rico en madera y agua favoreció la localización de las fábricas, que trajeron prosperidad y el nacimiento de una nueva población en la que se invirtieron grandes esfuerzos. Así surgieron en este pequeño rincón de Albacete las primeras fábricas de bronce y latón de España y las segundas en tamaño de Europa.




Durante más de 200 años han funcionado las fábricas y Riópar se ha convertido en un lugar referente en la artesanía del bronce. De hecho hoy en día sigue habiendo artesanos que trabajan dicho material en el lugar. 

Las Reales Fábricas sufrieron diversas vicisitudes paralelas a la historia de España y finalmente cerraron en 1996. Hoy en día, uno de los espacios de la Real Fábrica está dedicado a un pequeño museo que muestra de manera modesta pero correcta, la historia, evolución y, sobre todo, el trabajo del bronce y el latón en todas sus fases.

A través de la visita al Museo se puede conocer la sala de modelos, pasando por la fundición y el cincelado o el mecanizado con sus máquinas, algunas de más de cien años de antigüedad. La oficina de época que se encuentra hasta con los libros de pedidos escritos en pulcra caligrafía se puede también ver al acabar el recorrido.



Riópar y río Mundo Sala de Modelos


Esta visita fue sumamente interesante y es de agradecer a Riópar su buen hacer y empeño en la conservación de un patrimonio industrial a veces desconocido. Entre las piezas más conocidas para los que vivimos en Albacete que han salido de esta localidad y de sus bronces está la del Cuchillero del Altozano y la de Andrés Iniesta en su pueblo natal, Fuentealbilla.

Para terminar la intensa jornada, nada mejor que cenar en un lugar único, precisamente en la recuperada casa del ingeniero Graubner, el restaurante Puerta del Arco, en el que los sabores más tradicionales de la tierra albaceteña se unen con otros procedentes de más allá del continente europeo.  Un maridaje curioso y realmente único.

Y hasta aquí el recorrido por los dos Riópar y su río Mundo. Naturaleza, historia, patrimonio y gastronomía en un rincón de la Sierra del Segura que, sí, es Albacete más allá de la imagen tópica que tenemos en mente.

5 comentarios :

  1. Me gusta que nos hables de Albacete y su provincia porque no solo es una verdadera desconocida para mi si no que me cuesta imaginarme como debe ser. Me lo imagino mucho más árdio y luego nos presentas fotos que paracen de otras regiones, con agua y verdor por doquier. Me están entrando ganas de conocerla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Jordi, parece Asturias o Galicia, ¿verdad? pues claro, la imagen de Albacete que todos tenemos es la de la llanura manchega, que también, pero se circunscribe a una zona determinada. El resto es bastante montañoso, más o menos alto y tanto al norte como al sur hay serranías increíbles. Esta que muestro linda con Jaén y es la Sierra del Segura, hermosa y llena de rincones únicos y de pueblos con mucho encanto. Tengo ganas, sin ir más lejos de volver a Bogarra y a Liétor, que en este viaje no visitamos. Y nunca he estado en Yeste, por ejemplo, otro lugar con un montón de cosas interesantes. ¿Ves? Albacete es mucho más y está llena de lugares únicos y que nos admiran incluso a residentes por estas tierras.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. La verdad es que Albacete me queda en un punto que por pitos o por flautas no me ha cuadrado visitar y mira que le tengo ganas porque tengo un amigo que nació en la capital (aunque no vive allí) y siempre me habla maravillas de la provincia. Ahora me lo corroboras tu con estos maravillosos paisajes y lugares que recorristeis. Anotado queda!! tenemos que ir a albacete, no se hable más ;)
    Un abrazo
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son paisajes estos que parecen de otras tierras españolas, ¿verdad?. Pues sí, Carmen, la ciudad tiene atractivos pero no es de las más hermosas. Sin embargo, la provincia es bonita hasta decir basta. Tienes que animarte a conocerla.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Cuantas veces habré pasado por Albacete para ir a algún otro lugar... Hace poco vi un vídeo del nacimiento del río y de como "revienta" y me parece realmente espectacular! Habrá que ir a echarle un vistazo!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.