18/4/17

Diez razones para viajar a Cangas del Narcea

Cangas del Narcea es una población del sur de Asturias que además da nombre al concejo más grande del Principado.

Está rodeada por montañas se mire por donde se mire. Al sur, limita con la provincia de León y está situada a unos 90 kilómetros de Oviedo.

En el verano de 2013 pasamos unos días en la costa, en Llanes, disfrutando de los paisajes de mar y prado que sólo el norte de España te puede proporcionar.

Después nos adentramos en el interior astur para pasar los últimos tres días en el Parador de Corias, recién abierto por entonces. Fueron estos días de Cangas del Narcea el estupendo colofón a unas vacaciones en Asturias y no quiero dejar de dedicarle un post a esta bonita población y su concejo, que pudimos conocer de la mano de nuestro amigo Sixto Castro, cangués de pro.

Hoy os dejo aquí mis 10 razones para viajar hasta Cangas del Narcea.


Razones para ir a Cangas del Narcez naturaleza


1. El Monasterio de San Juan de Corias.

Este imponente monasterio declarado Monumento Histórico-Artístico, el "Escorial asturiano", sorprende por su tamaño cuando aparece junto a la carretera que lleva a Cangas. Con orígenes en el siglo XI, más adelante es modificado y adaptado a los gustos arquitectónicos barrocos.

En la actualidad acoge al Parador de Corias, uno de los mejores de la red, y merece la pena visitarlo con calma se esté o no alojado en él. Los claustros, la biblioteca y la iglesia con sus dos órganos y su retablo sorprenderán al visitante.

Razones para ir a Cangas del Narcea Monasterio y Parador



2. La Reserva Natural Integral de Muniellos.

Si el anterior es un tesoro arquitectónico, esta es una joya de la naturaleza situada entre los concejos de Cangas y de Ibias. Por ella corre el río Muniellos, afluente del Narcea, y consta de varios montes que acogen al mayor robledal de España.

Para visitar Muniellos hay que solicitar permiso a la Consejería de Medioambiental del Principado de Asturias. Nosotros llegamos hasta el centro de interpretación que estaba cerrado, y desde un mirador admiramos la belleza de los montes tupidos de vegetación.

Si eres uno de los 20 afortunados que pueden visitarlo al día podrás disfrutar de aves como el águila real, el azor o el cernícalo. Y a lo mejor avistas mamíferos tan impresionantes como osos pardos, lobos o martas.

Razones para ir a Cangas del Narcea Reserva de la Biosfera Muniellos


3. El Santuario de la Virgen del Acebo.

Situado en lo más alto, sobre Cangas del Narcea y con unas vistas de quitar el hipo (si no te lo han quitado las curvas antes), aquí se encuentra el Santuario de la Virgen del Acebo, a más de 1100 metros de altitud.

La imagen de la Virgen se encuentra en un retablo de finales del siglo XVII de singular belleza. En la ermita también podrás ver la talla de un Crucificado del maestro asturiano barroco Luis Fernández de la Vega.

El 8 de septiembre se celebra la romería a la ermita del Acebo, en la sierra del mismo nombre, mezcla de religiosidad y de fiesta gastronómica.

Desde los prados que rodean a la ermita se tienen unas vistas insuperables. Además, el día que estuvimos pudimos ver a unas pacíficas y enormes vacas pastando tranquilamente, formando un paisaje singular para urbanitas como nosotros.

Razones para ir a Cangas del Narcea vaque


4. La Gastronomía de la zona.

En toda Asturias se come de maravilla. Y en Cangas del Narcea no va a ser menos. Aún recuerda mi hijo el enorme cachopo que no pudo acabar en un restaurante del centro de la localidad.

Típico de Cangas es el potaje de berzas que se prepara con berzas, fabes y patatas a las que se añade el compango habitual (chorizo, tocino, carne, morcilla, etc). El río Narcea lleva también abundantes truchas que hay que probar.

5. El Palacio del Conde de Toreno.

Este bonito edificio acoge el ayuntamiento de la localidad. Es de planta cuadrada con torres en tres de sus esquinas y con patio central al que se accede por una portada con escudo. Data del siglo XVII y es uno de los ejemplos mejor conservados del barroco asturiano.

Fue construido por Don Álvaro Queipo de Llano al ser nombrado conde de Toreno por Felipe IV,.

6. La Colegiata de Santa María Magdalena y el barrio de Entrambasaguas con el Puente Romano y la Capilla de Nuestra Señora del Carmen.

La antigua Colegiata y hoy basílica de Santa María Magdalena se alza imponente en el centro de Cangas. Edificio del barroco asturiano, se levantó para sustituir a la antigua iglesia románica allá por 1639. La fachada tiene a cada lado una torre y en el medio, sobre la puerta de acceso, una hornacina acoge la imagen de la Magdalena. El interior es abovedado y tiene una sola nave con capillas laterales.

Merece la pena también acercarse hasta el barrio de Entrambasaguas para ver su disposición y el puente de origen incierto aunque llamado "romano"; el barrio se llama así por estar en la confluencia de los ríos Narcea y Luiña. La Capilla de la Virgen del Carmen, también barroca, merece una visita.




7. Las Fiestas Patronales de la Virgen del Carmen y la Magdalena. 

Se celebran en el mes de julio (el 16 y el 22 respectivamente). Durante la celebración de la Virgen del Carmen tiene lugar la llamada "Descarga de Voladores" en la que más de 80.000 voladores o cohetes son disparados en apenas 6 minutos. Justamente esta descarga tiene lugar bajo el Puente Colgante.

No estuvimos en las fiestas pero debe ser un espectáculo de pólvora y ruido realmente increíble y que merece estar en este listado.

Razones para viajar a Cangas del Narcea Descarga de 2013
Imagen de Rebeca Castro H .con licencia Creative Commons

8. Las iglesias románicas del entorno.

Los alrededores de Cangas del Narcea no son solamente ricos en naturaleza. En ellos podemos visitar la iglesia de Monasterio de Hermo o la iglesia de Gedrez.


9. Besullo

Aldea natal de Alejandro Casona que cuenta con un mazo romano, una larga tradición de herreros y, lo más curioso de todo, una de las pocas comunidades protestantes de España nacida a finales del siglo XIX.

Aquí podemos conocer de primera mano el oficio de ferreiro o herrero (el propio Alejandro Casona era nieto de uno de ellos). Y por supuesto podemos visitar su casa natal y la "casona" de la que tomó su apellido literario, ya que él se llamaba Alejandro Rodríguez Álvarez.


10. El Puente Colgante.

Obra del arquitecto cangués José Gómez del Collado, cruza el río Narcea y une el barrio de Fuejo con el centro histórico de Cangas del Narcea.

Lo componen cuarenta losas de hormigón, un parapeto de malla metálica y todo él está sustentado por un entramado de cables. Recuerdo que al pasar por él se notaba perfectamente un leve movimiento. Es desde luego una obra de ingeniería bastante curiosa y que merece la pena verse y cruzarse.



Y hasta aquí este breve pero intenso recorrido por Cangas del Narcea y todo lo que puede ofrecer al visitante.

Arte, naturaleza en estado puro, gastronomía y tradiciones varias en una tierra que pudimos conocer de la mano de nuestro amigo Sixto. Muchas gracias por hacernos de guía de tu amada tierra. Volveremos sin duda.

5 comentarios :

  1. Genial el post Cris!! Si alguna vez vuelves por Asturias me encantará recibirte y enseñarte más lugares guapos, y de paso tener una charla tranquila frente a unas botellas de sidra (no como la primera).
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen. Viniendo estas palabras de una asturiana, lo agradezco aún más. Tu tierra es de mis favoritas en esta España nuestra. Sus verdes, su mar, sus monumentos, su gastronomía y sus gentes me encantan y siempre ansío volver. Entre mis mejores amigos están dos asturianos y uno de ellos, encima, cangués de pro que nos hizo de guía. Así que fue un gusto sentarme a rememorar los días pasados en Cangas del Narcea, un lugar no muy conocido fuera de Asturias y lleno de belleza.

      Espero volver pronto por la tierra asturiana, tan guapa ella, y por supuesto que te avisaré para tomarnos una sidrina.

      Un beso fuerte.

      Eliminar
  2. ¡¡Qué bonito es Asturias!! Estuve por última vez en Cangas cuando me casé (fue nuestro viaje de novios, así de originales). Me parece un lugar tremendo como todo Asturias y ahora me has vuelto a llevar allí. De entre todas las razones, que todas me parecen geniales, yo me quedo con Muniellos y las gastronomía. ;)

    ResponderEliminar
  3. Pues está claro que merece la pena. Paisajes naturales, gastronomía,...y hasta un parador que me extraña que no te alojaras allí.

    ResponderEliminar
  4. Pues con las 5 primeras razones ya tenía bastante. Vaya ganas de ir a Asturias que se me ha quedado después de leer el artículo. No se yo si me hubiese acercado tanto a la vaca por muy pacifica que fuera.

    Saludos Viajeros

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.