7/8/17

Dónde comer en Sigüenza

Viajar por España es tener asegurada buena gastronomía; y si es por tierras castellanas con más motivo todavía. Así que el fin de semana de julio que estuvimos en tierras de Sigüenza no pudimos disfrutar más de la buena mesa.

Hay muchos lugares donde comer en la hermosa población y nosotros tuvimos la oportunidad de conocer y probar los manjares de distintos establecimientos.

Aquí os dejamos nuestras recomendaciones de dónde comer en Sigüenza. ¡Buen provecho!



- Restaurante Nöla

Está situado en el sótano de la Casa del Doncel y decorado de manera minimalista y acogedora. Desde hace unos años alberga las propuestas gastronómicas de Jorge Maestro y María Viqueira, formados con grandes cocineros catalanes y vascos.

Cuenta con una carta que mira hacia el futuro sin olvidar el pasado y ofrece exquisiteces varias como el pollo de corral a la royale con higos y salsa de Grand Marnier, un plato con el que disfruté mucho. Fuera de carta ofrecen platos de caza como el venado tiernísimo que tomó mi marido y que estaba muy bueno.

De entrante tomamos los empanadillas al vapor rellenas de manitas y rabitos de ibérico con jugo de trompeta negra. Ya para el postre no podíamos más de lo abundante de los platos principales.

Junto con el pan, agua y una copa de vino, la cena nos salió por aproximadamente 50€ los dos.




Guiso de codornices en Calle Mayor





- Parador de Sigüenza

Estábamos alojados allí y cuando fuimos con nuestro peque hambriento a mitad de la acampada en la que participaba no dudamos en tomar el menú de paradores: dos platos y postre contundentes, de cocina seguntina y buen producto.

Migas pastoriles con torreznos y huevo más bacalao de Trijueque fueron la elección de nuestro hijo (que es pequeño pero de buen comer), yo opté por la crema fina de calabaza y las carrilleras y mi marido por un gran plato de alubias cocinadas al estilo de Sigüenza y otro plato de carne (en esta ocasión la presa ibérica). De postre, bizcocho o helado de queso completaron un menú estupendo en calidad y abundancia al precio de 35€/persona. 

El entorno, además, del impresionante salón donde se sitúa el comedor acompaña en darle prestancia a una cocina que alimenta no sólo el cuerpo.

Albóndigas en Calle Mayor


- Restaurante Calle Mayor

El domingo a mediodía cerramos nuestro fin de semana con una estupenda comida en este restaurante de calidad que se sitúa en la Calle Mayor, que une el castillo (Parador) con la Plaza Mayor y la imponente catedral de Sigüenza.

Como íbamos seis amigos optamos por el menú a mesa completa que incluía diferentes entrantes a compartir, segundo y postre.

Así pudimos probar el salmón con mantequilla de anchoa, el foie de pato al natural o las croquetas de ajoarriero.

De segundo casi cada uno optó por un plato diferente y la verdad es que fue muy satisfactoria la elección: cabrito al ajo con patatas, albóndigas de cordero al Pedro Ximénez o muslitos de codorniz con frutos secos fueron algunos de los platos. Buena calidad y cantidad abundante que casi, digo casi, nos dejaron llenos.

Siempre queda hueco para un postre y más cuando este es tan rico como: las trufas de chocolate y naranja confitada, la torrija con lámina de piña o el soufflé de chocolate con helado de menta. ¡Casi nada!

Con café y bebidas aproximadamente salimos a 30€ por persona.

Torrija con piña en Calle Mayor


- Alameda Tapas

Para acabar el post, no quiero dejar de mencionar el Alameda, un bar de tapas estupendo y asequible en el que cenamos la segunda noche. Sus tostas son memorables y los hojaldres no se quedan atrás. Con dos tapas por persona sales más que satisfecho. Fuimos cuatro amigos y nos costó 17€ por pareja. ¿Nada mal, verdad?

Así que ya sabéis, bueno, bonito y barato en el Alameda Tapas de Sigüenza.

Tosta de foie y setas en el Alameda

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.