3/9/18

Hotel Eurostars Museum, Lisboa

El Hotel Eurostars Museum es una de las últimas incorporaciones hoteleras en Lisboa.  Y este hotel ha sido nuestra elección para pasar cinco días en la capital portuguesa. 

Sin duda se trata de una gran opción, aquí os cuento cómo fue nuestra experiencia. 
El Eurostars Museum tiene todo lo que se puede esperar de un hotel de cinco estrellas recién abierto, pero además cuenta con varias sorpresas añadidas. Vamos por partes.

Se sitúa en un lugar privilegiado de Lisboa, a pocos pasos de la Casa de los Picos, donde está la Fundación José Saramago. La Plaza del Comercio dista apenas seis minutos a pie y hay múltiples paradas de autobús, metro y tranvía a muy poca distancia, con lo que está muy bien comunicado.

La recepción está muy bien atendida por varios recepcionistas jóvenes y muy amables que hablan estupendamente español. Además, los días que estuvimos una de ellas era de Canarias y nos ayudó mucho a la hora de organizarnos con los medios de transporte.


Habitación del Eurostars Museum

Al viajar con Javier necesitábamos una habitación más grande de la normal, así que reservamos una denominada Deluxe con sofá cama. Éste era grande y confortable, con un buen colchón.

La habitación era muy amplia, de treinta metros cuadrados; contaba con armarios amplios, la cama de matrimonio enorme y cómoda, zona de estar (sofá cama) y mesa con cafetera. Tuvieron un detalle de bienvenida en forma de aguas y bombones.


Habitación, zona de estar

El cuarto de baño era muy amplio, con zona de wc separada, doble seno, ducha de lluvia y todos los adminículos de aseo necesarios. También había albornoces, zapatillas, etc.

La decoración en tonos cremas y azules destacaba especialmente por los bonitos cuadros y paneles decorativos con cartas náuticas. Por todo el hotel hay decoración alusiva a la era de los descubrimientos portugueses y a los viajes auspiciados por don Enrique el Navegante.

Sofás del vestíbulo del hotel

El desayuno se sirve en una bonita sala con vistas a la calle y más allá el río Tajo. Algunas paredes son de piedra y pertenecen a edificaciones anteriores al hotel.

Realmente merece la pena reservar habitación con desayuno incluido; es de gran calidad y sales de allí lo suficientemente lleno como para aguantar perfectamente buena parte del día. Zumos naturales, zona sin gluten, platos calientes, bollería tradicional, embutidos y quesos son algunas de las muchas opciones para tomar tranquilamente.

Además, el hotel cuenta con un pequeño spa al que se puede acceder en amplio horario. La piscina no es muy grande pero es realmente agradable poder darte un baño tras un día agotador de visitas y turismo. Hay también tratamientos de pago, pero el acceso a piscina y zona de aguas es gratuito para los huéspedes del Eurostars Museum.


Vista del salón de desayunos

Hasta aquí todo normal en un hotel de esta categoría. Pero además hay que añadirle varias cosas muy especiales. Está construido en el antiguo Palacio de Coculim, edificio que sufrió graves daños tras el terremoto de 1755. Cuando Hotusa lo adquirió para construir el hotel, empezaron a aparecer restos arqueológicos de muchas épocas y que se pueden visitar.

Los trabajos de excavación, recuperación y adecuación de los restos han durado doce años y hoy el Eurostars Museum se convierte en museo al acoger vestigios de muchas civilizaciones.

Quizá, una de las obras más curiosas es la que se muestra en la entrada, en una elevación del vestíbulo. Un mosaico romano de en torno al siglo II d.C. y una pared con restos de pinturas al fresco que pertenecieron a una casa romana. También hay varias estructuras de suministro de aguas que datan del siglo 

Pero la pieza más antigua que conserva el hotel es una lápida con inscripción fenicia del siglo VII a.C.; se cree que puede estar relacionada con cultos funerarios. 

Grandes tinajas de época islámica y una curiosa colección de pipas son otros de los restos recuperados en el Eurostars Museum y que hoy se pueden observar. Realizan visitas guiadas una vez a la semana y los huéspedes pueden ver estas obras siempre que quieran.


Mosaico romano

Así pues, si estáis buscando un hotel bueno y céntrico en Lisboa, no dudéis en que esta elección será muy adecuada. Historia, confort, localización y buena atención en un establecimiento muy singular. 

Si te apetece reservar en el Eurostars Museum, aquí puedes hacerlo y colaborarás con el mantenimiento del blog.


Lo mejor del Eurostars Museum: su localización, la atención del personal y el confort de unas instalaciones muy cuidadas.

Lo peor del Eurostars Museum: no es barato, especialmente si vas en agosto, como nosotros, pero es que Lisboa está convirtiéndose en una ciudad cara.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES