8/4/19

Museo Arqueológico Nacional, Sofía

El Museo Arqueológico Nacional de Sofía es una de las mejores visitas de todas las que podéis hacer en la capital de Bulgaria.

Hoy te cuento lo que no debes pasar por alto en este edificio, que una vez fue mezquita y que hoy reúne un montón de tesoros de la historia del país.




Museo Arqueológico Nacional Sofía exterior


Qué podrás ver en el Museo Arqueológico Nacional de Sofía


Lo primero que llama la atención es lo discreto del exterior de este museo. Si venimos paseando por el bulevar del Zar Osvoboditel y hemos pasado por la plaza del Jardín de la Ciudad, llegaremos a una zona de edificios gubernamentales de estética soviética y bastante serios. Allí, encajonado en un lado y con una pequeña puerta, se encuentra el Museo Arqueológico Nacional.

Museo Arqueológico Nacional Sofia entrada


La única y curiosa señal de que nos encontramos cerca de este lugar es que habremos visto apoyadas en el jardín que lo rodea una serie de estelas romanas. Llama la atención que se encuentren al aire libre, sin mayor vigilancia.

La entrada es discreta y ya en el interior nosotros pudimos comprobar que, al menos en aquella ocasión, había más trabajadores que visitantes. Era la hora de después de comer en la que teníamos sueño tras el madrugón del viaje desde Madrid, pero decidimos dar un paseo y al "encontrarnos" el Museo ya hicimos la visita, que fue una de las que más nos gustó en la ciudad de Sofía


Museo Arqueológico Nacional Sofía interior


Otra curiosidad del Museo es que se encuentra en lo que fue la mezquita Buyul Dzhamiya o Gran Mezquita. Fue construida en el año 1494 y se convirtió en el Museo que hoy podemos visitar en 1892.

La antigua gran sala de oración, cubierta por nueve cúpulas, se convierte en la sala de exposición principal con obras griegas y romanas y, en un segundo piso en la galería, arte medieval.

Además de una interesante sala de obras prehistóricas, los tres espacios más destacados son los siguientes:




Colección greco-romana

Aunque se encuentran entremezcladas piezas de distinto origen, en la sala principal se puede pasar un buen rato entre estelas funerarias romanas, esculturas griegas, sepulcros monumentales o delicadas piezas, como una cabeza de Apolo realizada en bronce.

Todas las obras nos trasladan miles de años atrás y algunas sorprenden por su buen estado de conservación.  La colección de estelas funerarias romanas es fabulosa y muchas de ellas muestran escenas de la vida cotidiana. 

Museo Arqueológico Nacional Sofía estela funeraria

Museo Arqueológico Nacional Sofía estela funeraria


Museo Arqueológico Nacional Sofía estelas funerarias y león tracio


Museo Arqueológico Nacional Sofía escultura griega





Sala de los tesoros tracios

Si no es porque un amable vigilante nos indicó la puerta, quizás nos hubiéramos saltado esta sala, que como su nombre indica está llena de tesoros. 

No sólo por los materiales con los que están realizados, sino también por la excepcionalidad de las obras y el origen tracio de las mismas, esta sala es una de las más interesantes del Museo Arqueológico Nacional de Sofía.

Entre todos los objetos que podemos ver destaca la delicada corona de laurel de 63 hojas que se fue descubierta en una tumba cercana a Plovdiv y que procede del siglo IV a.C.

Museo Arqueológico Nacional Sofía corona de laurel


También nos sorprenderá la máscara funeraria de Kran, cerca de Shipka. Se encontró en 2004 y muestra perfectamente el rostro de un hombre adulto. Procede de finales del siglo V a.C. Se encontró junto a muchas otras piezas y fue realizada con casi 700 gramos de oro macizo. 




En esta sala del tesoro también podemos ver la cabeza retrato en bronce de Sevt III, el tesoro de plata de Lukovit, el tesoro de Nikolaevo y otros. La delicadeza de las piezas de orfebrería ornamental tanto para humanos como para enjaezar a los caballos de los guerreros tracios sorprende, teniendo en cuenta su antigüedad.

Museo Arqueológico Nacional Sofía orfebrería




Sala medieval


La religiosidad del pueblo búlgaro se remonta centurias atrás y buena cuenta de ella da esta sala, situada en la galería de la antigua sala de oración de la mezquita y hoy sala principal del Museo Arqueológico Nacional de Sofía.

Una buena muestra de obras de carácter religioso se expone aquí, muchas de ellas procedentes de monasterios de Preslav y de Veliko Tirnovo.

El icono de cerámica de San Teodoro de finales del siglo IX y la lápida de Mostich con la inscripción más antigua en lengua búlgara son algunas de las piezas más importantes de esta colección de arte medieval. 


Museo Arqueológico Nacional Sofía iconografía medieval


Y hasta aquí mis recomendaciones para visitar el Museo Arqueológico Nacional de Sofía, uno de esos pequeños-grandes museos que no deben pasarse por alto.


Datos prácticos para visitar el Museo Arqueológico Nacional de Sofía

Vía Saborna, 2

De noviembre a abril, abierto de martes a domingo desde las 10:00 a las 17:00.
De mayo a octubre, de lunes a sábado entre las 10:00 y las 18:00.

Precio: adultos 10 leva, estudiantes 2 leva.

3 comentarios :

  1. Hay ganas de ir a Bulgaria, estuvimos a puntito una vez... pero no pudo ser. Por su puesto, no nos perderemos el Museo Arqueológico Nacional de Sofia para comprender mucho mejor la historia del país. E intentaremos no saltarnos la sala del Tesoro, jejeje. Un abrazo viajero!

    ResponderEliminar
  2. Wow, pero qué nivel de patrimonio. No me esperaba para nada encontrar un museo así en Sofía. He estado bastante por los Balcanes pero es que verdad que a Bulgaria no he llegado, por lo que todo me sorprende a día de hoy jaja. Por cierto, me resulta muy curioso que el museo esté dentro de una antigua mezquita... :D

    ResponderEliminar
  3. M¡completo tu post! ¡Aún no conozco Bulgaria y Sofía obviamente sería visita obligada así que recordaré que su museo vale la pena!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES