4/4/19

Viajar a Extremadura: 10 razones para visitarla

Viajar a Extremadura es una de las mejores opciones que tenemos en España para adentrarnos en una tierra repleta de paisajes, gastronomía, historia y gran patrimonio. A veces algo olvidada de manera injusta, este post quiere ser un homenaje a una tierra querida y no tan conocida por mí como me gustaría. Aquí van mis 10 razones para ir a conocerla.


10 razones para viajar a la bella Extremadura


A veces algo olvidada por administraciones y viajeros, tierra de mi abuelo materno y vecina a mi Salamanca, Extremadura es un tesoro que hay que divulgar, pero que a la vez da miedo de que se haga demasiado popular.

¿Por qué merece la pena pasar nuestras vacaciones en Extremadura?


Viajar a Extremadura dehesa




1. Por su Patrimonio de la Humanidad

El casco histórico de Cáceres te permitirá hacer un viaje en el tiempo a la época medieval y renacentista de la ciudad; está tan bien conservado que no verás apenas escaparates con souvenirs ni nada que te entorpezca el recorrido.

Si lo tuyo son épocas más antiguas, viajar a Extremadura y más concretamente a su capital política, Mérida, hará que conozcas uno de los teatros romanos mejor conservados del mundo, además de todo su impresionante conjunto arqueológico. 

Además, el Real Monasterio de Guadalupe, refugio de oración y arte es también parte de este Patrimonio de todos en su faceta de bien cultural.

Viajar a Extremadura Cáceres





2. Por la naturaleza hermosa y singular del Parque Nacional de Monfragüe

Muy cerca de Plasencia, una visita al Parque Nacional de Monfragüe es el complemento ideal para la visita a esta bella localidad. Arte, historia y naturaleza se complementan de esta manera de una manera singular.

Desde el año 1979 es Parque Natural y fue el primer espacio protegido en Extremadura. Todo él es Reserva de la Biosfera y destino único para la observación de aves que encuentran en este singular entorno tallado por el Tajo su lugar ideal de residencia. 





3. Por la ruta de historia única que forman varios conjuntos históricos excepcionales


Realmente no sé cómo no pertenecen aún al Patrimonio de la Humanidad, aunque sí está  en la lista indicativa el eje formado Monfragüe-Plasencia-Trujillo, en la categoría de paisaje mediterráneo. Y no es para menos. 

Yo añadiría Jarandilla y Yuste. ¿Por qué no? A lo mejor tendría más sentido unirlos todos como paisaje cultural ya que van unidos por trazas de historia, arte y paisaje.

Sea como sea, bien está acercarse a conocer con calma, con varias paradas, esta zona tan rica en patrimonio de la provincia de Cáceres. Pocas provincias de España tienen tan cerca unas de otras esa gran cantidad de localidades plenas de historia y patrimonio. Viajar a Extremadura tiene esas cosas, uno puede descubrir en un radio no muy amplio tesoros únicos. 

Viajar a Extremadura Yuste




4. Por el paisaje del Jerte y el de la Vera


¿Quién ha soñado con ver los cerezos en flor en el Valle del Jerte? Pues tanta gente que se ha convertido en importante reclamo turístico para esta zona de la provincia de Cáceres. A día de hoy los cerezos ya han entrado en el tramo final de su floración pero consultando la web del Valle podrás acceder a servicios tan útiles como el traslado en autobús por los pueblos del valle para que tú sólo te ocupes de disfrutarlos.

No muy lejos se encuentra la comarca de la Vera. Arropada por las estribaciones de Gredos, tiene un clima más suave de lo que le correspondería por altura y cuenta con un patrimonio digno de emperadores. ¿O piensas que Carlos V se equivocaba al elegir la Vera para vivir sus últimos años?

Viajar a Extremadura Jerte





5. Por sus Paradores únicos y abundantes

En Mérida y su Parador vio cumplido su sueño de unir patrimonio con alojamientos, el gran Benigno de la Vega-Inclán. Fue, junto con el Parador de Gredos, su proyecto más personal, aunque ya no lo vio terminado estando él al mando de la Comisaría Regia de Turismo.

A Mérida se unen un montón de establecimientos a cual más bello y monumental: Cáceres, Zafra, Plasencia, Jarandilla de la Vera, Guadalupe y Trujillo cuentan con establecimientos de la cadena estatal.

Yo he tenido la suerte de alojarme en unos cuantos y son la manera ideal de conocer y viajar a Extremadura.

Viajar a Extremadura parador Cáceres




6. Por la dehesa extremeña 

Siendo salmantina la dehesa no me es extraña, más bien al contrario. Esas extensiones enormes de campo con encinas y alcornoques tienen una belleza singular y cercana para mí. El producto de las tierras de las dehesas es excepcional y en Extremadura sucede como en Salamanca, el jamón extremeño, con Denominación de Origen, es del mejorcito de España y una de las estrellas de la gastronomía de la zona.




7. Por la Sierra de Gata y el Valle de Ambroz 


La Sierra de Gata es especial para mí porque mi abuelo materno era de Robledillo de Gata, uno de los pueblos más bonitos de este trozo de la Extremadura verde (que es mucha más de lo que se piensa). Recuerdo alguna visita siendo niña, desde entonces no he vuelto y este verano espero regresar a conocer la parte más oriental, casi portuguesa, de San Martín de Trevejo, Villamiel etc. Allí se habla "A Fala" que suena a galaico-portugués y es una lengua que se mantiene viva al ser hablada en los pueblos de esa zona.

El Valle de Ambroz es fértil y hermoso y en él destaca Hervás con su arquitectura popular tan particular, especialmente en su histórica judería, ejemplo único de tipismo en sus casas de entramado. 
Baños de Montemayor, ya muy cerca de Béjar, cuenta con aguas termales y paisaje serrano preparado para desconectar.

Viajar a Extremadura Hervás




8. Por una gastronomía para chuparse los dedos

Si antes mencionaba el producto estrella de la dehesa extremeña, ahora quiero rendir homenaje a una de las gastronomías más sabrosas, repleta de sabores y olores.

El pimentón de la Vera no falta en gran variedad de platos, la Torta del Casar no puede estar más rica y qué puedo decir de los platos de carne como la caldereta de cordero o el solomillo de Retinta, ¡que son riquísimos! Las migas extremeñas son de mis platos favoritos, aunque contundentes y sabrosas. 

Viajar a Extremadura gastronomía





9. Por poblaciones tan hermosas como Zafra o Jerez de los Caballeros

Las tierras de Badajoz son más desconocidas para mí pero he tenido la ocasión de descansar en Zafra en varias ocasiones y no puede gustarme más la disposición del pueblo encalado repleto de lugares singulares con ese enorme bastión que es el Parador y todo lo domina.

Jerez de los Caballeros, con ese nombre resonante, recuerda a los caballeros de la orden del Temple que dejaron entre otras cosas una fortaleza que la hace memorable. 





10. Por lugares únicos y diversos que no encontrarás en otro lado


Construcciones megalíticas, un puente único como el de Alcántara, una judería singular por su estado de conservación (en Hervás), una de las plazas más hermosas (la de Trujillo), el bello Monasterio de San Jerónimo de Yuste (remanso de paz en la paz de la Vera), dos catedrales en una (Plasencia) o un teatro milenario que cada verano vuelve a la vida serían razones suficientes para viajar a Extremadura, ¿no?

Pues hay mucho más, y lo tenemos al alcance de la mano.

Viajar a Extremadura Mérida



1 comentario :

  1. Esparcíos por to'l mundo,
    revolando su bandera ergullosos como naide,
    de sé nacíos d'esta tierra,
    asín son los extremeños qu'en la sangre de sus venas
    llevan el barro balego que moldeó su nacencia.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario en Ida y Vuelta.

COLABORACIONES